Luna llena en Aries: cada instante tiene valor


Tras el punto de inflexión del equinoccio otoñal, la Luna llena en Aries del 24 de septiembre de 2018 presta atención a las energías primaverales del equinoccio veraniego anterior. La memoria de las una vez verdes hojas, ahora en otoño, nos recuerda los extremos opuestos en el anual ciclo natural de vida y muerte, prometiendo la llegada de nueva vida pasados los próximos seis meses.

La Luna en Aries hace una conjunción con el planetoide Quirón, el mítico Sanador Herido, reverberando que los nacimientos humanos rara vez son ideales, y sin embargo, nos conocemos mejor cuando somos conscientes de sus circunstancias.

Nuestra madre puede que también tuviera que atravesar sus propias situaciones – algunas mejorando, otras todavía cicatrizando.

La Luna y Quirón en oposición al Sol y Mercurio hablan de la necesidad de compartir nuestro dolor y problemas heredados. Quizá nuestro nacimiento fuera inducido, o llegáramos sin que todas nuestras necesidades se cumplieran al instante.

Posiblemente nos gustaría golpear y gritar ante las molestias de la vida. La impaciencia de Aries refleja los impulsos naturales que tiene un cuerpo de llorar si se siente hambriento o sufriendo dolor, registrando el peligro de su estado indefenso.

Estas necesidades primitivas buscan una respuesta de atención – la Luna hace un sextil con Marte-Nodo Sur en el humanitario Acuario.

El Asteroide Ceres está en conjunción con el Sol-Mercurio en Libra. En la mitología, Ceres era una madre compasiva, ofreciendo amor y confort incondicional, y una madre retentiva y poco educativa. Lo que dio o retuvo era capaz de alimentar no sólo al cuerpo, si no a la mente y al espíritu.

Luna llena en Aries

Esta Luna Llena en Aries nos indica que pongamos más esfuerzo en ser escuchados y aseguremos que escogemos las fuentes adecuadas para suplir nuestras necesidades. No podemos confiar en que los demás siempre estén ahí; a veces necesitaremos apoyarnos un poco más en nosotros mismos. Aries es un luchador natural, y podremos usar ese espíritu de lucha interior para sobrevivir. Ocasionalmente, la energía de la rabia misma será suficiente para poner en acción un proyecto y sacarlo hacia adelante, sin importar la cooperación de los demás.

Mientras que la Luna en Aries pide un acercamiento de yo primero / mira mis problemas, el Sol en Libra y Mercurio acentúan el nosotros, entusiastas en los compromisos y escenarios de victoria.

Las tensiones habituales pueden desactivarse con palabras bien pensadas, ya que la razón de Mercurio puede ayudar a enfriar la fiebre.

Sin embargo Mercurio, en conjunción al Sol, está en “combustión,” sugiriendo una mayor volatilidad, o un poder mental y verbal inferior.

¡Si la situación se vuelve explosiva, quizá también forme parte del camino hacia adelante!

Casi todas las situaciones tienen el potencial de ser contenidas, gracias a la T cuadrada de la Luna llena con Saturno y Vesta en Capricornio. Las tensiones internas de una T cuadrada son innegables, con una oposición y dos ángulos de 90º, pero Saturno, potente en el ápice de su propio signo de Capricornio, ofrece normas, protocolos, y cualidades firmes de constancia.

El asteroide Vesta ofrece la opción de huida, concentrándose en la energía de uno mismo. Si los demás están creando drama y distracción, entonces la huida será la ruta hacia la paz personal. La eterna, viviente llama del hogar es el símbolo de Vesta; disciplina y concentración, sus herramientas y objetivos. Meditar al lado de la llama de una vela o lámpara de fuego podría ser especialmente beneficioso para obtener un fuerte sentimiento de orden y calma.

Saturno suele representar una persona mayor: un padre, guardián, anciano, amigo, colega, mentor, o inversor al que buscar y en el que apoyarse. No obstante, la ayuda necesitada puede venir de muchas formas. De forma menos personal, o viva, esta ayuda podría ser la sabiduría de los textos del pasado, o la continua voz de un icono histórico con mucha experiencia mundana, impartiendo una aprendida comprensión.

Saturno se vincula con el tiempo; Vesta mantiene la llama, haciendo pertinente el concepto de lámpara de sebo o mecha de vela como símbolo de la esperanza de vida.

Ninguno podemos saber cómo de largo este período puede llegar a ser, pero sí podemos tratar de que cada instante tenga valor.


¡ No copies, comparte!