Horóscopo lunar: utiliza la Luna Mágica para crear la vida que quieres

El objetivo de este artículo es escribir una guía detallada sobre la LUNA y su influencia en nuestras vidas, para ello abordaremos, entre otros, el horóscopo lunar o revolución lunar mediante:

  • un análisis exhaustivo, investigando todas las fuentes posibles de expertos y maestros
  • comentando las experiencias personales
  • ofreciendo todos los recursos disponibles de las fuentes autorizadas en este aspecto tan importante de la astrología.

Tratamos algunos aspectos fundamentales que te serán de ayuda a la hora de entender su influencia y cómo aprovecharla mejor en nuestro día a día.

Sea cual sea tu nivel de conocimiento astrológico podrás seguir las sencillas recomendaciones y disfrutar de sus beneficios.

Cómo leer este artículo

Si solo tienes curiosidad por saber un poco más sobre el horóscopo lunar
Navega con libertad y aprende lo que más te interese.

Si quieres empezar a realizar los ejercicios
No necesitas todos los detalles. Solo una idea general. Lee los consejos.

Si eres un principiante en el mundo de la astrología
Presta especial atención al apartado la luna en los signos

Si te interesa estudiar la materia en profundidad y ampliar conocimientos
Te ofrecemos enlaces los mejores recursos que hemos encontrado

"Cautiva, Asombra y Deja Totalmente Satisfechos A Clientes y Amigos Con Las Herramientas Más Modernas y La Experiencia De Toda La Tradición Astrológica"

El aspecto más importante es entender que la astrología no es un método de adivinación, sino una herramienta de autoayuda.

El enfoque psicológico y/o transpersonal contempla la astrología desde un punto de vista más amplio. Contempla la valiosa influencia de la mente y de las actitudes psicológicas en la salud física, mental y espiritual.

1. Horóscopo lunar: ​​​​​Luna mágica

Antes de empezar a hablar de lo que es un horóscopo lunar o revolución lunar, imaginemos por un momento que nos encontramos trabajando en una cafetería con nuestro ordenador, o en casa, o en la oficina, concentrados en nuestro trabajo, y escuchamos que empieza a sonar una música de fondo y, de repente, nos encontramos tarareando esa música de la que ni siquiera éramos conscientes, esto quiere decir que has podido experimentar el significado de esta la Luna mágica.

Se mueve hacia ti, antes de que seas consciente de su llegada. Más que cualquier otro cuerpo celeste, la Luna te lleva a sintonizarte y sentir el etéreo ritmo cósmico.

Puede que una noche, el brillante destello de su fase creciente nos deje asombrados, para que, unas noches más tarde, tímidamente nos muestre tan sólo una mitad. Transcurre la semana y la Luna, una vez más, se eleva en dirección opuesta al astro rey.

Desde la antigüedad, este movimiento cambiante pero predecible ha dado una idea del paso del tiempo. En un nivel todavía más profundo, la Luna nos enseña que el tiempo es mucho más que solo momentos que pasan. Tiene un don. Es un sentimiento.

Esto es exactamente de lo que trata esta guía. Te ayudará a entender el sutil estado de ánimo del cosmos.

Observando las fases de la Luna, lo que los astrólogos llaman horóscopo lunar (y revolución lunar si se aplica a una persona), y entendiendo cómo colorean los signos astrológicos la expresión nocturna de ésta, podemos abrir el lado más intuitivo de la mente. Aprendemos de esta forma a dejarnos llevar por las olas, en vez de ir a contracorriente.

“Tu conciencia cada vez más consciente de los sagrados ritmos que confluyen en la vida, hará que te vuelva a encantar el mundo, pues ocurre como en el cine: las grandes bandas sonoras crean las mejores películas.”

2. Cómo usar esta guía de la Luna


Esta guía comienza con un vistazo rápido sobre las cualidades asociadas a las fases lunares y cómo la Luna se relaciona con cada signo.

A continuación, se incluyen varios ejercicios de meditación diseñados para fortalecer nuestra relación personal con la Luna y sus estados de ánimo. Al igual que con nuestros amigos, cada uno experimenta la vibración de la Luna ligeramente diferente.

Finalmente, para aprovechar mejor la experiencia es recomendable que crees un “Diario Lunar” , ya sea o bien dentro de tu diario personal o bien en un diario completamente diferente. Escribir tus experiencias hará que te resulte más sencillo recordarlas e integrarlas.

Además, puedes rememorar experiencias pasadas que acontecieron en las diferentes fases lunares, y en sus diferentes signos, para así averiguar si hay similitudes y coincidencias en los temas llevados a cabo.

Para un estudio más detallado y una trabajo de crecimiento personal resultaría muy conveniente poder acceder a nuestra revolución lunar, para ello necesitamos en primer lugar conocer nuestra carta astral.

Una revolución lunar u horóscopo lunar es la carta astral calculada para el momento en el que la Luna vuelve a la misma posición natal empezando un nuevo ciclo, lo que ocurre cada 27-28 días aproximadamente, trece veces al año.

3. Viviendo en relación a las fases lunares


A medida que la Luna rodea la Tierra en el transcurso del mes, su relación cambiante con el Sol induce las mareas oceánicas y otros ritmos biológicos. Si bien toda la vida en la Tierra depende de los rayos del Sol para obtener energía, también requiere que la Luna agite y estabilice las "Aguas de la Vida".

Esta eterna danza del Sol, la Luna y la Tierra crea las fases lunares. Al igual que las mareas cósmicas, su significado astrológico surge del sutil simbolismo entre su crecimiento y decrecimiento.

Desde tiempos primitivos, hemos visto al Sol como el avatar de una chispa divina cósmica dentro de cada uno de nosotros. Es nuestra fuerza, nuestra vitalidad y la luz dentro de nosotros. El "señor del día", nos trae iluminación, conciencia y la pasión necesaria para querer ser vistos y escuchados.

El misterio y la magia son los segundos nombres de la Luna. La Luna recoge los rayos del sol, luego los ensalza y los materializa. La "dama de la noche" gobierna nuestro cuerpo etérico, nuestra mente como medio para la experiencia, nuestra memoria y nuestras emociones. Habla de cómo nos alimentamos y cómo buscamos satisfacer nuestras necesidades.

4. Cómo se mueve la Luna: la creación del horóscopo lunar


La Luna tarda, aproximadamente, 27,3 días en recorrer la tierra. Sin embargo, como la Tierra y la Luna se mueven alrededor del Sol, lleva alrededor de 29,5 días pasar de una Luna Nueva a la siguiente. Este fenómeno es lo que los astrónomos denominan como mes sinódico.

Durante un mes sinódico, la Luna crece de media luna a completa, luego disminuye lentamente su luz hasta que se desvanece, reapareciendo unos días más tarde. El ciclo de nacimiento, muerte y renacimiento de la Luna es una de las metáforas espirituales más antiguas ya que lo encontramos reflejado en las mitologías religiosas de todo el mundo.

Las diferentes culturas han categorizado la aparición de las fases lunares de diferentes maneras, algunas hablan de tres fases, otras de trece y algunas incluso de veintiocho. En la cultura occidental moderna, solemos hablar de ocho fases lunares; cuatro de las cuales todavía se observan en muchos calendarios (nueva, llena, primer y último cuarto).

Empezar a trabajar con la Luna es muy sencillo, sal a dar un paseo nocturno y obsérvala.

5. Las ocho fases de la Luna


La astrología no sólo considera como las cosas se mueven en el cielo, sino también su significado simbólico y las “misteriosas experiencias internas” que correlacionamos con las observaciones del mundo exterior.

Vamos a empezar revisando cómo los astrólogos describen las fases lunares.

1. Luna Nueva o novilunio (día 0 - conjunción con el Sol)

Ocurre cuando la Luna está en conjunción, esto es, se alinean en este orden Sol-Luna-Tierra. De este modo, la cara visible de la Luna queda sumida en la oscuridad y no la apreciamos desde nuestro planeta. Cuando la alineación es total, tenemos un eclipse de Sol.

Cuando hay Luna nueva, esta se vuelve invisible, se pierde en el resplandor de los rayos solares. Sin embargo, es el momento en el que las estrellas llenan nuestra vida: aquí es cuando nuevas ideas e inspiración inunda tu ser.

Durante la oscuridad que envuelve la Luna Nueva es sensato alejarse del ajetreo, y soñar. Es el momento perfecto para hacer preguntas, meditar y escuchar respuestas. Un diario iniciado bajo una luna nueva resulta una gran fuente de inspiración.

2. Luna creciente (días 1 a 6 - La Luna se encuentra en sextil, distancia de 60 grados, con el Sol)

Esta fase abarca desde la neomenia, esto es, la primera luna visible, hasta la fase de cuarto creciente. En esta fase la Luna es visible durante el día, se oculta antes de la medianoche astronómica y se muestra cóncava.

Cuando la Luna creciente aparece por primera vez bajo el cielo del crepúsculo, se convierte en el faro que nos ilumina. Solo unos días después de la Luna Nueva, evidenciamos de que nuestras preguntas encuentran respuesta, de que las semillas que hemos plantado germinan.

Es el momento perfecto para realizar una lluvia de ideas o comenzar un nuevo plan. Del trabajo a las relaciones, la energía es nueva e inocente. Todo parece posible.

3. Cuarto creciente (día 7 - Luna cuadratura, 90 grados, al Sol)

En este punto la Luna nos muestra la mitad de su cara visible iluminada. Ese día nuestro satélite aparece por el horizonte en el mediodía astronómico, es decir, cuando el Sol pasa por el punto geográfico Sur y se oculta en el momento de medianoche astronómica.

Hay una perturbación en la fuerza cuando la media luna cuelga en lo alto al atardecer. Manifestar nuestros ideales, rara vez es sencillo. Necesitamos tenacidad y creatividad para superar los obstáculos. En el primer cuarto de la Luna, debemos tener paciencia y ser persistentes si buscamos encontrar soluciones.

Es la primera prueba para ver si nuestras ideas tienen mérito y vale la pena trabajarlas. Si nos sentimos irritables o incómodos con nosotros mismos, debemos recordar que esa sensación en realidad es un estímulo para seguir avanzando. Aprovechemos la circunstancia.

4. Gibosa creciente (días 8 a 13 - la Luna en trígono al Sol)

Pasado el cuarto creciente y hasta la Luna llena, nuestro satélite se nos mostrará convexo y mostrará una joroba o giba, de ahí el nombre de esta fase. La podremos ver desde la tarde hasta la madrugada.

El impulso es el sello distintivo de la Luna gibosa, que ahora corre hacia la plenitud. La realización de nuestros objetivos está a la mano; casi podemos saborear su dulzura.

El entusiasmo, la anticipación y la celebración están en el aire. No debemos perdernos en los laureles; ahora es el momento de canalizar nuestra pasión y emociones para la oleada final que se avecina. Respiremos hondo y disfrutemos, pero enfocados.

5. Luna llena o plenilunio/diseminada (día 14 - la Luna se opone, 180 grados, al Sol)

Sucede cuando la Luna se encuentra en el punto de oposición, esto es, alineada en este orden Sol-Tierra-Luna, mostrando la cara visible totalmente iluminada. Si la alineación es total tendremos un eclipse, en este caso de Luna. La podremos ver durante toda la noche.

 ¿Quién no ha sido cautivado por la luminosa Luna Llena? 

Al levantarse en el este, justo cuando el Sol se pone en el oeste, nuestros ojos son atraídos hacia ella por su hechizo magnético. Los días antes y después de la Luna Llena son una época de romance y magia.

Recibimos una invitación para cosechar los frutos de nuestro trabajo y beber los placeres de la vida. El velo entre mundos se vuelve muy delgado, tejiendo un estado alterado de conciencia. Genio inspirado, o locura, la elección es nuestra.

6. Gibosa menguante (días 15 a 20 - Luna trígono, 120 grados, al Sol)

Desde la Luna llena hasta el cuarto menguante nuestro satélite nos volverá a mostrar la giba teniendo un perfil convexo. Podemos apreciarla desde la madrugada hasta por la mañana.

Es un momento en el que nos sentimos con la necesidad de algo profundo, buscando reconectarnos con los conceptos básicos de la vida, debemos compartir nuestra generosidad y gratitud durante la Luna Gibosa menguante.

Nuestro conocimiento y experiencia son valiosos. También es un buen momento para agradecer a quienes nos ayudaron en el camino. Después de todo, nunca hacemos nada del todo solos.

7. Cuarto menguante (día 21 - Luna cuadratura al Sol)

Como en el anterior cuarto, la Luna nos muestra iluminada la mitad de su cara visible, que por supuesto, es la otra mitad de la que veíamos en cuarto creciente. En esta fase aparece en el momento de la medianoche astronómica y se oculta al mediodía astronómico.

Las despedidas siempre causan tristeza, incluso cuando sabemos que es hora de seguir adelante. En el último cuarto de Luna, es posible que tengamos la tentación de intentar aguantar un poco más. Es aquí cuando debemos  recordar la práctica budista del desapego: la vida es impermanente, el aferramiento solo generará sufrimiento. Consideremos lo que hayamos creado y experimentado. Soltemos lo que ya no sirve. Podemos sentir la pena, pero sigamos hacia adelante.

8. Luna menguante/balsámica (días 22 a 27 - Luna sextil al Sol)

La Luna se nos vuelve a mostrar cóncava. Esta fase la podremos apreciar a última hora de la madrugada y durante parte del día. Al finalizar esta fase volveremos a la Luna nueva y comenzará otro nuevo ciclo de lunación.

¿Qué hemos aprendido? ¿A dónde nos dirigimos?

Estas son las preguntas que debemos hacernos bajo la luna creciente. Nuestras tormentas emocionales han pasado, dejando una clara tranquilidad que propicia la autorreflexión y observación. Es aquí cuando podemos medir nuestros resultados y descubrir cómo mejorar lo que ya funciona. Podemos terminar en estos momentos nuestros viejos negocios.

Es el momento de prepararnos para volver a sumergirnos y comenzar el siguiente ciclo lunar con la próxima Luna Nueva.

La base de un horóscopo lunar; las fases y aspectos que forma la Luna

6. Consejos para trabajar con las fases lunares

Como hemos comprobado, cada mes, la Luna se mueve entre un pulso de nacimiento, plenitud, cosecha, declive y renacimiento. Es un patrón común a todos los procesos naturales, todas las cosas nacen, viven y mueren.

Cómo nos movemos en este proceso dice mucho de nuestra habilidad para crecer y cambiar, sin importar lo que la vida nos depare.

Consideremos por un momento cómo sería vivir en armonía con este ciclo tanto en nuestra vida personal como en nuestra vida laboral.

En el trabajo o en el negocio: Las fases lunares son el complemento perfecto para el proceso de planificación mensual. Ciertas fases nos ayudan a incorporar, entre otras cosas, ideas para una colaboración, buenas reflexiones, lluvias de ideas y autocrítica.

Es una energía que nos afecta a todos: a ti, a tu equipo, a tus vendedores y proveedores e incluso a tus clientes. Incorporar el ciclo lunar de 29 días en nuestra agenda podría llevarnos hacia un negocio más próspero.

En el cuidado personal: Nuestro cuerpo, literalmente, evolucionó bajo la luz creciente y menguante de la Luna. En los últimos 100 años, las luces artificiales han interrumpido milenios de biología, resultando en trastornos del sueño (y la consiguiente dificultad para adaptarse a otras circunstancias, exacerbando el estrés en el mundo moderno).

Observa cómo te sientes bajo las diferentes fases de la Luna. Piensa en cómo podrías cambiar la iluminación de tu hogar, o tu horario, para estar más en sintonía con el crecimiento y decrecimiento de la Luna.

“"Aquí es donde tu diario lunar y tus meditaciones son útiles. Úsalos para comprender tu relación con la Luna y sus movimientos."”

Aunque de forma ideal la mejor opción es calcular nuestro horóscopo lunar o revolución lunar, el cual nos indica en qué área concreta de nuestra vida vamos a recibir esta influencia (casas astrológicas).

Además, con la astrología transpersonal, aprendemos a manejar para nosotros mismos y para los demás estas energías; con grandes resultados tanto para nosotros mismos como para los demás.

A continuación planteamos una aproximación genérica de la influencia de la Luna en los diferentes signos del zodiaco y cómo puede afectar al horóscopo lunar.

7. La Luna por Signo

Además de las fases de la Luna, existe otro ciclo definido según su movimiento a través del cielo, en contraste con las estrellas. Los astrónomos lo denominan mes sideral, y transcurre durante unos 27 días.

En la astrología occidental pensamos en ello en términos de mes tropical – el tiempo que emplea la Luna en repetir su transcurso alrededor de los doce signos del Zodíaco.

La Luna visita cada signo una vez cada mes tropical. De media, la Luna pasa unos dos días y medio en cada signo, antes de moverse al siguiente. A medida que se mueve, también circula a través de todos los elementos – fuego, tierra, aire y agua.

Como si de una partitura musical se tratara, estos elementos marcan el ritmo de nuestra experiencia con la Luna para un determinado día. Los almanaques siempre han listado estos signos lunares como guía para plantar cereales, cuidado personal y más, sugerir actividades apropiadas para cada energía astral.

Además, como hay una diferencia de dos días entre los meses tropical y sinódico, la Luna solo será Luna Nueva en un único signo una sola vez al año (sí, a veces se repite, pero rara vez ocurre esto).

Estas Lunas especiales nos brindan la oportunidad de profundizar de verdad en un tema específico de la vida (también en algún área, pero sería necesaria una copia de la carta natal para poder verlo).

Así que fijémonos en la calidad de la expresión de la Luna por signo. Insistimos que para un uso mucho más efectivo resulta muy conveniente calcular el horóscopo lunar o revolución lunar individual.

7.1Lunas de fuego


El fuego asciende. Calienta e ilumina el camino. Es portador de esperanza, con destellos de inspiración y percepción. Orientado a la acción, piensa en el futuro. Pero también es impaciente, y fácil de enfadar. Las Lunas de fuego son las menos propensas a colgarse en el pasado.

Cuando necesitamos energía inspiradora y animada, una avivada Luna de fuego es nuestra mejor aliada. Y, especialmente si nos sentimos bloqueados, pueden animarnos a iniciemos acciones positivas

ARIES

La Luna Llena en Aries es combustible para pioneros. Combinando fuego, la energía (cardinal) directa de Aries, y su regente orientado a la acción Marte, la Luna en Aries está totalmente centrada en la búsqueda de sus necesidades – como, por ejemplo, ¡ser el mejor!

Igual que un buen corcel criado exclusivamente para la carrera, con sus anteojeras bien puestas, corre directamente hacia la meta, descartando todas las distracciones. Motivo por el que tiene fama de no desenvolverse demasiado bien con los demás.

El fuego concentrado de una Luna Llena en Aries puede ayudarnos a conseguir el desarrollo que necesitamos, si hacemos un hueco para trabajarlo en profundidad. La verdadera genialidad puede surgir de una conexión directa con la fuente de energía.

“Apaga el teléfono y saca tiempo para centrarte en tu pasión”

Una Luna Llena en Aries (entre el 23 de Septiembre y el 21 de Octubre) es toda una fuerza de la naturaleza –el gran fuego de Aries junto a la intensidad emocional de una Luna Llena, bien dirigido, es una potente fuerza capaz de romper con cualquier obstáculo presente en el camino. Pero, de la misma manera que los carneros chocan sus cabezas en la lucha por territorio y dominación, tengamos cuidado con la tendencia a la ira y la violencia.

LEO

“Eres una estrella,” susurra la Luna en Leo. Como su regente, el Sol, la feroz energía de Leo es autosuficiente y autorrenovable. Las lunas en Leo son estupendas para promover la vitalidad, creatividad y un buen ambiente.

Tan solo hay que asegurar que todo el mundo disfrute de una oportunidad para brillar y ser visto; de lo contrario lo que se conseguirá es seguir la receta perfecta para encontrarse con una habitación llena de fieras a la defensiva.

Es posible sentirse muy consciente de uno mismo durante una Luna Llena en Leo. La objetividad en lo referente a las propias necesidades puede que sea difícil de encontrar. Pero si no se sabe cómo expresar lo que se quiere, ¿cómo se va a conseguir?

Hay que tener cuidado con una dramatización excesiva – aunque siempre es posible unirse a un grupo de drama-terapéutico en el que el resto de personas aguantan un espejo con el que poder verse a uno mismo con más claridad.

Cuidado mundo. Cuando la Luna Llena en Leo (entre el 20 de Enero y el 18 de Febrero) ilumina el cielo, todo el mundo se convierte en escena. Literalmente. Hay cierta sensación de que un foco se centra sobre todos y cada uno de nosotros.

Recibimos inspiración para dar lo mejor de nosotros mismos. Las reinas del drama prosperan, pero algunas también puede que tengan miedo escénico. Los egos se rasguñan con facilidad, así que hay que mantener la positividad. 

SAGITARIO

La Luna en Sagitario siempre se pregunta qué habrá más allá de la curva del río. La propiedad mutable de su feroz energía la vuelve la buscadora eterna, siempre queriendo aprender más y experimentar más.

Gobernada por un jovial Júpiter, mira hacia el lado positivo, tiene un peculiar sentido del humor y no guarda demasiados rencores. Aunque puede que genere la necesidad de tapones para los oídos; las lunas en Sagitario también promueven las predicaciones jactanciosas y exageradas.

Saca el mapa durante la luz de la Luna Nueva en Sagitario (entre el 22 de Noviembre y el 21 de Diciembre). Reserva tiempo para considerar dónde quieres ir – planea tu próximo mes, o incluso tu próximo año. Puede ser cualquier lugar, u otro tipo de destino: una idea u objetivo que capture a tu imaginación. ¡No temas en soñar a lo grande!

Luna Llena (entre el 21 de Mayo y el 20  de Junio). Tus pies y corazón puede que se sientan inquietos por explorar. Pero también es probable que muerdas más de lo que puedes mascar. El mejor consejo: recuerda la sensación de esta Luna.

Es la mejor tónica estimulante una vez sabes dónde vas.

7.2 Lunas de Tierra

La tierra baja. Cristaliza y encierra energía. La tierra da forma a los sueños en la realidad física. El pragmatismo y la sensualidad son sus pasatiempos favoritos. Pero demasiada tierra y podrías sentirte aplastado o deprimido.

Cuando necesitas concentración y aguante, la tierra es tu aliada. Si necesitas dejar de dar vueltas, o decir “no” al melodrama, la Luna de tierra viene al rescate. Trae conocimiento práctico para sacar las cosas hacia adelante, y algo de magia para manifestarlas.

CAPRICORNIO

Enróllate las mangas. La Luna en Capricornio es la amiga del constructor. Destaca en la autodisciplina y el planeamiento. Puede ayudarnos a convertir grandes sueños en planes de acción manejables. Las tenaces lunas en Capricornio, gobernadas por Saturno, también te recuerdan que los fallos y éxitos son destellos momentáneos sobre el camino; el contento duradero viene de encontrar placer en el proceso.

Las Lunas Nuevas en Capricornio (entre el 22 de Diciembre y el 19 de Enero) son ricas y complejas. Las emociones elevadas de una Luna Llena no siempre son fáciles de canalizar. Ignoradas o sin revisar, pueden convertirse en miedos y ansiedades. Una Luna Llena en Capricornio suele querer hacer lo que comprende – trabajar – para evadir emociones. Se gentil contigo mismo, y no te sobre excedas.

TAURO

Qué rico. No hay nada más delicioso que una Luna en Tauro.
Su naturaleza nos recuerda que disfrutemos de su generosidad en todas sus formas. Los antiguos celebraban la fertilidad y los festivales de la cosecha bajo sus rayos, y tu podrías hacer lo mismo.

Bajo esta Luna gobernada por Venus, recuerda oler las rosas – el placer y la sensualidad son antídotos esenciales ante el estrés de la vida moderna. Hay placer rejuvenecedor en la tranquilidad, el descanso, y el sueño.

Con una Luna Nueva en Tauro (entre el 20 de Abril y el 20 de Mayo), se nos recuerda que bajemos el ritmo. (Si verdaderamente lo estás intentando muy duro, tu niño interior puede que rechace por completo el trabajo.) Introducir descansos, cuidado personal, o simplemente apagar el teléfono un rato, es esencial para mejorar la productividad y la salud. Si descubres que funciona, ¿por qué no convertirlo en hábito para todo el año?

Pura magia terrenal. La Luna Llena en Tauro (entre el 22 de Octubre y el 21 de Noviembre) podría haber inspirado a los Hobbits de J.R.R. Tolkien y su amor por la calidad, los placeres simples y las comodidades.

Un poco de hedonismo es capaz de pulir los bordes afilados de un duro mundo. Fabrica tu propia madriguera Hobbit que te apoye en todo lo que hagas – trabajo, amor y familia – y recoge los beneficios durante el resto del año.

VIRGO

Para sacar el máximo partido de una Luna en Virgo, la percepción de uno mismo es esencial.

La Luna en Virgo añora la perfección, pero también siente con profundidad la distancia a la que se encuentra y la imposibilidad de alcanzarla. Por tanto, bajo una Luna en Virgo gobernada por Mercurio, debes dar uso a tu inteligencia para crear un plan viable que se acerque más a tu “perfección.” Y después, ponerte a ello.

Ah, y nunca mires hacia abajo: los miedos y ansiedades ante la posibilidad del fallo y no dar la talla son el Talón de Aquiles de la Luna en Virgo. Mejor aún, aprende a ver la perfección en la imperfección.

Afila tus lápices. Las lunas Nuevas en Virgo (entre el 23 de Agosto y el 22 de Septiembre) son expertas en descubrir cómo hacer que todo sea más eficiente y efectivo. Si trabajas para ti mismo, o estás a cargo de tu horario, es el momento ideal para revisar lo que haces y si cumple tus objetivos. No tengas miedo de dejar atrás aquello que no funciona.

Aviso: – esta Luna puede ser dura con las relaciones; la mayoría no responde muy bien cuando se la pasa bajo el microscopio.

Respira con profundidad, y relájate. La luna Llena en Virgo (entre el 19 de Febrero y el 20 de Marzo) tiene tendencia hacia la ansiedad y la hipersensibilidad. Si nos sentimos abrumados, puede que necesitemos pulsar el botón de reinicio.

Las Lunas en Virgo obtienen su comodidad cuando todo encaja en su sitio. Organízate, limpia tu casa, oficina, lugar de trabajo, o teléfono móvil. Respirarás con mayor facilidad gracias a ello.

7.3 Lunas de Aire


El Aire se esparce en todas direcciones. Conecta y comunica. Pondera las posibilidades y puntos de vista. Los medios sociales y teléfonos móviles son sus favoritos especiales, pero también ama los libros, las películas, e Internet. Su curiosidad estimula y vigoriza. Su vicio: una cacofonía de distracciones.

Cuando necesitas darle vueltas a las cosas, o encontrar un nuevo punto de vista, el Aire es tu aliado. Puede ayudarte a escribir y compartir ideas. Te inspira a moverte más allá de la vergüenza y hacer nuevos amigos. 

LIBRA

El fuerte de esta Luna radica en su gracia a la hora de entablar relaciones sociales. La encantadora Venus gobierna a la Luna en Libra, alentándonos a llevarnos bien y a procurar por la armonía.

La Luna en Libra se divierte con los frutos que da la sociedad civilizada: arte, música y cultura. Posiblemente sea un buen momento para estimular nuestras conversaciones, cuanto más cultas más interesantes y mejores. 

Sin embargo, seguramente debas evitar la toma de decisiones difíciles, sobre todo cuando la Luna está el el signo de la balanza pues probablemente te resulte más sencillo ver los méritos de todo, resultando más difícil qué elegir.

Cómo te relacionas con los demás debe ser un tema recurrente para ti durante la Luna nueva en Libra (entre el 23 de Septiembre y el 21 de Octubre). Puede que sientas la necesidad de conocer a alguien nuevo: relaciones románticas, amigos y nuevas conexiones.

Para los artistas y otros creadores, es adecuado rodearse de belleza, para sentir la inspiración y poder crear.

Puede que tengamos una fuerte necesidad de entrar en contacto con alguien durante la Luna llena en Libra (entre el 21 de Marzo y el 19 de Abril). Ya que nos encontramos con los aires inundados de amor y romanticismo.

Podemos mostrar mayor aprecio por las flores, las cenas a la luz de las velas y los largos paseos por la playa. Será una buena idea ir a conciertos o museos, en cualquier caso, no es conveniente quedarnos solos en casa durante la noche de la Luna llena.


ACUARIO

La humanitaria Luna en Acuario quiere salvar el mundo. Y mientras se encuentre en este signo trata de convencernos de que nuestra manera es la mejor forma de hacer las cosas. 

La Luna en Acuario gobernada por Saturno es conocida por su desapego emocional. Pero esto no quiere decir que no tengamos compromisos, simplemente significa que los mantendremos lo más alejados posible.

Esta combinación conduce habitualmente a sentirnos fuera de onda con el status quo. No nos referimos a que esto sea una rebelión contra las normas sino más a bien a no saber muy bien cómo encajar sin dejar de lado nuestras propias necesidades.

Los psicólogos explican que una de las claves para la felicidad es tener un propósito, una conexión con algo más grande que nosotros mismos. La integridad llega cuando nuestros propósitos están claros.

La Luna nueva en Acuario (entre el 20 de Enero y el 18 de Febrero) nos desafía a conocernos, a saber qué regalo único aportamos al mundo y cómo nos comprometemos para marcar la diferencia.

Con la Luna llena en Acuario (entre el 23 de Julio y el 22 de Agosto), nos encontramos divididos entre las necesidades colectivas y las individuales.

Será este el momento en el que debemos dejar de lado nuestro perfil más infantil y nuestro ego para poder cumplir una misión mayor. Cuando la causa nos llame, deberemos tratar de sublimar nuestras pasiones si queremos cambiar el mundo.


GÉMINIS

Con la Luna en Géminis gobernada por Mercurio nunca nos aburrimos. Su pasión nos abre las puertas perceptivas. Bajo su eterna juventud, todo resulta nuevo e interesante. Nos vuelve sediento de nuevas experiencias, y de gente con las que compartirlas. 

Si necesitas más conocimiento, busca la Luna en Géminis. Solo ten en cuenta que puede conducir fácilmente a una sobrecarga de información y falta de enfoque, así que usa sus poderes de percepción con prudencia.

La Luna nueva en Géminis (entre el 21 de Mayo y el 20 de Junio) puede inspirar la necesidad de navegar hacia un nuevo proyecto, aquel que nos desafíe a aprender. Si hay algo que llame nuestra atención y que no habíamos considerado antes, vayamos a por ello.

Tu ser más profundo puede que tenga la necesidad de llevarte a evolucionar y crecer. Una perspectiva más fresca y emocional es la que puedes perseguir bajo la luz de la Luna Llena en Géminis (entre el 22 de Noviembre y el 21 de Diciembre).

Ve a algún lugar en el que nunca hayas estado - incluso nunca considerado - y busca conversación con algún desconocido. Puede que te enseñe una nueva forma de ver el mundo, o que, simplemente, sea el comienzo de una bonita amistad.

7.4 Lunas de Agua

El agua es un fluído, eso quiere decir que el contenido siempre se adapta a la forma. Al igual que el océano, su humor cambia de plácido, tranquilo y sereno a tormentoso y tempestuoso.

El agua experimenta y comprende sintiendo y fusionándose. Anhela profundidad y conexión, pero también necesita tiempo y espacio para permitir que tales cosas crezcan y prosperen.

El agua es tu aliado para los asuntos del alma y el corazón. Reduce la velocidad, párate y siente, esta es la canción del agua. Nos aporta sueños, fertilidad y curación profunda


CÁNCER

La Luna en Cáncer está en su casa, y no hay ningún otro lugar como el hogar. Bajo la Luna en Cáncer, podemos prosperar si nos sentimos seguros y relajados; mucho estrés y presión y nos esconderemos bajo el caparazón.

“Anidar” es la palabra; crear los espacios y situaciones que ayuden a recargar las baterías. Quizás tu zona de confort sea el hogar y la familia; puede que no, para gustos colores. Tienes que encontrar tu propia zona de confort, en la que puedas bajar la guardia y comprobar cómo te sientes.

¿En quién confías? ¿Qué te hace sentir seguro? Estas son las cuestiones que exploramos durante la Luna nueva en Cáncer (entre el 21 de Junio y el 22 de Julio). Cuando no nos sentimos profundamente seguros y cómodos, la inseguridad puede golpearnos cuando vayamos a correr algún tipo de riesgo.

¿Qué necesitas para sentirte a salvo?
Procura crear más de aquello que te haga sentir mejor.

Las expectativas emocionales son elevadas bajo el mandato de la Luna llena en Cáncer (entre el 22 de Diciembre y el 19 de Enero). Te animan a conocer cómo te sientes, y a compartir esos sentimientos con aquellos que amas y confías. Pero si no tienes un espacio seguro, entonces el cuidado personal se vuelve mucho más esencial. Como explican en todos los aviones, primero debes ponerte tú la máscara de oxígeno.


ESCORPIO

Las Lunas en Escorpio son paradójicas y complicadas; el agua prefiere fluir, pero la energía de Escorpio es fija. Requiere de mucha energía interna para poder parar a su regente: Marte. Lo que resulta en un conflicto emocional intenso que nos remueve hasta lo más profundo.

Escorpio seguramente sea el lugar menos cómodo para la Luna, pero el potencial para la autoconciencia es el más profundo. Cuando tienes el coraje para llegar al fondo de todo este asunto, la Luna será tu amiga, pero quizás tengas que lidiar con los daños colaterales después de la tormenta.

El signo de advertencia “cuidado peligro de alta tensión” posiblemente haya sido extraído de la Luna nueva en Escorpio (entre el 22 de Octubre y el 21 de Noviembre). Bajo esta Luna, es posible que te sumerjas en las insondables profundidades del alma. Anhelamos una comprensión profunda, incluso si no tenemos palabras para expresar lo que buscamos. La experiencia bajo esta Luna puede que dure bastante si quieres lograr alcanzar un buen grado de autoconciencia. Tómate el tiempo que necesites para procesarlo.

Tus pasiones más profundas serán sometidas a tus deseos bajo la Luna llena en Escorpio (entre el 20 de Abril y el 20 de Mayo). Se te propone el desafío de encontrar poder, sin miedo, sólo si puedes reconciliarte con tu fuerza interna. Permite a la Luna llena en Escorpio que drague tus canales emocionales, y todo se despejará.

PISCIS

Cierra los ojos y déjate llevar. la Luna en Piscis gobernada por Júpiter se deleita con su ilimitada conciencia. Desde música fascinante, sueños, hasta la meditación. Las lunas de Piscis se consuelan fusionándose con la Unidad del Cosmos. Los meros mortales no pueden satisfacer las necesidades de la Luna en Piscis; se sentirá siempre insatisfecha, hasta que el espíritu y el alma entren en la ecuación.

Crear un espacio para poder encontrarte con el todo es esencial para el ritual de la Luna en Piscis. La Luna nueva en Piscis (entre el 19 de Febrero y el 20 de Marzo) te invita a continuar. Quizás la iluminación te alcance. Quizás no. Pero ese no es el punto. El punto es que… ¡no hay punto! Simplemente continúa, déjate llevar por la experiencia. Cree en el proceso.

La Luna llena en Piscis (entre el 23 de Agosto y el 22 de Septiembre) puede ser llamada la Luna de ensueño. El sueño es sagrado y está lleno de imágenes, si las has aceptado en tu mundo. Ten a mano el diario de sueños para registrar los encuentros que puedas tener. De lo contrario, todo lo soñado se disolverá en la dura luz del día.

8. Consejos para trabajar con los signos lunares

Al igual que el día se vuelve noche, la Luna nos insta a integrar todos los niveles del ser. El signo lunar cambia cada dos días, pero el patrón elemental básico sigue siendo el mismo: fuego, tierra, aire, agua. Un emparejamiento de "Luna Nueva-Luna Llena" en fuego y aire, es seguido por uno en tierra y agua.

Necesitamos un calendario astrológico, un almanaque o una aplicación para poder seguir los signos lunares día a día; también podemos calcular nuestro horóscopo lunar con un programa de astrología. A medida que conozcas más sobre la Luna conocerás más sobre ti. Incluye el signo lunar que corresponda en tu diario lunar, y con el tiempo verás cómo emergen los patrones.

Si tienes tareas por realizar, puedes planificarlas para los días en que la Luna esté en un signo complementario:

  • Fuego para inspiración e iniciación.
  • Tierra para resistencia y manifestación.
  • Aire para pensar y comunicarse.
  • Agua para sentir y estar quieto.

Vivir alineado con el ritmo cósmico te ayudará a estar en mejor sintonía y reducirá los sentimientos de frustración y agotamiento.

Espero que a partir de este momento entiendas mejor lo que verdaderamente significa un horóscopo lunar o revolución lunar.

"Cautiva, Asombra y Deja Totalmente Satisfechos A Clientes y Amigos Con Las Herramientas Más Modernas y La Experiencia De Toda La Tradición Astrológica"



Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones