Predicciones astrológicas semana 18 al 24 agosto 2014


GeminisLa comunicación aumenta el lunes con la Luna en el hablador Géminis. Cabe esperar algo de dulzura durante la mañana gracias a un confortable sextil Lunar entre Júpiter y Venus. Aun así, se esperan  tendencias de contraste mental, lo que no es sorprendente en el sigo dual de los Gemelos, el verbal Mercurio, gobernador de Géminis, forma un quincucio creativo con Saturno (72º) que es lógico, sensible y hábil a la hora de resolver problemas. Sin embargo el pensamiento más estricto de este día se revela más adelante cuando Mercurio forme una oposición con el nebuloso Neptuno (6º 28’ Virgo – Piscis). Las distracciones y los sueños suavizan las perspectivas  y sensibilizan las conversaciones, lo que viene muy bien para la inspiración y la imaginación, pero que no resulta de mucha ayuda a la hora de enfrentarse con los hechos.

El lunes por la noche puede surgir una lucha de poder al acercarnos a una tensa semicuadratura entre el Sol y Plutón que tendrá lugar el martes. Los egos pueden sufrir un golpe cuando las mascaras de la personalidad caigan revelando dudas profundas y deseos inexpresados.  El resto del día es astrológicamente tranquilo, lo único notable en el calendario es un fácil sextil entre el Sol y la Luna.

El Miércoles se suaviza el tono con la entrada de la Luna en el sigo de su casa, Cáncer. Problemas de seguridad se acrecientan, pero la lección lunar aquí es que promovamos nuestros intereses con sensibilidad, para así encontrar las corrientes que nos llevarán a donde queremos. Resistirse no es lo mejor para triunfar en este entorno acuático. El trígono de la Luna al metafísico Neptuno es perfecto para la curación y la creatividad, ya que las cuestiones personales conectan con el océano sin fin de la fe y la inspiración. Las conversaciones delicadas y las percepciones sutiles funcionan bien cuando la Luna forme un analítico sextil con Mercurio en Virgo.

astrologiaJueves, 21 de agosto – domingo, 24 de Agosto: Aunque el jueves una cuadratura lunar a Urano puede traer algunas sorpresas, la capacidad de prevalecer en situaciones desafiantes es especialmente fuerte. El trígono lunar a Marte en Escorpio nos pone en un humor productivo, y  más significativamente, el trígono de Mercurio a Plutón (11º 14 Virgo – Capricornio) enriquece nuestro día con una inteligencia practica.  Profundizar en discusiones, comportamientos o en desvelar recursos ocultos son beneficios adicionales de este profundo aspecto intelectual. Otra dosis de razón  llega con un paciente trígono entre la Luna y Saturno.

El viernes empieza como un torbellino debido a los avances de la Luna en el atrevido Leo, seguido de la salida del Sol de este signo y su entrada en el pragmático Virgo. El primer  transito, que dura dos días, dramatiza las emociones y ayuda a encontrar una poderosa auto expresión y la asunción de riegos. El segundo tránsito, que dura un mes, guía a la conciencia en una dirección más exigente y discreta. Las grandes promesas y las acciones audaces que son promovidas por Leo necesitan ser editadas y reducidas a propósitos más moderados debido al ingreso solar. Atender a los detalles, establecer sistemas y adquirir habilidades llegan de forma natural al terrestre Virgo. Aun así, esta noche podemos aclarar nuestras ideas en vez de refinarlas gracias un ingobernable quincucio entre Marte y la Luna (16º 06’ Escorpio-Aries) que tiene más que ver con romper las normas que con seguirlas.

leoEl sábado los aspectos felices de la Luna de Leo se convierten en aspectos centrales, empezando con una conjunción lunar con el optimista Júpiter. La fiesta continua después del atardecer: la Luna se une al cordial Venus y forma un trígono con el espontaneo Urano. Aun así, la tarde finaliza con una cuadratura algo caradura de la Luna al irritable Marte.
El domingo podemos sentirnos un poco tensos, inquietos y en cierto sentido poco cooperativos debido a una semicuadratura rebelde entre el Sol y Urano. Encontrar el balance emocional e intelectual también es difícil debido al quincucio de Mercurio al extraño Urano. Despertarse confusos y con los nervios a flor de piel es una consecuencia de este quincuncio, pero las posibles recompensas son los destellos intuitivos y profundos.


Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones