“¡Estés listo o no, allá voy!”


El paisaje se desplaza bajo nuestros pies esta semana, suceden tres cambios en los signos: Urano retrógrado regresa a Aries, el eje nodal cruza el umbral hacia Cáncer / Capricornio y Júpiter comienza su viaje de un año a través de Sagitario.

Además, tenemos una Luna Nueva y otros aspectos planetarios que contribuyen a la conciencia de que estamos entrando en “nuevos territorios”.

Los Nodos Lunares son puntos en el espacio que indican donde la humanidad necesita una corrección de rumbo, si queremos avanzar en nuestro camino evolutivo. El Nodo Sur representa las cualidades que debemos dejar atrás, y el Nodo Norte muestra qué crecimiento se necesita.

Durante los últimos 18 meses, el Nodo Norte ha estado en Leo, con el Nodo Sur en Acuario. Durante ese tiempo, el reto ha sido pasar de la apatía a la participación, de la distancia mental a la conexión del corazón.

Esta semana, el Nodo Norte se mueve hacia Cáncer mientras que el Nodo Sur ingresa en Capricornio (los nodos viajan hacia atrás a través del zodiaco).

Durante el próximo año y medio, el progreso evolutivo requiere que nos movamos más allá de ser tan individualistas y nos guiemos por los objetivos, que veamos la locura de preocuparnos más por el resultado final que por el bienestar de los demás.

El Nodo Norte en Cáncer nos llama a desarrollar una mayor empatía y desinterés, y a movernos por la vida con mayor veneración por los sentimientos de los demás.

Resulta relevante que Urano se encuentre en cuadratura exacta a los nodos, ya que ambos cambian de signo esta semana.

Dado que el cambio es de signos fijos, que tienden a resistir el cambio, a signos cardinales, que son los iniciadores de la acción, podemos esperar una pequeña sacudida, diseñada para llamar la atención y despertar.

Urano, como siempre, es el comodín en la “bóveda celeste”. Funciona a través de eventos sorprendentes o repentinos, que por definición no pueden predecirse. También agita la energía eléctrica, por lo que podemos anticipar un retorno del “estómago nervioso” que muchos han estado tratando últimamente.

Todo lo cual significa que debemos mantener nuestros recursos calmantes a mano esta semana del 5 al 11 de noviembre de 2018:

• Meditación
• Atención plena
• Respiración profunda
• En general: tómate el tiempo para experimentar lo que sabes que te ayuda a sentirte más centrado y conectado a tierra.

Otro evento principal esta semana es el cambio de signo de Júpiter, de Escorpio a Sagitario.

¿Qué podemos esperar durante el próximo año, con Júpiter en Sagitario expansivo?

Júpiter, como el planeta más grande de nuestro conocido sistema solar, actúa como una lente de aumento; exagera nuestra experiencia de las áreas gobernadas por el signo por el que transita. Los objetivos finales de Sagitario incluyen la búsqueda de significado y la búsqueda de un ideal. En la realidad mundana, esto se traduce en un interés por la religión y la filosofía, las demandas y los abogados, la educación superior y las publicaciones, los viajes y aventuras a larga distancia, las importaciones y las relaciones internacionales, y las culturas y países “extranjeros”.

Podemos esperar que todos estos temas aumenten en nuestra conciencia durante el próximo año.

De dos forma posibles:

1. En un nivel más personal tendremos opciones de cómo queremos usar esta influencia Sagitariana amplificada. Cuando nuestra frecuencia sea alta, Júpiter en Sagitario nos permitirá sentirnos más optimistas, esperanzados, visionarios, idealistas, benevolentes, de mente abierta y expansivos que en el pasado reciente.
2. Aunque también podríamos sentirnos tentados a caer en los atributos inferiores de Sagitario, que incluyen tomarnos la justicia por nuestra cuenta, el dogmatismo, el fanatismo, la credulidad, la falta de moderación y la autocomplacencia.

Ciertamente, tras la revelación de tantos secretos durante los últimos 12 meses mientras Júpiter estaba en Escorpio (investigando sin parar), tiene sentido que las demandas aumenten durante el próximo año.

Y si seguimos la tendencia de “justicia personal”, que será difícil de evitar, si nos involucramos en ese nivel, podemos caer muy bajo y encontrarnos inmersos en situaciones y procesos poco deseados. Es fundamental preguntarnos: ¿Realmente queremos caer tan bajo? ¿Qué lograremos, aparte de mantenernos en los ámbitos del conflicto y el juicio?

El miércoles día 7 tendremos Luna Nueva.

En ese momento, el Sol y la Luna están alineados a 15° 11′ Escorpio, y en aspecto positivo tanto a Neptuno como a Plutón. Esta es una señal alentadora, de que podremos dejar de lado el drama y el trauma del pasado, y seguir teniendo poder y un propósito.

Los nacidos en Escorpio esta semana saben que muchos problemas han salido a la superficie durante el año pasado, pero ahora tienen oportunidades de ir más allá de las limitaciones del pasado.
Es posible que tu viaje requiera que te perdones a ti mismo y a los demás, pero al hacerlo, se fortalece tu sentido de poder y propósito personal. Recuerda mantenerte fuerte en tu dedicación a lo que es más inspirador en tu vida.

Como decía al principio es semana de cambios. El martes es el día más conflictivo, con una gran actividad en solo una hora.

Primero, Urano lanza una cuadratura a los Nodo Lunares, luego los nodos cambian de signo solo 10 minutos más tarde, y Urano reingresa a Aries.

Esta danza entre el planeta de La Conciencia Superior y los Nodos indica el potencial de un cambio radical en la forma en que abordamos los problemas que se presentan actualmente.

El martes quizá queramos escondernos, desaparecer de la escena y no ser vistos en todo el día, pero el universo nos llama, quiere que nos vean, y hasta nos grita a voces

“¡Estés listo o no, allá voy!”

Con el retroceso de Urano a los dominios de Aries reclamaremos nuestra independencia, y despertaremos nuestro héroe interior.


¡ No copies, comparte!