Luna llena en Piscis: arriésgate a intuir


La necesidad de llevar al nivel de la existencia cotidiana los claros entendimientos que se han manifestado en una gran «experiencia cumbre»

Un Mandala Astrológico, Dane Rudhyar símbolo Sabiano Piscis 22°

Todas las partes parecen estar listas para reconciliarse este viernes 13 de septiembre de 2019, ignorando las supersticiones acerca de que sea tanto viernes 13 como día de Luna Llena en Piscis (en algunos lugares ya 14).

Un respetuoso sextil Luna-Saturno nos ayuda a dejar de lado nuestras diferencias, y la conjunción de Mercurio con Venus en Virgo apoya la planificación práctica y colaborativa.

Con todo este énfasis en «el mundo real», la cuadratura de la Luna en Piscis a Júpiter es una melodía efímera que se reproduce en el fondo, apenas alcanzando nuestra conciencia, especialmente con un trígono Sol-Plutón (Virgo-Capricornio), enfocándose como un rayo láser en las tareas que debemos cumplir.

Para preparar nuestro paladar en el banquete acuático de la Luna Llena del 13-14 de septiembre de 2019 – al que se encuentran invitados la Luna y Neptuno en Piscis sentados frente al Sol y Marte en Virgo – la Luna decide ofrecer unos canapés. Se opone a Marte y luego se une a Neptuno una media hora más tarde, entrelazando los primeros indicios de ambivalencia en nuestra certeza anterior.

En el momento que se produce la Luna Llena exacta en Piscis y la oposición Marte-Neptuno (Virgo-Piscis), estamos en un mundo completamente diferente del que despertamos por la mañana.

Donde antes nos sentíamos conectados y seguros de nuestro rumbo, ahora podríamos no tener claro a dónde ir, e incluso lo que queremos y necesitamos. Además de la confusión, la sesquicuadratura Sol-Urano activa una profunda sensación de inquietud acerca de cualquier compromiso que pueda encadenar nuestra libertad.

Luna llena en piscis

La Luna Llena a 21° Piscis–Virgo se entrelaza con la oposición de Neptuno y Marte a 17° Piscis–Virgo. Este patrón de «tijeras» planetarias, con un espacio de 4° entre las dos oposiciones, refleja estar al borde de una acción decisiva y de vanguardia. Sin embargo, llevar a buen término los pensamientos y los planes no es fácil en una atmósfera de incertidumbre.

Las acciones se imaginan pero no se llevan a cabo, o nunca se completan. Algo iniciado con la prisa marciana podría carecer de seguimiento.

Neptuno puede manifestarse en lapsos de memoria. Los retrasos y las pérdidas ocurren debido al olvido; los pensamientos no se afianzan como acciones definitivas. Sin embargo, la sabiduría astrológica convencional argumentaría que Neptuno actúa «más poderosamente» en su signo. Dado que Neptuno se vincula con la capacidad psíquica, ¿podría un momento de vacilación tener más que ver con un segundo vistazo que con el olvido? A la luz de una visión inusual lo que pretendemos podría considerarse menos deseable.

En nuestro mundo ocupado y tecnológico, podemos ignorar los procesos sutiles, incluida la forma en que la mente subconsciente registra la información antes que el pensamiento consciente. Los neurocientíficos lo saben, pero es posible que no siempre nos demos cuenta de cuánto confiamos en respuestas intuitivas para guiar nuestra toma de decisiones.

Sin embargo, no siempre necesitamos cuestionarnos cuando reconocemos que confiamos en nuestros instintos. El misterio neptuniano puede significar que tal vez no comprendamos por qué nos sentimos incómodos con respecto a una determinada actuación, sin embargo todavía podemos respetar los sentimientos y las elecciones a las que conducen.

Aunque puede ser difícil confiar en un «conocimiento» interno en el momento que sucede, tal vez porque parece muy sutil en comparación con el peso de la lógica y las opiniones de los demás. Si necesitamos más evidencias, podríamos considerar una experiencia pasada cuando ignoramos una respuesta intuitiva; aunque luego nos sentimos molestos, ya que la intuición resultó ser precisa y apropiada.

Escuchar y sintonizar más profundamente con las pistas que nos ofrece nuestro cuerpo también puede ayudarnos a reconocer si una situación es adecuada para nosotros. Si aún luchamos contra nuestra intuición, podríamos recordar que tiene su propia fuerza interna; cuando ignoramos un mensaje intuitivo, puede responder con una señal más fuerte.

Bajo esta Luna Llena de Piscis podemos sentir una reacción violenta al estilo de Marte como una punzada de dolor, que nos advierte que evitemos tomar medidas.

Tal vez hayamos tenido buenas ideas y un mejor sentido de la vida siguiendo nuestras corazonadas, pero ahora necesitamos más que reflexión: ahora debemos tomar acciones sólidas y concretas.

Una Luna Llena en Piscis indica el potencial de colapso emocional, donde las buenas intenciones y los planes perfectos de Virgo pueden descarrilarse a través de desencadenantes emocionales que cierran áreas de pensamiento.

Venus y Mercurio en el grado crítico 29 de Virgo empujan hacia «ahora o nunca». ¿Nos permitimos desviarnos de la confusión, los bloqueos de memoria y los mecanismos de escape? ¿O confiamos en la voz intuitiva que nos guía por otra ruta?
Son posibles varias respuestas, dado el discernimiento de Virgo y la capacidad Mercurial de cambiar de posición.

Todos los planetas en oposición están en signos mutables, haciendo hincapié en la capacidad de moverse en diferentes direcciones, adelante y atrás o izquierda y derecha; aunque tal vez nos movamos en diagonal, o en una variación de tres pasos, como piezas de tablero de ajedrez.

¡Esta lunación en Piscis ofrece múltiples opciones con potencial para cambios poderosos!


Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones