La Casa Doce astrológica al desnudo: cómo descubrir los misterios de nuestro inconsciente.

Si las puertas de la percepción se abrieran, todo se le aparecería al hombre tal como es, infinito.

William Blake

Triángulo: Karma
Elemento: Agua
Cualidad: Cadente
Hemisferios: Superior-Oriental
Signo: Piscis
Opuesta: Casa 6

La oculta y misteriosa casa doce, la casa con la que todo el mundo tiene algún rifirrafe. Puede ser especialmente difícil para aquellos que tienen residiendo en este casa sus planetas dominantes.

La doceava casa, esto es, la última casa, completa el ciclo de la vida, la muerte está a la vuelta de la esquina y es donde somos capaces de mirar la vida de forma holística - con destellos hacia el futuro - gracias a haber pasado a la siguiente etapa de crecimiento, preparándonos para renacer en la primera casa y dar comienzo de nuevo al ciclo.

Esta casa se encuentra completamente sumergida en el subconsciente, muestra cómo hacer frente al estrés emocional y, en general, a cualquier cosa que busquemos suprimir de la conciencia. Es la morada de esos “esqueletos”, ocultos en el armario, los cuales muchas veces los psicoterapeutas intentan sacar a la luz.

Generalmente buscaremos hacer cualquier cosa para mantenerlos encerrados porque son demasiado aterradores para nosotros, como si su presencia fuese una pesadilla en la vida real. En algunos casos extremos, a muchas personas les aterra tanto y les provoca tanta ansiedad que puede ponerlas al límite.

La casa doce también puede ser comparada con una prisión, en ella nos podemos sentir encarcelados o aprisionados si no nos sentimos cómodos con los asuntos que se tratan en la misma.

Una de las funciones de la astrología es localizar y señalar las fortalezas y debilidades de la personalidad de cada uno. La Casa 12 puede indicar las debilidades que nos obligan a huir de la vida, pero también puede revelar el poder que nos permite conocer el mundo y superar el dolor y el sufrimiento.

Los signos en la cúspide de la casa doce, así como cualquier planeta en ella, nos indican cómo la persona afronta la vida, cómo se expresa desde una perspectiva individual y de qué forma es posible comunicar su sabiduría. También puede mostrarnos la honestidad emocional de la persona, ya sea huyendo de las responsabilidad o expresando su lado más honesto y abierto una vez haya lidiado con los asuntos relativos a esta casa (psicológicamente hablando).

La casa 12: efecto psíquico

El efecto psíquico de esta casa lo vemos cuando el consciente y el inconsciente están en equilibrio. Sin este equilibrio, el psíquico de la Casa 12 comienza a canalizar los problemas y fantasías subconscientes. Cuando están equilibrados, están en sintonía con el yo interior y el de los demás.

La mejor forma de lidiar con la doceava casa es meditar o, al menos, aprender algo de disciplina que permita enfrentar los miedos interiores más profundos. La asesoría psicológica, en forma de psicoterapia, trabaja con el inconsciente y, a menudo, es crucial cuando se trata con los problemas de la Casa 12.

La casa 12

Las personas con una fuerte Casa 12 tienen poderes más allá de los simples mortales, pero deben aceptar esto antes de poder usarlos de manera constructiva. Dichas personas, a menudo, terminarán con cierta angustia psicológica si no se someten al entrenamiento mental necesario. No hay nada placentero en experimentar pesadillas aterradoras todas las noches.

 

Esta es la casa del inconsciente más profundo, la tercera casa psicológica y, como tal, es peligroso entrar para los no entrenados. Puede ser una fuente de incomodidad psicológica para la mayoría de las personas que tienen planetas aquí.

 

Estas personas harán bien en asistir a psicoterapia, practicar tai chi, yoga o alguna otra disciplina de meditación. Una de las mejores cosas que estas personas pueden hacer para sí mismas es aprender a poner los pies en la tierra.

 

El mitólogo Joseph Campbell afirma elocuentemente: "el psicótico se ahoga en las mismas aguas en las que el místico nada con deleite". El místico o adepto puede moverse con seguridad y libertad en su mundo interior. Sin embargo, el psicótico o aficionado, el cual no ha aprendido la disciplina de vivir en el inconsciente, corre el riesgo de ahogarse.

 

Esto resulta especialmente cierto si estas personas confían en las drogas para abrir las puertas de la percepción. Nos dice mucho sobre los peligros de experimentar con estados psicológicos profundos sin un entrenamiento adecuado.

 

Si miramos a la cuarta u octava casa, podemos ver la progresión psicológica y el desarrollo espiritual. La doceava casa, junto a estas dos, forman la tríada de casas de la psique, el desarrollo espiritual y el karma.

 

Psicológicamente, nos encontramos con una casa poderosa. Muchas personas tienen la Casa 12 resaltada a través de un stellium planetario. El papel de éstas es disolver la conciencia y prepararse para la próxima fase evolutiva. Esta puede ser la razón por la que es tan difícil trabajar con los planetas que se encuentran aquí.

 

Aquellos que meditan tienen que profundizar para encontrar esas gemas ocultas que están tentadas a disolverse en la nada.

 

Como astrólogos, en nuestra práctica, cuando detectemos que alguien tiene un stellium o algo enfatizado de alguna forma en la Casa 12, “debemos” acercarnos muy lenta y suavemente. No se me malinterprete, son igual que todos los demás en muchos sentidos. Superan la vida y han desarrollado sus propias formas de gestión, como todos nosotros.

 

La cuestión es que, en muchas ocasiones, esta gente suele escapar de su Casa 12 a través de las drogas, el alcohol o abusando de los fármacos que les prescriben. Muchos viven solos deliberadamente, aislandose del mundo. Esta es la forma que tienen de manejar las idas y venidas de su vida. Es una forma de coger la sartén por el mango.

 

Reducen su contacto con las personas, las cuales generalmente son su principal fuente de estrés.

 

Me refiero, concretamente, a aquellas personas que pasan largos períodos de tiempo en su inconsciente más profundo. Estas personas tienen Planetas Internos y/o Luminarias en su Casa 12; algunas veces puede que tengan al Regente natural de la doceava casa, Neptuno, en conjunción con una Luminaria (Sol y Luna) o su Cúspide de la primera o doceava casa.

 

Cualquiera de estos escenarios se manifestará de manera similar a tener el Sol o la Luna en la Casa 12. Cuando los planetas personales están en conjunción con Neptuno, el regente natural de esta casa, puede convertirse en un punto focal de la personalidad.

 

Estas personas responden al asesoramiento extremadamente bien, siempre que aparezcan. Muchas asistirán a algunas sesiones y luego dirán: "Me siento mucho mejor ahora, gracias", y dejarán de ir. Es posible que necesiten más terapia y, generalmente, regresan en unos pocos meses cuando las cosas comienzan a desmoronarse de nuevo.

 

Esta es la razón por la que como astrólogos o terapeutas debemos ir muy lentamente. Asegurarnos de construir y establecer una base para que confíen. Cuando las cosas se desmoronan, tal vez vuelvan a consultar o si estamos desarrollando sesiones terapéuticas vuelvan a pasar por algunas sesiones para charlar.

 

Este asesoramiento intermitente es lo que funciona mejor para estas personas. Es la forma más eficiente para que obtengan el control sobre un proceso que normalmente no pueden gestionar: interactuar con otra persona.

 

Quienes tienen un énfasis en la Casa 12 no tienen miedo de hablar sobre sus problemas o incluso de hacer una terapia en profundidad, pero se agotan rápidamente, a veces se agotan tanto que no tienen la capacidad de comprometerse con la terapia en curso.

 

No quiero decir que todas las personas con una Casa 12 enfatizada necesitan psicoterapia, en absoluto, se las arreglan tan bien como los demás. Sin embargo, pueden recurrir a esconderse de la interacción vital más que otros.

 

Soñar y escapar, evitar a otras personas es mucho más seguro y gasta menos energía que cualquier otra forma de terapia. A veces se le puede llamar la Casa de la Fatiga. Estas personas usan gran parte de su energía psíquica solo para hacer frente y manejar la vida diaria, la cual, para ellos, resulta agotadora.

 

Ahora bien, los que pueden nadar en estas aguas son los dueños de la vida. Sin embargo, necesitan mucho apoyo para mantenerse comprometidos y evitar darse a la adicción o huir para aislarse.

 

Los maestros de la Casa 12 tienden a tener buenas redes de apoyo. Las relaciones seguras se convierten en sus guardianes del mundo exterior. Esto los protege contra la interrupción en sus vidas.

 

Los centinelas protegen a los maestros de la Casa 12 de personas y situaciones estresantes. Este es probablemente el mejor escenario para una persona con predominancia en la Casa 12: encontrar a alguien de confianza para administrar sus asuntos mientras practica la meditación, la pintura, la música, la escritura o realizan estudios religiosos.

 

Como decía al comienzo del artículo, esta es la casa del inconsciente, aunque dentro de la tríada de casas psíquicas solemos hacer una distinción entre la Casa 8 y la Casa 12. Por un lado, la casa doce puede considerarse como una especie de inframundo místico, mientras que la casa ocho sería la caverna de Platón.

 

La casa doce puede ser a la vez la caverna y el misticismo. La caverna es el lugar en el que los arquetipos van a descansar, recuperarse y a aceptar el ciclo de 360 grados de su existencia en mi psique.

 

Tradicionalmente, los astrólogos veían la casa doce como la casa de los arquetipos, instintos e impulsos no expresados. Anteriormente, comenté que podía ser comparada con una prisión y la explicación viene ahora: la doceava guarda y oculta las cosas, los secretos, y por ello es conocida como la Casa de las prisiones, las estancias hospitalarias, los sueños, la intuición y las pesadillas. Todo aquello que tenga que ver con lo oculto, la restricción y la pérdida de libertades.

Tenemos que acostumbrarnos a una lectura de la carta de muchas formas distintas porque en términos del análisis completo de la carta puede significar cosas diferentes. 

En una carta puede que signifique impulsos e inhibiciones no expresados, mientras que en otra contiene arquetipos en espera de ser expresados. En una tercera carta puede incluso hablar de impulsos e instintos en reposo o a punto de ser expresados, pero más sutilmente que si estuvieran en cualquier otra casa.

 

Algunos astrólogos comentan que al trabajar con estas personas descubren que han inhibido sus impulsos, sus fortalezas y las debilidades que se originan en su Casa 12 y todos son únicos en muchos sentidos. Supongo que así es la 12, inconsciente y, por lo tanto, insondable.


Esta doceava casa en nuestra historia vital a través de las Casas representa cómo aceptamos esos impulsos e instintos que hicimos y que no llegamos a expresar durante nuestra vida. Nuestras alegrías y nuestros remordimientos.


A veces necesitamos reprimir los impulsos e instintos. A veces necesitamos cavar profundo, descubrirlos y usarlos para sacarlos a la luz del día. Estos son a menudo los arquetipos asociados con la Casa 12, pero no siempre, por supuesto.


Un esbozo de interpretación de la casa 12


Veamos ahora un ejemplo concreto, al que llamaré Marcelo para preservar su identidad.


Datos natales: 3/1/2015 09:03 Nueva York

Punto para recordar: todos los signos corresponden exactamente a 30 ° (grados) en cada signo del zodiaco, pero el tamaño de las casas puede variar según la longitud geográfica y la latitud, el sistema de casas utilizado y la época del año. Cuando el horizonte oriental alcanza los 29 °, está a solo 1 °, o 4 minutos, lejos de los 30 °, que es el final de ese signo y el comienzo de la siguiente.


