Luna Nueva en Tauro: conexión Neptuno


Esta Luna Nueva en Tauro del 4 de mayo de 2019 nos muestra nuestras habilidades para elaborar y disfrutar de lo que construimos. Esta fase lunar apunta a nuevos proyectos, trabajando con una “pizarra limpia” o apreciando la vida con ojos renovados. Nuevos recursos pueden estar disponibles, pudiendo desarrollar un trabajo sostenible que anteriormente fue visto como imposible.

La Luna y el Sol en Tauro se encuentran en sextil al planeta exterior Neptuno, situado en Piscis, su signo zodiacal natural. Este es un planeta asociado con la mitología del mar, y en un signo de agua, evoca imágenes de todo lo relacionado con los océanos.

El terrenal y receptivo Tauro se vincula con buques y edificios asociados con el mar, así como con el agua. Es posible que algunos de nosotros actuemos como el faro de alguien, representando un faro orientador de seguridad, a medida que atraviesan una situación difícil. O tal vez nos guíen a nosotros de esta manera.

Alternativamente, podemos darnos cuenta de que necesitamos algo fuerte y robusto para ayudarnos a través de una ruta que reconocemos que se complicará. Esto puede manifestarse en crear y atraer lo que necesitamos.

Puesto que la Luna Nueva se encuentra en trígono al Nodo sur y Saturno, podemos recurrir a talentos establecidos durante el pasado o buscar apoyo y ayuda en autoridades o personas mayores, más experimentados. Al tratarse de un trígono en los signos de tierra Tauro y Capricornio, podemos confiar en que el consejo será práctico y que la ayuda ofrecida tenderá a ser confiable.

La combinación de trígonos y un sextil con el sol y la luna acentúa los llamados aspectos fáciles de los planetas. Algunos astrólogos ven estos aspectos como una especie de atracción de las cosas sin esfuerzo hacia nosotros — un sendero claro lleno de bendiciones.

Otros sugieren que implica hacer las cosas demasiado fáciles, lo que significa que es posible que necesitemos estar en la búsqueda de oportunidades y darnos cuenta de que es en nuestro mejor interés tomar medidas prácticas. De lo contrario, estas oportunidades podrían simplemente pasarnos, y más tarde lo lamentaremos.

Con las cosas que vienen fácilmente, y Neptuno en Piscis involucrado, podemos esperar más inspiración y creatividad, tal vez en los reinos de la música, la poesía o los sueños. Este podría ser el momento adecuado para experimentar con el juego de un instrumento musical, o llevar nuestra práctica existente un paso más allá. Tal vez la experiencia de un tutor profesional nos ayude a dar un salto cuántico y a mejorar rápidamente lo que estamos haciendo.

El análisis y la comprensión de los sueños también podrían ser más fáciles, especialmente si tomamos medidas prácticas, como dedicar unos minutos a grabar nuestros sueños poco después de despertarnos. Para cualquiera que haya sido perturbado por pesadillas o sueños recurrentes, una intervención activa podría ser ideal y conveniente en este momento — por ejemplo, unos minutos antes de acostarse, respirar profundamente y meditar, pensando en que nuestros sueños sean cambiados hacia aspectos más positivos.

Una idea similar se aplica a cualquier problema en torno a la sensibilidad. Si nos encontramos recibiendo demasiadas influencias externas — que a menudo afecta especialmente a personas muy sensibles — podemos usar la energía fuerte y terrenal que proporcionan la Luna y el Sol en Tauro y los planetas en Capricornio, para poner mejores límites. Los límites pueden ser puertas o ventanas de bloqueo físico, poner vallas, trazar líneas… — o psíquicos y espirituales, como visualizaciones, oraciones o afirmaciones. Ciertamente vamos a necesitar fe para ello.

A menudo se dice que la fe es lo opuesto a la duda; también puede ser un antídoto para el miedo. Venus (dispositor de la Luna) se encuentra en trígono a Júpiter en Sagitario. La duda y el miedo nos mantienen en la oscuridad, mientras que el objetivo del Arquero es la luz, haciendo a Júpiter en Sagitario un poderoso antídoto.

Además de eliminar algunos de los mensajes del crítico interno, este Júpiter nos puede ayudar en la lucha contra la depresión y contra la energía baja y el estado de ánimo bajo.

Para algunos, la respuesta será el ejercicio físico (en cualquier nivel) para evitar estar atrapado en una rutina estancada. Para otros, se trata de permitir el espacio para escapar, relajarse, y disfrutar de un poco más de tiempo al estilo de Tauro: con las cosas buenas de la vida.


Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones