Previsiones astrológicas semana 14 al 20 de abril de 2014


La sobrecarga de información es de esperar durante el Lunes debido a la cuadratura del cerebral Mercurio con el expansivo Júpiter (12º48’ Aries-Cáncer) y conjunción al chocante Urano. Las ideas brillantes y comentarios audaces cargan las conversaciones con promesas y conceptos que estiran los límites de la credibilidad. Utilizar estos tránsitos para crear ideas es perfecto, porque proveen de la libertad necesaria para la exploración intelectual sin el requisito de producir resultados prácticos inmediatos. Pero también habrá cierto subtono de sospecha; el escéptico Plutón alcanza su estación retrógrada (13º34’ Capricornio) antes de que Mercurio haga una cuadratura con este planeta exterior. Las discusiones de temas delicados pueden ser curativas y restaurar la confianza de llevarse con cuidado. Gracias a este aspecto perceptivo las ilusiones podrán ser reveladas, de la misma forma que se eliminan las nociones innecesarias agrupadas a lo largo de la tormenta de actividad mental del día.

Una forma razonable de cortar los conceptos, gente, y actividades apoya el eclipse total lunar de la Luna Llena en Libra del Martes al medio día. Es posible dejar de ser amable cuando no es necesario y dejar de depender de las personas que no cumplen los requisitos. Alterar los términos de las alianzas personales y profesionales puede revitalizar situaciones que se han desequilibrado. El ingreso de la Luna al extremo Escorpio por la mañana conduce niveles más profundos de sentimientos donde la resistencia al cambio se puede superar. Aún así, la hipersensibilidad en las relaciones será un reto, ya que el único aspecto difícil posible entre el Sol y Venus, una semicuadratura al mediodía, hace que cualquier problema se sienta más personal. La fuerza de una reacción emocional puede que no sea una forma muy acertada de medir una situación.

El zumbido comienza pronto el Miércoles con una oposición mentalmente estimulante y verbalmente asertiva de Mercurio a Marte (16º03’ Aries-Libra). Este es el último de la serie de aspectos difíciles del Planeta de la Comunicación que empezaron el Lunes, y puede ser el que ayude a alcanzar conclusiones. De todos modos, puede parecer que el ánimo esté a la espera de que aparezca una discusión o algún argumento que se interponga en la cooperación. No obstante, la mentalidad audaz y el sentido de la urgencia serán mucho mejores con palabras y hechos bien pensados.

El ambiente será muy distinto al llegar la tarde-noche del Jueves cuando la Luna sale del oscuro Escorpio y se eleva hasta los entusiastas cielos de Sagitario al día siguiente, hecho que trae consigo o bien inspiración, o bien imágenes poco realistas del futuro. Aun así, unas horas más tarde, el aspecto más dulce de los planetas más favorecidos por la astrología tradicional, un trígono Júpiter-Venus (13º12’ Piscis-Cáncer), es señal para comenzar el fin de semana temprano con objetivos placenteros.

El Viernes, el equilibrio entre la fe ciega y los valores sensibles viene con un sextil entre Venus y Plutón recién entrada la madrugada. Incluso si las inseguridades sociales se asoman con la cuadratura entre Luna y Venus al entrar la tarde, el aspecto anterior de Venus es recordatorio de que hay resistencia y recursos suficientes para restaurar un sentido de potencia. Las palabras podrán ser poco fiables por la noche cuando el verbal Mercurio forma un quincuncio con el torpe Saturno, previo a una semicuadratura confusa entre Mercurio y Neptuno a lo largo de la noche. Llevando lo que se ha ido diciendo a lo largo del día a una escala cada vez menos seria es una buena forma de evitar el paso de la duda extrema a la credulidad extrema.

Por la mañana del Sábado, un quincuncio Venus-Marte en Piscis-Libra puede llegar a marcar una mañana embarazosa cuando la coordinación de los planes no resulta sencilla. Ser capaz de realizar ajustes y reaccionar con rapidez ante circunstancias inesperadas puede reducir el estrés que se intensifica al tratar de adherirse a un horario. El pragmatismo de los signos de tierra entra en escena cuando la Luna alcanza a Capricornio por la tarde. Mientras este evento es capaz de incrementar la ambición y generar rigidez, el ingreso del Sol en un signo más suave terrestre, Tauro, un par de horas más tarde está construido para el placer.

Estas fuerzas solares relajantes son retadas por el impacto revolucionario de la cuadratura entre Júpiter y Urano recién entrado el Domingo (13º29’ Cáncer-Aries) y oposición a Plutón durante la tarde-noche del Domingo. Estos patrones fuertemente disruptivos de las creencias y expectativas estarán activos por lo menos durante una semana anterior y posterior al Domingo. Son recordatorio de que, incluso las motivaciones internas positivas o experiencias externas negativas surgen con rapidez, y tratar con ellas es un proceso a largo plazo.


Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones