Luna llena en Cáncer: temblores emocionales


Al iniciar el lunes 9 esta semana de enero de 2017 podemos tener problemas para rescatar y recuperar nuestras propias palabras, ya que la Luna en Géminis lanza una cuadratura al olvidadizo Neptuno. La niebla puede despejarse con bastante rapidez, pero el aspecto primario del día, un sesquicuadratura Venus-Júpiter ( un aspecto menor formado por dos planetas separados entre sí por 135 grados) podría contribuir a un lapso menos problemático en el juicio que emitamos hoy. Queremos percibir cierta tendencia a gastar más o ser demasiado complacientes con los demás. Los compañeros de oficina pueden ser algo abruptos con nosotros al final de la jornada de trabajo cuando la Luna haga una cuadratura a Marte, pero con el Planeta Rojo en el sensible Piscis no podemos saber hasta más tarde que estaban reaccionando defensivamente a algo que dijimos.

Una potente cuadratura Sol-Urano (20° 37′ Capricornio-Aries) nos despierta el martes y marca el resto de la semana. Si nos hemos sentido rebeldes, puede ser difícil contener ese impulso en estos momentos. Este es un aspecto de ruptura y desajuste – a veces tenemos que experimentar las cosas cayendo a pedazos antes de darnos cuenta de que en realidad se están uniendo. Expresando una energía muy diferente, Saturno se alinea con el fiel Juno (y a veces doloroso). Esta conjunción ocurre aproximadamente una vez cada cinco años; con Juno representando las expresiones positivas y negativas de las relaciones, nos pide que examinemos seriamente nuestras relaciones más comprometidas y evaluemos su propósito en nuestras vidas. Puede ser un momento para tomar decisiones importantes, pero Saturno requiere que tomemos nuestro tiempo y no actuemos impulsivamente.

Podríamos desear evitar discusiones serias al comienzo de la tarde, ya que una oposición Luna-Mercurio aumenta la energía nerviosa y la impaciencia. Las cosas se complican más cuando la Luna entra en el melancólico Cáncer. Incluso si tenemos las mejores intenciones, los demás pueden tomar nuestras palabras más personalmente de lo que nos gustaría. Un determinado sextil Marte-Plutón (17° 17′ Piscis-Capricornio), significa que no es probable que desperdiciemos demasiada energía lamentando nuestras elecciones.

La tensión, pero también la sensación de que estamos en una vía rápida hacia el futuro, continúa el miércoles. Un trígono entre Saturno y el planeta menor Eris (22° 32′ Sagitario-Aries) proporciona el coraje y la convicción que necesitamos para pasar a la siguiente fase de nuestras vidas.

El día comienza bastante suavemente el miércoles con un trígono apacible Luna-Neptuno al amanecer, pero por la tarde es un mundo diferente. En primer lugar tendremos una oposición entre la Luna en Cáncer y Plutón hace que se enfríe cualquier emoción que haya estado hirviendo.

Un trígono Luna-Marte sólo una hora más tarde se suma a la intensidad, pero también puede proporcionar una salida positiva para liberar nuestros sentimientos. Supervisándolo todo aparece en escena la cuadratura Sol-Júpiter (22° 09′ Capricornio-Libra). Este aspecto casi asegura que lo que nos sucede, esas pequeñas cosas (o grandes) de nuestro día a día, parecerán más grandes que nuestras propias vidas, como si los estuviéramos mirando en un espejo de los que lo amplifican todo.

El jueves 12 de enero nos regala una Luna llena dinámica. En el momento de esta lunación, la Luna en Cáncer se opone al Sol y Plutón en Capricornio, con una cuadratura a Júpiter en Libra, y también a Urano, Ceres y Eris en Aries. Esta gran cruz cardinal aumenta nuestra impaciencia y asertividad, lo que puede conducir a decisiones precipitadas y acciones impulsivas. El desafío es aprovechar las poderosas energías de esta gran cruz y usarlas de una manera disciplinada y decidida. Para beneficiarnos de esta configuración tendremos que mostrar paciencia y cooperación, en lugar de creer que podemos hacerlo todo sin una planificación cuidadosa. Esta lunación Cáncer refuerza la necesidad de aplicar pensamiento deliberado e inteligente a los acontecimientos actuales.

Menos de tres horas después de la Luna Llena, la lente a través de la cual vemos la realidad cambia, cuando Mercurio entra en el estabilizador Capricornio el jueves. Este cambio de signos puede ayudarnos a ver los acontecimientos recientes desde una perspectiva más objetiva y también nos ayuda a basar nuestras decisiones en una evaluación cautelosa de nuestras opciones. A pesar de esta objetividad, una conjunción compasiva Venus-Neptuno en Piscis (10° 02′) abre nuestros corazones a aquellos que pueden ser menos afortunados que nosotros. Parte de esta sensibilidad puede dispersarse cuando la Luna entre en el confiable Leo, pero la tendencia del León a sobre dramatizar también podría aumentar la reactividad emocional.

El viernes, 13 de enero, es un día muy tranquilo astrológicamente hablando. Incluso la Luna en Leo no tiene grandes aspectos, dejándonos libres para reflexionar sobre los acontecimientos de la semana y cómo afectarán en nuestro viaje hacia el futuro.

Un sextil Luna-Júpiter antes del amanecer aclara brevemente el estado de ánimo el sábado por la mañana. Seguido por la influencia constante de un trígono lunar a Saturno. La Luna permanecerá entonces vacía de curso durante la mayor parte del día – pero el Sol restringe la holgura, ofreciendo una cuadratura a Ceres (24° 56′ Capricornio-Aries). Este aspecto representa un conflicto entre la necesidad de enfocarnos en nuestros propios objetivos y nuestro deseo de ser una nutrida y solidaria presencia para nuestros seres queridos. La semi-cuadratura Sol-Neptuno no ayuda a aclarar cómo debemos actuar, ya que nuestra definición de responsabilidad puede cambiar de momento en momento. Tal vez por la tarde, cuando la Luna entre en el analítico Virgo, empezaremos a sentirnos más seguros de qué enfoque tomar.

El domingo 15 de enero de 2017 todavía no terminamos de salir de la niebla – Neptuno se encuentra en semicuadratura a Ceres, continuando algo de la confusión que sentimos el sábado. Incluso la Luna en Virgo lucha por mantener su postura práctica habitual; las oposiciones lunares a Neptuno y a Venus, ambos en Piscis, difuminan las fronteras entre el yo y los demás, haciendo difícil saber lo que realmente sentimos y deseamos.


Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones