Cómo añadir un mes al 2019


¡Feliz año nuevo!

Con el Sol en conjunción con Saturno (11° 31 ‘Capricornio), el martes 1 de enero de 2019 parece ser un día para efectuar un recuento, para ajustar nuestros asuntos; ya sea simplemente llegar a un acuerdo con los excesos de la noche anterior o echar un vistazo a temas más complejos, nos inclinamos a ser bastante serios en este primer día de 2019.

La pesadez del día no solo proviene de estos dos planetas paternales alineados en Capricornio, sino también de una reunión de planetas y asteroides en el malhumorado Escorpio.

Podemos seguir el rastro de migas de pan cuando la Luna se encuentra con sus compañeras a lo largo del día, primero compadeciéndose de Juno en Tauro (oposición), luego encontrando el apoyo materno de Ceres (conjunción), y finalmente se reúne con Venus, la diosa de amor romántico (conjunción).

Al igual que en 2018, Júpiter y Neptuno mantendrán un contacto (aspecto) fuerte en 2019, pero hay una diferencia muy importante que separa los dos marcos de tiempo.

En el año que termina, ha estado vigente un relajante trígono Júpiter-Neptuno, que apoyaba el crecimiento en nuestra compasión y comprensión. Este trígono no usó la fuerza, sino que solo nos alentó a hacer estos avances.

A medida que avanzamos en el año 2019, la influencia de una cuadratura Júpiter-Neptuno se irá construyendo, y las cuadraturas no nos permiten ignorar las preguntas más profundas que se plantean.

Júpiter en Sagitario nos pregunta:

  • ¿En qué crees realmente?
  • ¿Qué añade esperanza y significado a tu vida?

Neptuno en Piscis nos pregunta, desde su perspectiva alternativa

  • ¿Qué hay más allá del sistemas de creencias que nos hemos creado?
  • ¿Qué estás dispuesto a dejar ir para alcanzar la paz y la unidad con tus compañeros en esta vida?

Con Júpiter y Neptuno en sus signos, cada uno está firmemente arraigado en su propio punto de vista, lo que hace que sus voces sean más insistentes y resulte aún más desafiante. Este aspecto es exacto por primera vez el 13 de enero de 2019 y se repite el 16 de junio y el 21 de septiembre.

Las respuestas a estas preguntas podemos encontrarlas en nuestro día a día, en nuestras actividades cotidianas, prácticas.

Pequeñas apuestas diarias que pueden cargarnos con la motivación suficiente para continuar en la persecución de nuestras aspiraciones, nuestras metas, nuestros sueños (espero que prácticos).

Piers Steele, científico de investigación, después de analizar cientos de estudios sobre motivación, se le ocurrió una pequeña ecuación para captar la esencia de la motivación.

Resulta un poco abstracto en un primer acercamiento, aunque vale la pena internalizarlo y utilizarlo como una de nuestras herramientas. Recomiendo tenerla a mano y usarla a menudo para ver dónde está disminuyendo tu motivación y cómo mantenerla fuerte.

La ecuación: M = E x V / I x D

Motivación = Expectativa x Valor / Impulsividad x Dilación.

Lo primero que hay que tener en cuenta para los que no son de matemáticas: si quieres una gran motivación, es mejor que tengas un numerador grande y un denominador muy pequeño. En otras palabras, debemos aumentar nuestra Expectativa y Valor mientras reducimos nuestra Impulsividad y Retardo.

Diseccionemos la ecuación.

Expectativa. Una palabra difícil para generar confianza. Tienes que esperar que puedes hacer realidad tu objetivo. Tienes que SABER que puedes hacerlo.

Puedes o no alcanzar tu objetivo, pero debes saber en tu alma que no solo es posible sino que crees que puedes hacerlo. Si no lo sientes, entonces debes simplificar tu objetivo hasta que puedas, o aumentar tu confianza para poder hacerlo.

Valor. Personalmente empezaría aquí. Antes de que nos preguntemos si realmente creemos que podemos tenerlo o no, debemos preguntarnos si realmente lo queremos. Las preguntas de Júpiter en Sagitario.

Nuestro deseo debe ser extremadamente alto.

¿Qué quieres lograr en tu vida?

¿Es tu motivación alta?

Si no es así, revísalo.

¿Vas tras algo que REALMENTE quieres?

Y, si es así, ¿REALMENTE crees que puedes tenerlo?

Si no, la ciencia y la experiencia dicen: tu motivación será débil.

Modifica esas dos variables para que queden altas y tengas la oportunidad de alcanzar un nivel muy alto de motivación sostenible.

Lo que erosiona la motivación.

Impulsividad. ¿Puedes centrar tu atención en lo que es más importante? O, ¿te encuentras constantemente distraído por la última notificación o alerta de correo electrónico u otro objeto «brillante»?

Cuanto mayor sea tu nivel de impulsividad, menor será tu nivel de motivación.

Necesitamos ser realmente buenos reduciendo/eliminando todas las distracciones y haciendo el Trabajo Profundo que nos hará avanzar.

Dilación. Otra gran manera de erosionar la motivación es hacer que la meta esté muy lejos en el camino. Esa demora no ayuda.

¿Solución? Crea micro objetivos. Te dan la oportunidad de crear un flujo constante de micro victorias. FORMA PERFECTA de alimentar el fuego mientras lo trabajas día tras día.

Una vez más, esa fórmula puede sonar demasiado abstracta para ser útil pero es increíblemente poderosa. Cuando mi motivación se desvanece, me encanta sacar un pedazo de papel y escribir la ecuación, buscando pequeñas formas de optimizar cada variable para aumentar mi motivación.

Funciona.

Motivación = Expectativa x Valor dividido por Impulsividad x Retardo

De nuevo, resumiendo: podrás mantener altos niveles de Motivación en la medida en que tengas una fuerte Expectativa de lograr una meta que Valores mucho, pero solo si puedes reducir tu Impulsividad y Dilación.

¿Por qué?

Porque, como dice Piers Steele en la Ecuación de la Procrastinación, nuestra Impulsividad es el PELIGRO Nº 1 de la productividad y la asesina de la motivación. (Libro: «Procrastinación: Por qué dejamos para mañana lo que podemos hacer hoy» Piers Steel)

La solución es simple.

Si queremos reducir nuestra Impulsividad, necesitamos REDUCIR LAS DISTRACCIONES.

Piers nos dice que la forma más sencilla de hacerlo es apagar tus notificaciones del correo electrónico. No hay alerta visual. No hay sonido. Notificaciones de correo electrónico OFF.

La investigación dice que este simple cambio puede hacerte un 10% más eficiente, porque no estás perdiendo el tiempo; por supuesto dejando a un lado la multitarea que lleva a la distracción.

¡¡¡DIEZ POR CIENTO!!!

Eso puede no parecer mucho. Pero es.

Un 10% más de productividad en el transcurso del año equivale a un MES EXTRA de productividad.

Harías casi cualquier cosa para obtener un mes adicional cada año, ¿no?

Apaga tus alertas de notificaciones.

No solo las de tu correo, por cierto. TODAS tus notificaciones.

Lo esencial: una vez apagadas, con la mente serena y con cierta paz mental… afronta el reto de Júpiter en Sagitario:

¿Qué añade esperanza y significado a tu vida?

Felicidad y prosperidad para 2019.