Una atmósfera de alivio: Luna nueva Cáncer


Comenzamos un nuevo ciclo lunar el lunes día 20 de julio de 2020 ya que la Luna y el Sol realizan una conjunción.  Las luminarias se opondrán a Saturno; la tensión resultante de estos aspectos actuará como una restricción para los nuevos comienzos, normalmente asociados con la Luna Nueva, imponiendo reglas, regulaciones, límites y pruebas.

Dada la sensibilidad de Cáncer, quizás queramos retirarnos del duro mundo que acecha fuera de nuestros hogares. Aunque, una vez que la Luna entre en el teatral Leo será más probable que queramos volver al escenario y busquemos enfrentar los obstáculos de la vida con una canción y una sonrisa. 

Luna Nueva en Cáncer

La Luna nueva en Cáncer nos aporta cierta atmósfera de alivio, no sólo porque una Luna nueva significa un renovado comienzo, sino también porque – a diferencia de Junio – no estamos ante un eclipse.

La reciente tríada de eclipses lunares y solares han sido bastante “completos” para algunas personas, ya que pueden haber experimentado – debido a estos eclipses – un no parar de desafíos vitales. Aunque, por el lado positivo, éstos también pueden habernos ayudado a pasar de página e incluso a terminar una saga dentro de nuestra literatura vital.

Así es la naturaleza de los eclipses: podemos encontrarnos que nos ofrecen grandes oportunidades; sin embargo, es probable que antes de que estas oportunidades lleguen nos encontremos con una serie de desafortunadas circunstancias por superar.

Quizás esto se deba a que los eventos inesperados nos mueven o nos atraen fuera de nuestra zona de confort, haciendo que el cambio sea inevitable y, por tanto, descubriendo nuevas posibilidades y oportunidades.

Dados los recientes eclipses, también puede haber una sensación de desigualdad: lo que para unos es afortunado, para otros puede ser una desgracia y viceversa. Empero, ¿debemos regocijarnos en aquellas oportunidades que nos vienen del cielo o empatizar con aquellos que sufren? En una situación ideal podríamos manejar ambas situaciones.

La oposición de Júpiter, Plutón y Saturno a la Nueva Luna indica la posibilidad que entremos en una fase de incomodidad y disputas interpersonales, con los lados opuestos trabajando a regañadientes.

Aunque Júpiter puede ser muy animado, el planeta se encuentra retrógrado en Capricornio, un signo en el que tiene menos espacio para maniobrar. Imaginémonos, por ejemplo, un globo aeroestatico, aquellos globos que muchos habremos visto en películas y series. Estos globos se manejan a través del calor, del fuego; si no tiene el suficiente calor, la canasta se encuentra en el suelo y el globo está desinflado, encontrándonos una masa de material en el suelo, sin el suficiente calor para elevarse.

No obstante, si a ese globo se le aplica el suficiente calor, se elevará, ¡pero llevará tiempo!

Con Júpiter retrógrado en Capricornio, pasa algo parecido, ahora mismo es ese globo, que está en el suelo, esperando a que en el futuro llegue el calor o el fuego necesario como para elevarse. Debemos esperar, confiados, en que llegue el apoyo adecuado para elevarnos.

Por otro lado,  una conjunción entre Júpiter y Plutón puede mostrarnos un poder positivo en la capacidad de profundizar e investigar todos los asuntos hasta llegar al fondo, obteniendo información valiosa y soluciones que pueden ser presentadas y discutidas.

El impulso de Júpiter de decir la verdad es muy diferente al lado secreto y oscuro de Plutón. Esto puede generar ciertas tensiones ya que, por un lado, Júpiter quiere decir imperiosamente la verdad, pero Plutón quiere ocultarla a toda costa. Aunque, llegará un punto que no sea posible ocultar toda la verdad y, en ese momento, cuando la verdad salga a la luz, podremos sentirnos más libres de lo que éramos, gracias a que la tensión entre uno y otro se disuelve.

Más allá de la inherente tensión entre la oposición de la Luna y el Sol, dentro del trío de los pesos pesados planetarios, hay que resaltar que tanto la Luna como Saturno están en su signo natural, aportandoles dignidad y fuerza. Quizás Saturno tenga un poco menos de ventaja debido a que está retrógrado. Aunque esto también puede significar que somos más laxos con las normas, lo que puede crear un impacto inesperado.

Con la Luna en Cáncer, los asuntos del hogar, la familia y la propiedad se resaltan; aunque quizás necesitemos eliminar todo aquello que esté planificado en relación a estos asuntos y dejarnos llevar por lo que surja. 


Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones

Add Your Reply