Cómo entender los Nodos lunares: su aplicación en astrología

“Eres lo que piensas, habiéndote convertido en lo que pensastes”

Buda

Introducción

La astrología incluye una parte artística, poética, casi romántica en algunos casos; sin embargo, también incluye otra parte más árida para muchos, la del cálculo y las matemáticas.

Es relativamente seguro decir que los Nodos de la Luna tienen una reputación bastante nebulosa en astrología, con una amplia variedad de interpretaciones y entendimientos de su uso en un horóscopo natal.

El presente artículo lo dirijo especialmente a astrólogos con un nivel intermedio y avanzado, aunque los principiantes pueden encontrar ciertas partes comprensibles.

Calcula Tu Carta Astral y Tus Nodos

Desde Astroworld ofrecemos el cálculo e interpretación de los Nodos en cualquiera de nuestras versiones y si no dispones del programa puedes calcularlos gratuitamente, junto a tu carta astral, haciendo clic en este enlace.

Esto hará que sea fácil identificar en qué signo reside el Nodo en tu carta natal, incluso si no tienes una carta natal disponible.

¿Qué son exactamente los Nodos de la Luna? 

Los nodos de la luna son puntos matemáticos. Representan el lugar donde la órbita de la Luna alrededor de la Tierra cruza la Eclíptica (que es el camino de la Tierra alrededor del Sol). Hay dos nodos, siempre opuestos entre sí, llamados Nodo Norte y Nodo Sur. El nodo norte es donde la órbita de la luna se eleva por encima de la eclíptica, y el nodo sur es donde la órbita de la luna cae por debajo de la eclíptica.

No son "planetas" o "cuerpos".

El nodo norte está representado por este símbolo

El nodo sur está representado por este símbolo

Dado que son la base de la Astrología Evolutiva, y la puerta de entrada (para algunos astrólogos) al análisis kármico, asumo que debemos entenderlos con rigor.

La astronomía de los nodos lunares

La Tierra orbita alrededor del Sol, sin embargo, como estamos situados en la Tierra, no se ve de esa manera. Durante milenios, nuestros antepasados asumieron que era al revés: que el Sol orbitaba la Tierra. Como la astrología está centrada en la Tierra, mantenemos esa ilusión visual en nuestro lenguaje y perspectiva. Lo que realmente vemos es que el Sol circula por la misma banda de constelaciones cada año. Los astrólogos llaman a esa banda Zodíaco. Los astrónomos lo llaman la eclíptica.

Imaginemos que a medida que la Tierra gira alrededor del Sol, barre un círculo plano de cristal. Ese disco es el plano de la eclíptica. En nuestras cabezas centradas en la Tierra, proyectamos este Plano de la Eclíptica en una Esfera Celestial imaginaria, una especie de vasta esfera estrellada con nosotros adentro, justo en el centro. Donde el plano de la eclíptica toca la Esfera Celeste, tenemos la "autopista" celeste que el Sol sigue en su camino anual. Lo mismo, más o menos, para todos los planetas también. Ese es el zodiaco.

La Luna orbita la Tierra. Este ciclo dura más o menos 27 días y ocho horas. Nuevamente, imaginemos que a medida que la Luna lo hace, también “barre” otro círculo plano de cristal. Ese es el Plano de la órbita de la Luna. Lo proyectamos también en la Esfera Celeste, al igual que con la Eclíptica. (Es útil recordar que aunque en realidad la órbita de la Luna es mucho más pequeña que la órbita de la Tierra alrededor del Sol, cuando ambos se proyectan en el interior de la Esfera Celestial imaginaria, son del mismo tamaño).

Aquí está el punto crítico: el plano de la órbita de la Luna está inclinada unos cinco grados con respecto a la eclíptica. No "son totalmente planos”. 

La mitad del tiempo la Luna está por encima de la eclíptica, la otra mitad está por debajo. (¡Y aquí nos surge con descaro la “fantasía colonial” europea de que el norte está "arriba" y el sur está "abajo"!)

Si hemos leído con detenimiento, nos encontramos preparados para comprender los nodos lunares:

Donde la Luna cruza la Eclíptica en dirección norte es el nodo norte de la Luna. Donde cruza en dirección sur es el nodo sur de la Luna. Más precisamente, donde el plano de la órbita de la Luna se eleva sobre el plano de la Eclíptica, definimos el nodo norte. Donde se hunde debajo de Eclíptica, definimos el nodo sur.

La Luna puede estar en cualquier parte en su viaje alrededor del círculo. En realidad, solo cruza la Eclíptica dos veces al mes, la vez que sube y la vez que baja.

Esos son los Nodos lunares.

El ciclo de los Nodos

Si giramos muy rápido en el sentido de las agujas del reloj, a medida que se agota el impulso gradualmente, veremos que nos tambaleamos lentamente en sentido contrario antes de que nos caigamos. De manera similar, a medida que la Luna se mueve alrededor de la Tierra cada mes, el plano de su órbita se desliza gradualmente hacia atrás en la dirección opuesta.

En otras palabras, los lugares donde la órbita de la Luna cruza la Eclíptica (los nodos) no permanecen siempre en el mismo grado del Zodiaco. Se mueven lentamente hacia atrás (retrogradación), tardando 6793,39 días en volver a donde comenzaron. Eso equivale a 18,5997 años: 18 años, siete meses y unos días.

Otra forma de decirlo es que cada nodo lunar tarda aproximadamente un año y medio en retroceder a través de cada signo del zodíaco.

Otra forma más de decirlo es que los nodos tardan menos de diecinueve días en moverse un grado.

Eclipses

Los eclipses solares y lunares encajan en toda esta teoría nodal de una manera bastante evidente. Un eclipse solar, como todos sabemos, es un gran acontecimiento. La gente viaja largas distancias para ver uno. Lo que muchos no se dan cuenta es lo cerca que estamos de un eclipse solar cada mes. Cada 29 días más o menos, tenemos una Luna Nueva. Eso significa que el Sol y la Luna están alineados en el mismo grado que el Zodiaco.

Entonces, ¿por qué no tenemos un eclipse?

La respuesta es porque, aunque el Sol y la Luna están alineados, la Luna está un poco por encima o por debajo del Sol. Recuerda: el plano de la órbita de la Luna y el plano de la Tierra/Sol están fuera de rango en aproximadamente cinco grados.

Donde no están fuera de rango son los nodos lunares; como hemos aprendido, los nodos son donde la órbita de la Luna cruza realmente la Eclíptica, o se alinea con ella. Si experimentamos un eclipse solar, eso simplemente significa que una Luna Nueva ha caído cerca de un nodo lunar. Del mismo modo, solo tendremos un eclipse lunar si una Luna llena cae cerca de un nodo lunar.

Una pequeña calculadora de mano resuelve esto hoy en día. Hace años, nuestros antepasados construyeron una muy grande para hacer lo mismo. Se llama Stonehenge.

Nodo medio versus nodo verdadero

Hay mucho alboroto en la comunidad astrológica acerca de si se debe usar los nodos medios o los nodos verdaderos. La gente se apasiona mucho, a pesar de que la diferencia entre el nodo medio y el verdadero nunca es muy grande, no más de un grado y medio más o menos.

Una excelente manera de acallar el infructuoso debate es pedir una definición astronómica de la diferencia. Eso generalmente calma el asunto.

La luna orbita la tierra. Esa es una declaración simple, práctica y básicamente cierta. Pero en realidad es más preciso decir que la Tierra y la Luna orbitan un centro de gravedad común. Ese punto se llama baricentro.

Pensemos en la Tierra como un hombre de gran tamaño y peso bailando con su pequeña pareja. Ambos pares de manos están unidos y giran alegremente. Debido a que es mucho más grande, a primera vista parece un baile estable y ella parece estar orbitando sobre él. Sin embargo, si miramos detenidamente, veremos que no es tan simple. El centro de su cuerpo está haciendo pequeños giros circulares mientras ella tira de él primero de una manera y luego de otra.

Es exactamente así con la Tierra y la Luna. Su centro de gravedad común, el baricentro, no se encuentra en el centro preciso de la Tierra. De hecho, se encuentra aproximadamente tres cuartos del camino desde el centro de la Tierra hasta su superficie. Está dentro de la Tierra, en otras palabras, pero no en el centro. Entonces, como el hombre de gran tamaño y peso, la Tierra se tambalea mientras la Luna lo orbita.

Hagamos que el lenguaje sea un poco más técnico. La pequeña mujer tira del centro del cuerpo del hombre grande hacia ella mientras gira a su alrededor. Ella es mucho más ligera, por lo que el efecto sobre él es leve. Pero es real. Al igual que la Luna, su "órbita" a su alrededor tiene un "plano", pero el centro de ese plano, sus caderas, no es fijo ni estable. Siempre tira un poco hacia ella.

Anteriormente, definimos el nodo sur de la Luna como el lugar donde la órbita del Plano de la Luna se cruza con la Eclíptica en dirección sur, donde la Luna se movería "debajo" de la Eclíptica (recordemos que estábamos visualizando el plano como una pieza circular de cristal). Pero, al igual que con nuestros bailarines, el plano de cristal de la órbita de la Luna se tambalea. Entonces, la posición exacta de esos nodos también se tambalea. Los nodos verdaderos reflejan ese bamboleo. Los nodos medios no.

Se pone un poco más complicado.

Cuanto más nos acercamos a algo, más fuerte sentimos el tirón de su gravedad. Esa es la famosa ley física llamada "ley del cuadrado inverso de la distancia”: la intensidad es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia al centro donde se origina (es como reducir a la mitad la distancia y la fuerza de la gravedad y ésta se cuadruplica).

La órbita de la Luna alrededor de la tierra no es perfectamente circular. Como la mayoría de las órbitas astronómicas, sigue una elipse, a veces más cerca, a veces más lejos de la Tierra. Esto significa que la fuerza del tirón de la Luna en el baricentro varía sobre la órbita mensual de la Luna. El efecto es que el baricentro está básicamente más agitado.

Además, la gravedad masiva del Sol también es parte de la ecuación. Como aprendimos anteriormente, el plano orbital de la Luna alrededor de la Tierra no es "plano" en relación con el plano de la órbita de la Tierra alrededor del Sol: está inclinado unos cinco grados. A veces el tirón de la gravedad del Sol está "abajo". Otras veces está "arriba". Es decir, añade una sacudida adicional a la órbita de la Luna.

Uno puede tener en cuenta todos estos factores y ver que la posición actual de los nodos lunares es bastante sensible.

Esencialmente así es como se calcula el nodo verdadero. Aunque la mayoría de las programas astrológicos no toman en cuenta todos estos efectos Astroworld sí lo hace y ofrece tanto nodo verdadero como nodo medio.

Incluso el nodo "verdadero" no es realmente verdadero. La conclusión es que el movimiento del nodo verdadero es excéntrico. A veces puede ir brevemente directo.

El nodo medio asume la visión más sencilla: que la Luna orbita alrededor del centro de la Tierra. El efecto es suavizar todo un poco.

Como mencioné anteriormente, la diferencia entre la posición del nodo medio y el nodo real es siempre leve y, por lo tanto, generalmente no tiene importancia para nuestros propósitos.

La mayoría de astrólogos trabajan con el nodo medio. Por practicidad.

Una carta astral tiene los nodos medio y verdadero separados, como es habitual, por una distancia de sólo un grado más o menos. Pero para esta persona, esa diferencia es suficiente para poner los dos nodos en signos diferentes.

Tal vez el nodo sur medio está a 29 Géminis y el verdadero a 0 Cáncer, por ejemplo.

Para los astrólogos con consulta: ¡Oportunidad de oro para experimentar y anotar conclusiones! Además de ampliar los datos estadísticos correspondientes.

Podemos contar a esas personas las dos historias evolutivas (kármicas para algunos astrólogos) posibles y preguntarle con cuál encaja mejor su experiencia o su percepción, con cuál se siente más identificada.

También interviene nuestra propia impresión subjetiva de ellos como individuos y con las formas de sus vidas externas.

De hecho, en Astroworld usamos por defecto el nodo norte medio, pero como he dicho ofrecemos la opción del verdadero.

Realiza tu propia estadística.

Dos precauciones:

Primero, no apliques esta prueba a las diferencias entre las posiciones reales y medias de la posición en las casas. Las cúspides de la casa son intrínsecamente un poco más borrosas que las cúspides de los signos: "fluyen" un poco más, como el cambio de estaciones, mientras que las cúspides de los signos tienden a funcionar con "clics" más distintos, como los canales de televisión.

Un gran hándicap en astrología es la precisión de la hora de nacimiento. Incluso un pequeño error puede mover las cúspides de las casas lo suficiente como para hacerlas dudosas para nuestros propósitos.

En segundo lugar, al explorar las distinciones entre los nodos medio y verdadero, evita la tentación de estudiar solo uno o dos cartas. La mitad de las ideas generadas en astrología han surgido de esa manera (lamentablemente): “Mi amiga tiene a venus en su sexta casa y le encanta viajar. Por lo tanto, Venus en la sexta casa significa que te encanta viajar".

Necesitamos ampliar nuestras redes más para ver patrones confiables, y es en esos patrones donde extraemos el oro alquímico.

La interpretación de los Nodos

¿Qué significado atribuimos a los Nodos Lunares?

El Nodo Norte es Caput Draconis, que significa "La Cabeza del Dragón", y se le otorga la naturaleza de Venus y Júpiter.

El Nodo Sur es Cauda Draconis, que significa “La Cola del Dragón”. Tradicionalmente de la misma naturaleza que Marte y Saturno.

Sin embargo, estas son interpretaciones tradicionales y el punto de vista de la astrología moderna es que los signos de los nodos y las ubicaciones de las casas pueden mostrar el “karma” de esta vida, es decir, el propósito de nuestra vida y muchas otras cosas.

La definición moderna del Eje Nodal (el nodo norte y el nodo sur siempre se encuentran opuestos) dice que el signo del Nodo Norte y la ubicación de la casa muestran las experiencias que debe buscar para trabajar con el “karma” y crecer espiritualmente.

El signo y la casa del Nodo Sur representan lo que es "territorio familiar" para cualquiera de nosotros, lo que “hemos traído” a esta vida (traducido a un lenguaje actual sería algo así como la suma del inconsciente colectivo de Jung más la esencia particular de nuestro propio inconsciente) y cuál es la "salida fácil".

Curiosamente, el Eje Nodal es prominente en la astrología hindú.

En astrología hindú, el Nodo Norte se conoce como Rahu, y el Nodo Sur como Ketu.

Es el único aspecto de la astrología occidental que no se basa en la mitología occidental.

La interpretación

El Eje Nodal opera en varios niveles diferentes en una carta. Según Michele Adler existen 6 posibilidades esenciales:

1. El nivel kármico. El Nodo Norte es el camino que debemos seguir en esta vida, y su signo y ubicación en una casa determinada ofrecen pistas de ese camino. El Nodo Sur es un camino residual (algunos astrólogos entienden que se trata de un camino que hemos seguido en “otras vidas”) y debe combinarse con el camino de esta vida (el Nodo Norte) para lograr el propósito de nuestra vida.

En resumen, los nodos tienen que ver con las lecciones espirituales o del alma que encontramos en la vida. Los nodos son, en esta interpretación, un faro espiritual. El objetivo es integrar ambos signos del eje Nodal para lograr el potencial del eje.

2. Dependencias, lazos y conexiones. Si entendemos al eje nodal como un "enlace" a nuestro pasado, puede representar lazos con otras personas. Los vínculos fuertes entre su eje nodal y las cartas de otros pueden ser muy significativos. La Luna tiene que ver con la memoria, por lo que los nodos pueden simbolizar las conexiones en la memoria que tienes con los demás. Una conjunción Venus/Nodo, por ejemplo, puede indicar alguien que trabaja con actores o grupos de teatro, Venus representando la belleza, el arte, el teatro y el Nodo a los grupos.

3. El principio de "grupo y asociación". El Nodo Norte y el eje nodal se ven con frecuencia como áreas donde se “fusiona” y perdemos nuestra identidad personal: “somos uno de muchos”. El Nodo representa a los grupos.

4. Un camino hacia otras dimensiones. El eje nodal adquiere con frecuencia relevancia en nuestras cartas durante eventos de la vida altamente significativos (en conjunción con los ángulos, con planetas importantes, etc.). Muchos eventos difíciles aumentan la conciencia espiritual. Estadísticas recogidas por el trabajo de muchos astrólogos indican que algunas personas han sentido: que "se vuelven a Dios" y se vuelven mucho más espirituales después de una crisis. Las enfermedades ciertamente pueden aparecer, al igual que las pérdidas significativas y otras dificultades. Entiendo que esos eventos tienen el propósito de movernos hacia una apreciación más significativa de lo espiritual y metafísico, y de otros planos de existencia.

5. Propósito tribal. Si los nodos indican grupos, entonces el grupo más importante que influye en cualquiera de nosotros es nuestra herencia familiar. Parece ser que existe un "propósito" familiar incrustado en cada árbol genealógico. Podemos llamarlo destino, sin embargo otro matiz puede ser como si se tratase de un marco alrededor de un lienzo en blanco. Podemos pintar cualquier imagen que nos guste; el marco es muy grande y muy ancho. La Luna misma tiene que ver con la memoria, y puede incluir la memoria genética. Sus nodos (de la Luna) podrían reproducir una imagen importante en ese recuerdo.

6. Un eje de lo imaginario, algo más allá de la realidad concreta, observable. Algunos astrólogos trabajan con los nodos como si representaran un portal a otras dimensiones. Para éstos, nos ofrecen una pista sobre cómo usar la imaginación y, por lo tanto, pueden manifestarse como pasatiempos creativos, por ejemplo. Es habitual encontrar que un eje nodal fuerte puede resultar en una gran capacidad psíquica, en una comprensión aguda de lo simbólico y en la comprensión de temas y patrones en nuestra propia vida y cómo se relacionan con los eventos que nos suceden.

Los nodos en los signos y en las casas

La premisa básica del eje nodal es: El Nodo Norte indica qué necesitamos desarrollar, y el Nodo Sur lo que hemos traído “kármicamente” de otras vidas. Vidas pasadas, para muchos astrólogos, representa una metáfora para interpretar a los Nodos bajo la premisa de que el Nodo Norte muestra los talentos que necesitamos desarrollar para lograr nuestro propósito de vida, y el Nodo Sur qué rasgos innatos tenemos que pueden ayudarnos (también pueden tener algo que ver con la memoria genética y con el conocimiento ancestral que surgió de nuestro linaje).

Gran parte de la información sobre las posiciones del nodo norte se puede aplicar a cualquier eje del mismo signo. Por ejemplo, si tenemos el Nodo Norte en Tauro y el Nodo Sur en Escorpio, esos problemas seguirían predominando si tuviéramos un ascendente / descendente en Tauro/Escorpio, o un MC/IC Tauro/Escorpio. El énfasis especial si hablamos del Nodo Norte tiene que ver con el talento y las lecciones aprendidas, y el potencial del patrimonio genético. Si los nodos se encuentran en conjunción con planetas (lo que los pone en oposición al otro nodo), las lecciones de los nodos cobran importancia.

Aspectos natales de los nodos

Según la experiencia de muchos astrólogos, entre los cuales me incluyo, los planetas que están en conjunción con aspectos del Nodo Norte (lo que significa oposiciones al Nodo Sur) refuerzan la "misión" Nodal en la carta. Las conjunciones con el Nodo Sur tienden a debilitar la influencia del planeta. Podría haber algún desafío importante que superar, con sus orígenes en el significado del planeta.

Bibliografía:

Armando Alonso y Fabro Iris (2005): Nodos Lunares. El Túnel del Tiempo. Volumen 1 Buenos Aires Editorial Kier
Steven Forrest (1989): The Inner Sky: How to Make Wiser Choices for a More Fulfilling Life, New York ACS Publications
Prash Trivedi (2003): The Key of Life: Astrology of the Lunar Nodes, New Delhi, Sagar
Martín Schulman (1989): Nodos Lunares Y Reencarnación, Barcelona, Ediciones Indigo
Zipporah P. Dobyns (1986): El libro de los Nodos, Málaga, Editorial Sirio



Comenta tus impresiones

Add Your Reply