Aries

Los signos del zodiaco: cardinales, fijos y mutables


Los signos del zodiaco, la triplicidad.

A ambos lados del sendero del Sol existe un número de estrellas fijas que están agrupadas y forman doce constelaciones, éstas tienen ciertas influencias comunes,  antiguas civilizaciones les dieron nombres de animales porque presentan rasgos semejantes a estos. Estas constelaciones son llamadas “Zodiaco Natural” y para todos los propósitos prácticos se puede decir que ocupan  posiciones específicas respeto a  otras estrellas fijas en el firmamento. Este círculo es dividido en doce secciones que comienzan en Aries, que es ocupado por el Sol en el equinoccio invernal.

 

signos-del-zodiacoLos signos del zodiaco

Debido a la precesión del equinoccio, el sol no pasa por el mismo sitio del ecuador cada año, pero se ha descubierto que los primero 30 grados por donde el sol pasa sobre el ecuador en el equinoccio tiene un efecto similar atribuido a la constelación de Aries, los próximos 30 grados irradian influencia en Tauro y así sucesivamente con el resto de los signos, por lo tanto estas 12 secciones de 30 grados cada una es utilizada por la astrología y son llamados signos del zodíaco, es así como diferenciamos cada constelación.

Estos doce signos del zodiaco están divididos en formas distintas de acuerdo a los efectos que causan en la humanidad de la siguiente manera: cardinales, fijos y mutables; también en fuego, tierra, aire y agua,  según sus influencias los explicaremos de la siguiente manera:

Los signos cardinales, palabra clave “actividad”

Los signos cardinales son Aries, cáncer libra y capricornio, estos signos son llamados cardinales porque cuando el sol está en ellos se sitúa en uno de las cuatro esquinas del cielo, en un momento decisivo es forzado a tomar otra dirección.  En Aries se sitúa lo más alejado del oriente como le sea posible, en el trópico de cáncer se sitúa hacia el norte donde da un rayo perpendicular al solsticio de verano y es por esto que se siente más calor, en libra está hacia el occidente extremo de su sendero, donde gira lejos del hemisferio norte en pleno invierno, en Navidad  se sitúa en Capricornio en el punto más lejano al sur, donde su rayo horizontal deja a las personas del norte en el mas helado invierno. El efecto de los ángulos, en la cuarta séptima y décima casa, es semejante al efecto de los signos cardinales porque estas casas están en el este, norte, oeste y sur del horóscopo. La naturaleza y el efecto de los signos cardinales pueden ser resumidos en las palabras “acción”  e “iniciativa” (aunque cada uno actúa de forma distinta) por lo tanto los planetas situados en los signos y ángulos cardinales otorgan el ánimo a la vida según la naturaleza del planeta, signo y ubicación.

Zodíaco significa círculo de animales, los símbolos de 3 de los 4 signos cardinales son animales, Aries el carnero, cáncer el cangrejo y capricornio la cabra. Libra la balanza que representa el esfuerzo, la influencia impulsiva del rayo cardinal le da equilibrio a libra como a ningún otro signo ya que el equilibrio fue puesto en el cielo para libra para que dirigiera sus aspiraciones.

Los signos fijos, palabra clave: “estabilidad”

Los signos fijos son tauro, leo, escorpio y acuario; 3 de los signos fijos están representados por bestias violentas, tauro el toro, leo el león y escorpio el escorpión, la figura humana de acuario, el portador de agua, representa el esfuerzo, la lucha y el ataque sobre otros representando la batalla que debemos llevar todos para aprender a ser seres humanos y a vivir como amigos y no como enemigos.

La influencia de los signos fijos en la humanidad se basa en la acción, cuando los signos fijos se ubican en los ángulos (primera, cuarta, séptima y décima casa) otorgan mucha fuerza imperando en la lucha por uno mismo, puede ser una lucha lenta pero persistente para obtener lo que se propone y cualquier talento con el que se haya nacido será totalmente explotado.

Los obstáculos que puede intimidar a una persona de los signos cardinales, jamás intimidarían a otra con los signos fijos en los ángulos porque estos le otorgan coraje para conseguir sus objetivos, son personas luchadoras que no conocen el significado de la palabra derrota, se concentran y son persistentes en sus luchas. Por otro lado son personas conservadoras, pueden desear muchos cambios en su vida pero el proceso entre desear algo y comenzar a trabajar por un objetivo es lento, observarán todas las condiciones y riesgos a tomar y hasta que no se sientan totalmente satisfechos con un método a seguir no pondrán manos a la obra, pero en cuanto lo hacen serán fieles a sus convicciones y lucharán hasta la muerte si es necesario para cumplir sus metas y a veces se pueden hasta obsesionar o fanatizar con las cosas. En conclusión las personas de signos fijos son, para bien o para mal, las más seguras del mundo.

Los signos mutables, palabra clave “flexibilidad

Géminis, sagitario, virgo y piscis son llamados los signos mutables, su naturaleza intrínseca  se definiría perfectamente con la palabra flexibilidad, su poder viene dado por la mente y el espíritu lo que los hace actuar con mucha nobleza durante su vida.

Las personas influidas por las fuerzas estelares, enfocadas principalmente por los signos cardinales son los trabajadores del mundo, bueno no los trabajadores si no los ejecutivos que realizan obras a nivel industrial y que aportarán esquemas concretos en la existencia por grandes o pequeños que sean pero muy valiosos. Los signos mutables representan el doble, dos son humanos; géminis los gemelos y virgo la virgen, el tercero sagitario, el centauro con una parte humana y por último piscis los peces que representa el reino inferior, los animales. No son signos violentos, son moralistas, intelectuales y espirituales. Inestables como las cañas que son movidas por el viento de aquí para allá, constantemente desean el cambio, no importa lo bien que puedan estar en un sitio, se les hace difícil resistir la tentación de moverse a otras ciudades y mientras más lejos, mejor. Un viejo refrán reza que una piedra rodante no acumula musgo, y sus hábitos de movilidad no les favorece económicamente, así son estas personas, adaptan su manera de vivir a las circunstancias como una ola movida por el mar. Las personas que les rodean los ven como débiles e incapaces de reafirmar su propia individualidad.


Autor Francisco

Francisco Lorenzo Co-autor de Astroworld y creador astroworld.es

Sígueme: