2017 astrológico: preparados para evitar divisiones


astrologia-2017

Empezamos a respirar este jueves 1 de diciembre de 2016 una llamada a la acción, cortesía de un trígono Marte-Júpiter (exacto a 17° 01′ Acuario-Libra) y antesala del nuevo año 2017. Incluso la cauta Luna en Capricornio no puede amortiguar el potencial que sentimos agitándose en nuestro interior; este trígono entre Marte y Júpiter nos inspira a trabajar juntos por una causa mutua que también nos anima a aceptarnos unos a otros como individuos únicos.

Aquellos que sean especialmente sensibles a Quirón quizás no se sientan tan optimistas: se vuelve directo hoy (20° 40′ Piscis), dejándonos expuestos a dudas y temores. Sin embargo, los problemas de confianza que surgen podrán resolverse más fácilmente con la ayuda de la colaboración Marte-Júpiter.

Un sutil quintil (72°) Mercurio-Júpiter agrega otra capa de apoyo; podemos articular nuestros pensamientos más fácilmente, además de estar abiertos a las opiniones de los demás.

Saturno cuadratura Neptuno

Aunque Saturno puede estar cansado de su cuadratura a Neptuno, de un año de duración, el Planeta anillado no tiene programado salir de vacaciones en próximas fechas. A medida que comienza el mes de diciembre, este aspecto Saturno-Neptuno se encuentra más allá de su fase activa, pero Quirón ha estado esperando ser llamado para entrar en acción. El sanador herido entra a la refriega y recibe el testigo de Piscis de Neptuno, formando la primera de tres cuadraturas exactas a Saturno el 28 de diciembre. (Este aspecto se repite en 2017 el 30 de abril y el 2 de noviembre)

Esta nueva cuadratura, que de nuevo involucra a Saturno en Sagitario y un planeta en Piscis, significa que podríamos tener una sensación de déjà vu mientras hacemos la transición hacia 2017. Nuevamente observamos las mismas dualidades con las que trabajamos a lo largo de 2016: «nosotros versus ellos «, separación versus unidad, juicio versus aceptación, temor versus esperanza, dominación versus sumisión, y control versus entrega.

Quizás en 2017 estemos finalmente listos para evitar las divisiones, guiados por el toque curativo de Quirón, enfocándonos menos en nuestras diferencias y más en nuestros puntos en común. Nuestro objetivo es tomar el camino de la sabiduría – definido por Buda como la «vía media» – y elevarse por encima de la percepción de la dualidad. Este cambio en la conciencia es también nuestra clave para trascender las limitaciones del plano físico y expandir nuestra conciencia a dimensiones superiores.

Algo que tienen en común tanto la cuadratura Saturno-Neptuno de 2015-16 como la cuadratura Saturno-Quirón de 2016-17 es el recordatorio de que «no podemos vivir de pan únicamente». Neptuno y Quirón en Piscis se dedican a inculcar en nosotros un sentido de una realidad trascendente y una confianza en un plan más amplio que está más allá de nuestro control consciente. Estamos aprendiendo a dejar ir nuestra limitada percepción de lo que es ideal y permitir que el universo cree una perfección aún mayor, una que nunca hayamos previsto.

A través de sutiles estrategias (a veces no tan sutiles), Quirón y Neptuno en Piscis están borrando gradualmente las actitudes que no cumplen con las leyes espirituales superiores del universo. Después de que nos hayamos liberado con éxito de nuestros puntos de vista anticuados, limitando las creencias expuestas por Saturno en Sagitario, podremos comenzar de nuevo – pero con una perspectiva más iluminada para guiarnos.

Afortunadamente, Saturno puede ser un poco menos rígido y más fácil de trabajar conforme terminamos 2016. Saturno y Urano se encuentran en trígono exacto el 24 de diciembre, un aspecto que se repetirá el 18 de mayo y el 11 de noviembre de 2017. Cuando estos dos planetas están trabajando en armonía, Urano es capaz de sacar a la luz la vibración más alta de Saturno en Sagitario. Esta colaboración nos permite inventar nuevas formas que son más flexibles y más inclusivas de lo que podríamos esperar crear cuando sólo es Saturno quien se encuentra a cargo.

Saturno puede ayudar a domar las energías caóticas de Urano en Aries. Esta influencia estabilizadora será necesaria, ya que dos eventos planetarios al final del año aumentan el impacto de Urano y por lo tanto la probabilidad de que el planeta impredecible agite nuestros problemas: Júpiter se opone a Urano el 26 de diciembre y Urano se vuelve directo el 29 de diciembre.

Aunque Urano y Plutón se encuentran en este momento a cuatro grados de distancia de una cuadratura exacta, la interacción de Júpiter con ambos (Júpiter cuadratura a Plutón el 24 de noviembre) crea una amplia T-cuadrada que estará en vigor a lo largo de diciembre y enero. Esta tensa configuración podría reavivar algunas de las brasas de la poderosa cuadratura Urano-Plutón, que jugó un papel importante en el cambio del paisaje de nuestras vidas de 2012 a 2015.


Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones