Eclipse lunar en piscis


eclipse-lunar-piscisLos eclipses nos impulsan a tomar grandes pasos en el viaje de nuestra alma. Mientras que los eclipses solares inducen cambios en la percepción de nosotros mismos y del papel que desempeñamos en el mundo, los eclipses lunares nos activan en un nivel más subconsciente y emocional, exponiendo las motivaciones que han estado por debajo del nivel de nuestra conciencia.

Durante un eclipse lunar, la luz que ha viajado 150.000.000 de kilómetros desde el Sol y otros 380.000 como reflejo de la Luna a la Tierra se atenúa durante unas horas.

Este eclipse del 16 de septiembre de 2016 es un eclipse penumbral, donde la Luna pasa a través del borde de la sombra de la Tierra en lugar de por el centro, pero sus efectos gravitacionales y electromagnéticos siguen ejerciendo una influencia profunda. El 16 de septiembre de 1997, hubo un eclipse lunar a 23° 53′ Piscis-Virgo, cerca de éste; una vez más, nos enfrentamos a decisiones cruciales.

En Piscis-Virgo, este eclipse lunar/ Luna llena nos induce a sanar la falta de conexión entre el espíritu y la materia, masculino y femenino, cabeza y corazón. Del mismo modo que el eclipse anterior formó una dinámica T-cuadrada, lo mismo ocurre con éste – con Marte y Quirón en lugar de Saturno y Neptuno.

Marte a 23° Sagitario se sitúa como el punto de vértice (haciendo una cuadratura al Sol en Virgo, así como a la conjunción Luna-Quirón en Piscis), apuntando hacia el problema central que enfrenta la humanidad en estos tiempos: ampliar nuestra visión de la realidad de la dualidad a la unicidad, a partir del miedo, la escasez, y el aislamiento de los que viven lejos hacia las mayores verdades del amor, la plenitud, y la interconexión.

Marte representa nuestra voluntad y coraje personales, lo que nos mueve a la afirmación y la acción, así como hacia la agresión y la destrucción. En su nivel más alto, Marte se expresa como el sagrado masculino y el guerrero espiritual.

Quirón nos enseña que mientras aprendemos del dolor, sanamos a través del amor; su estrecha relación con la Luna en Piscis y su cuadratura a Marte apoyan nuestra recuperación de las heridas de las creencias patriarcales, que han ejercido el terror, la vergüenza y la culpa como armas de engaño masivo, dominando y denigrando la santidad del cuerpo, lo femenino, y la Tierra.

Equilibrando y honrando a nuestros lados masculino y femenino, volviendo a conectar la cabeza con el corazón, siendo conscientes de que tenemos tanto un cuerpo como un «espíritu», y saliendo de la oscuridad de la dualidad a la luz de nuestra divinidad.

Volvemos al Jardín, a nuestra integridad y a la santidad, y experimentamos «el cielo» en la Tierra. Dos planetas se vuelven directos poco después de este eclipse, aportando su luz verde para que podamos avanzar en estos momentos. Mercurio directo a 15° Virgo el 21 de septiembre, y Plutón termina su retrogradación el 26 de septiembre a 15° Capricornio, manteniendo al mítico Mensajero de los dioses y al Señor del Inframundo dentro de 5° de un trígono entre ellos desde el 13 hasta finales de septiembre.

El trígono de Urano a Marte el 17 de septiembre (24° Aries-Sagitario) y la oposición a Venus a 24° Libra el 18 de septiembre proporcionan refuerzos adicionales, por lo que será más fácil para nosotros comprender nuevas vías y opciones.

Durante septiembre, Júpiter se mantiene cercano al Centro galáctico situado a 2° 03′ de Libra (exactamente el 18 de septiembre), magnificando una inmensa concentración de la inteligencia estelar que fluye de miles de millones de soles.

El centro galáctico  es el centro de rotación de nuestra galaxia, la Vía Láctea. En 1985 la Unión Astronómica Internacional adoptó la distancia a 8.5 kiloparsecs del Sol. Está en dirección de las constelaciones Sagitario, Ofiuco y Escorpio, donde la Vía Láctea parece más brillante.

El Centro galáctico es un Agujero Negro colosal en torno al cual nuestra Vía Láctea y otras galaxias giran.

La energía electromagnética del Centro galáctico actúa como un faro espiritual, lo que provoca un recuerdo profundo y visceral de nuestros orígenes cósmicos y nos impulsa a encarnar el destino codificado en nuestras cartas natales.

Esta Luna Llena/eclipse lunar ilumina nuestro siguiente paso y nos muestra que: “No es lo que tienes en el exterior lo que resplandece en la luz, es lo que tienes en el interior lo que brilla en la oscuridad.” Anthony Liccione


Comenta tus impresiones

Add Your Reply