Marcelo tiene a Capricornio en la cúspide de la casa 12 y Capricornio “gobernado” por Saturno en la décima (regente de 12 en 10).


Esto nos indica que Marcelo necesita expresar lo que reside dentro de la caverna de su doceava casa. ¿Por qué digo esto? Porque Saturno, que regenta la Casa 12 a través de Capricornio, está sentado justo al lado de la décima cúspide.


Incluso si estuviese en cualquier otro lugar de la Casa 10, diría lo mismo: "Me esfuerzo por alcanzar la conciencia de mis impulsos e instintos de la Casa 12".


¿Porqué podemos llegar a esta conclusión?


La décima casa está relacionada con las metas, los logros, las ambiciones y, en general, con alcanzar algo, o lo que es lo mismo, esforzarse.


Saturno en la décima casa está expresando tres cosas: (1) él mismo; (2) Capricornio, el regente de la Casa 12 y, por lo tanto, la Casa 12 en sí.


Complicado, lo sé, pero si queremos llegar a ser astrólogos profesionales, montar una consulta y usar adecuadamente la astrología para la mejora de las vidas de quienes tratamos a atendemos necesitamos aprender este tipo de cosas. Quizás no hoy, ni la semana que viene, pero si practicamos terminaremos comprendiendo y lográndolo.


Marcelo se ve impulsado a expresar Capricornio, Saturno y los dos planetas que residen dentro de la Casa 12, Mercurio y Venus.


Pero ahora tenemos un problema, ¿podéis intuir cual es?


La Casa 12 está escondida en lo profundo de la psique de Marcelo, es su inconsciente, su inframundo. Es un lugar de mito y leyenda. Toda esta serie de lecciones trata sobre una 'Narrativa' o una historia de su vida y, en algunas cartas, la Casa 12 es esa historia.


Como decía, la Casa 12 puede ser un lugar de descanso, una cueva donde los planetas o los arquetipos descansan para descubrir cuál es su propósito en el ciclo vital actual.


Algunos planetas, como estos dos planetas que Marcelo tiene en su casa 12 (Mercurio y Venus), pueden expresarse fácilmente, se pasan por la Casa 12, toman un aperitivo, echan una siesta y se marchan.


Otros planetas nunca abandonan la seguridad de la caverna de la doceava casa.


Aunque Marcelo tiene al Sol y Plutón cerca de la cúspide de la casa Doce voy a centrarme en los planetas plenamente establecidos en su 12.


Los planetas personales, como Mercurio y Venus, exigen expresión, harán todo lo posible para que su presencia se note. Si Marcelo no permite que Mercurio juegue frecuentemente en su conciencia, probablemente éste le creará pesadillas, pensamientos perturbadores y oscurecerá su pensamiento cuando quiera escribir, estudiar o explicar cosas.


Venus refleja las conexiones, las redes y la socialización, si Marcelo no la deja salir de la cueva de su Casa 12, atraerá a personas que le hagan expresar su Venus, probablemente, causándole dolor. Venus hará su vida miserable, deprimente, solitaria y aburrida.


Quiero decir que si vemos los planetas como personas, es más fácil ver cómo se expresan realmente en nuestra psique.


Ahora bien, ¿cómo vive Marcelo los últimos años de su vida, cómo acepta la muerte, los finales y el renacimiento? ¿Cómo se acerca a la muerte? ¿Tendrá miedo? ¿Irá alegremente al próximo ciclo de su existencia?


Desde luego son buenas preguntas, y las pistas para resolverlas se encuentran claramente en su carta.


Capricornio: quizás busque un camino ortodoxo en lo referente a la religión, yendo a la iglesia diariamente, orando para que su alma pase en silencio y sin que él lo note. Quizás prefiera un funeral tradicional y, por lo tanto, tanto la ortodoxia como la tradición rigen su final y fallecimiento. Diría que aunque tenga a Acuario en su Ascendente, buscará un funeral ortodoxo, eso es exactamente lo que un Capricornio tradicional querría: orden y estructura.


Mercurio: querrá leer al final de los días: ¿cómo será? ¿Es la muerte realmente el final o es el principio? ¿Qué dicen las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte sobre el otro lado? Tendrá curiosidad y querrá saberlo todo.


Venus: querrá a alguien allí con él todo el tiempo. No realmente por miedo, aunque a veces Capricornio puede temer lo desconocido. La compañía es lo que Venus querrá y cualquier cosa le servirá, incluso la radio o la televisión, ya que funcionan las 24 horas, los 7 días de la semana, y eso es mejor que estar solo en la etapa final de la vida.


¿Cómo morirá Marcelo?


Esta es la pregunta del millón aunque nadie lo sabe realmente.


Algunas personas soñarán, algunas verán una visión de su muerte, a otras no les importará y otras habrán muerto tantas veces que simplemente no les importará.


¿Cómo voy a morir?


En este momento no tengo ni idea y no estoy realmente interesado. Supongo que si realmente quisiera podría gastar mucho tiempo y energía tratando de averiguarlo, pero en serio, ¿para qué molestarse?


En resumen, la Casa 12 es la casa de la ocultación y la expresión, pero es una expresión que se manifiesta en pequeñas dosis y con un propósito, no solo por el hecho de expresarse.


Psicoterapia en la casa doce


Para quienes trabajen como terapeutas o en junto a ellos es muy recomendable en este caso el uso de terapias de Meditación Arquetípica. Ofrecerle esta posibilidad a sus clientes/usuarios.


Hay que recordarles que la casa 12 habla sobre el mundo interior y que van a encontrarse con su ser interior. Es parte de su psique que representa sus emociones; su ser emocional.


Para finalizar me permito reproducir íntegramente la parte final del estudio realizado por Howard Sasportas sobre la Casa 12 en su libro “Las Doce Casas”.


        “Un viejo relato nos muestra el lado positivo de la casa Doce. A un hombre lo autorizan para visitar el Cielo y el Infierno. En el Infierno ve una gran reunión de personas sentadas alrededor de una mesa larga, puesta con toda clase de manjares deliciosos. Y sin embargo, todos aquellos desdichados se mueren de hambre. El visitante no tarda en descubrir que la razón de tan lamentable estado es que les han puesto cucharas y tenedores que son más largos que sus brazos y, como resultado, no pueden llevarse la comida a la boca. Después, el hombre es admitido al Cielo. Se encuentra con la misma mesa tendida, con los mismos cubiertos excesivamente largos. Pero en el Cielo, en vez de tratar de alimentarse, cada persona usa su cuchara o su tenedor para dar de comer a otra, de manera que están todas bien alimentadas y felices.

        Aún sin perder completamente nuestra propia identidad personal ni el sentimiento de nuestra peculiar individualidad, todos necesitamos experimentar y reconocer esa parte o aspecto de nosotros que es universal e ilimitado, y debemos reconocerlo y establecer contacto con él. En última instancia, de lo que se trata es de nadar en las aguas de la casa Doce, sin ahogarnos en ellas.

        Empezamos por emerger de la matriz original de la vida, nos establecemos como entidades individuales y finalmente nos encontramos con que, después de todo, en realidad somos uno con el resto de la creación. Ya sea que por mediación de la duodécima casa tengamos o no la vivencia consciente de nuestra conexión con el gran todo, es inevitable que nuestro cuerpo físico muera y se desintegre. Cuando el cuerpo muere, con él se extingue nuestro sentimiento de tener una existencia física separada. De una manera o de otra, regresamos al trasfondo colectivo del cual habíamos salido. Lo que allí había al comienzo, lo hay al final. Estamos de vuelta en el Ascendente, para volver a empezar en un nuevo nivel de la espiral.”



Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones

Add Your Reply