Un reflejo de nosotros mismos en los demás: Luna nueva en Libra


Luna Nueva en Libra

Esta Luna Nueva uraniana inspira un salto evolutivo hacia una conciencia más trascendente y expansiva, especialmente en el amor y las relaciones. El Sol y la Luna se unen a 26 ° Libra, precisamente oponiéndose a Urano en 26 ° Aries. Como planeta externo y octava superior de Mercurio, Urano representa la mente superior, invitando a la expansión más allá de nuestros pensamientos condicionados e ideas preconcebidas de lo que es posible.

Urano es también el embaucador, que a veces trabaja en formas misteriosas, confusas y humorísticas que interrumpen nuestros patrones y percepción habituales.

Venus gobierna sobre Libra, aire y cardinal, un catalizador para crear armonía, belleza y conexión en los reinos mental y social. Si bien la Luna Nueva de Libra es un momento para llegar a un mayor equilibrio en nuestras relaciones y nuestras vidas, su oposición a Urano sugiere que podríamos necesitar hacer algo radical para llegar allí. A veces, Libra debe ir a los extremos para lograr el equilibrio, del mismo modo que un péndulo puede girar en cada dirección antes de encontrar su punto muerto.

Nuestra parte de Libra se manifiesta ahora para aprender y crecer a través del reflejo de nosotros mismos que vemos en otros. Todos están sosteniendo un espejo para que podamos conocer y abrazarnos más a nosotros mismos.

Con Urano frente a la Luna Nueva, las reflexiones que encontramos podrían desencadenar viejas heridas de rechazo o abandono. Interrumpir nuestras reacciones habituales es cómo nos liberamos de ser atraídos a escenarios similares una y otra vez. Si nos desencadenamos en intensidad emocional, podemos invocar las cualidades de Libra de compasión, desapego e imparcialidad. Podemos dar un paso atrás en el drama, respirar profundamente (el elemento aire) y volver a ser simplemente testigo de nuestra experiencia.

Urano además aparece más poderoso debido a su participación en un gran trígono de fuego con Saturno en Sagitario y el Nodo Norte en Leo, que nos ayuda a canalizar la energía de la interrupción y el conflicto en una dirección productiva.

El Nodo Norte en Leo sugiere que un corazón abierto es la mejor herramienta para navegar y la clave de nuestra evolución. En el corazón, podemos disolver las dualidades y pasar de “o/o” a “ambos/y”, sabiendo que el corazón puede contenerlo todo.

Quirón, el sanador herido a 25 ° Piscis, se encuentra en quincuncio a la Luna Nueva, otro indicador de las oportunidades para sanar nuestras percepciones y pautas habituales.

Venus está en su casa en Libra, pero exaltado en Piscis, el último signo del zodíaco donde todo se disuelve nuevamente en el océano de la conciencia y se convierte en uno otra vez.

El quincuncio entre Libra y Piscis apunta a la necesidad de sanar nuestra relación con lo divino, que se refleja en nosotros a través de todas nuestras relaciones humanas.

Júpiter, recién incorporado a Escorpio, hace una conjunción fuera de signo con la Luna Nueva. Júpiter en Escorpio para el próximo año invita a que profundicemos en nuestras aéreas más intimas y dirijamos nuestros esfuerzos hacia el empoderamiento mutuo en las alianzas que podamos desarrollar. Desbloqueamos el poder transformador mágico de Escorpio a través de la voluntad de explorar nuestras sombras y revelar nuestra vulnerabilidad.

Mercurio se une estrechamente a Júpiter, apoyando conversaciones profundas, intensas y veraces que, aunque incómodas, pueden conducir a una mayor intimidad y vitalidad. Tenemos el potencial de comprender mejor las motivaciones y los deseos de cada uno y aprender cómo podemos apoyarnos unos a otros.

Termino el artículo reflexionando sobre las palabras del gran Dane Rudhyar.

En un intento de producir una serie de símbolos que fuera apropiada para estudiantes contemporáneos de astrología, Marc Edmund Jones y una amiga suya clarividente formularon los llamados símbolos Sabianos.

Dane Rudhyar tomó estos símbolos y los reinterpretó, para enfatizar su carácter de serie cíclica y estructurada que formaliza y revela el significado arquetípico de 360 fases de la experiencia humana.

Rudhyar demostró también cómo los símbolos Sabianos proporcionan indicios sobre el mejor modo de afrontar inquietudes, o sugieren qué cursos de acción alternativos podrían significar en la vida de uno.

Imágenes fácilmente reconocibles, estos símbolos constituyen un I Ching contemporáneo, una serie de símbolos que van hasta la misma raíz de la significación planetaria para nuestra era presente.

Presunto aquí el correspondiente a esta Luna Nueva en Libra

 

FASE 207 (27° de Libra): UN AEROPLANO VUELA A GRAN AL TURA EN EL CIELO CLARO.

NOTA CLAVE: Una consciencia capaz de transcender los conflictos y las presiones de la vida personal.

Esta escena simboliza la capacidad, latente en cada individuo, de contemplar el stress de la existencia de nuestro mundo de dualidad desde un nivel más elevado. A través del uso de su mente, respaldado por los esfuerzos y las luchas de generaciones pasadas y la cooperación de otros hombres, el individuo puede lograr una nueva perspectiva de los problemas humanos y alcanzar la libertad y la paz en un reino más elevado del ser.

Este símbolo de la segunda etapa contrasta con el primero, porque, mientras el primero trataba de la cooperación entre energías polarizadas, este nos introduce en el reino de la unidad más allá de la polaridad. Es una etapa de REALIZACION TRASCENDENTE.

“Un Mandala astrológico”, Dane Rudhyar.  LUIS CARCAMO EDITOR


Autor Francisco

Francisco Lorenzo Co-autor de Astroworld y creador astroworld.es

Sígueme: