Luna Llena en Tauro: anda bien tu camino


La Luna Llena del día 24 de Octubre se presenta con cierta grandeza, ya que transcurre durante su paso a través de Tauro, signo tradicionalmente conocido por encontrarse “exaltada.”

Tauro se vincula con la seguridad y la buena vida, centrándose en la comodidad y los factores necesarios para sentirse bien.

Las madres con la Luna en Tauro suelen asegurar que siempre haya comida en la despensa, que toda su familia disponga de buena ropa y, en cualquier caso, que su familia esté bien cuidada.

En caso de que nuestra Luna natal estuviera en Tauro, posiblemente deseemos este tipo de cuidados, o busquemos ofrecerlo a los demás.

¡Esta Luna Llena ofrece mucho a su favor!

Y aún así, esta Luna Llena puede ser sobrecargante en el ámbito emocional, especialmente en su ápice, junto a los colores que emplean los planetas a los que está cercanamente aspectada.

Comenzando en conjunción a Urano, se acentuarán las necesidades individuales con toques de innovación y excentricidad. Esto puede implicar que en aquello que esperamos sea el “habitual” comportamiento típico de Tauro, se manifieste como cualquier cosa menos lo “habitual.” En algunas situaciones, los momentos en que Urano deja su marca, habrá una división por la que pelear.

Por este motivo, las decisiones tengan que adoptarse posiblemente para proteger la comodidad personal, requiriendo la rendición de algo de seguridad. Por ejemplo, puede ocurrir que algunas de las personas con Tauro fuertemente representado en su carta natal se encuentren considerando dejar un trabajo, salir del hogar, o cambiar una relación, quizá para proteger su salud física o su paz mental.

La Luna Llena siempre se opone al Sol, pero, en este caso, también a Venus en Escorpio. El tema de la envidia suele vincularse a Escorpio. En esta situación, una de las posibilidades es que deseemos igualar nuestra apariencia física a la de otra persona.

¿Será esto motivación suficiente para dar los pasos necesarios para emular esta apariencia?

O por el contrario, ¿nos conformaremos con lo que resulta más fácil y cómodo?

Una de las diferentes respuestas a estas preguntas puede encontrarse en la posición de los nodos lunares, que recaen sobre el eje Leo-Acuario. Los nodos descansan sobre los primeros grados y por tanto crean una fuerte configuración con Luna-Urano y Sol-Venus, conocida como una gran cruz. Visualmente, la gran cruz es similar a los radios centrales de una rueda, o un segmento de una licuadora manual, la cual, en un huerto, giraría con fuerza para extraer el zumo de manzana. Puede que conlleve cierto esfuerzo, ¡Pero el néctar está delicioso!

Teniendo en cuenta la analogía de la rueda, podemos pensar en una bicicleta: montar en bicicleta requiere un mínimo de equilibrio y esfuerzo, pero hacerlo proveerá grandes beneficios para la salud, al mismo tiempo que servirá como medio de transporte.

En ambos casos estaríamos dispuestos a poner el esfuerzo necesario para acercarnos a aquello que deseamos. Así que el potencial está ahí, con esta gran cruz nodal (que consiste en cuatro aspectos de cuadratura internos), para encontrar el ímpetu, fuerza, y momento que nos permitirán avanzar en cualquier objetivo que nos sea de mayor importancia.

Urano y la Luna llena en Tauro

Con la participación de Urano, existe un toque personal añadido en esta situación; los objetivos principales quizá se dejen de lado para mantener contenta a otra persona. Por otro lado, dada la oposición de la Luna con Venus, nuestros objetivos puede que sean perseguidos en reacción a lo que otra persona desea. La tensión interna de las oposiciones involucradas alrededor de esta Luna Llena es capaz de hacer que ambos tipos de persona avancen para lograr resultados notables, sin que necesariamente sean capaces de ofrecerse apoyo directo unos a otros.

La Luna en Tauro también hace un trígono con Saturno en Capricornio, añadiendo a la mezcla la cualidad de mantener los pies sobre la tierra. Incluso con la modalidad de comodín de la conjunción a Urano, muy posiblemente siga siendo mejor actuar bajo ciertas normas.

En resumen: si nos estamos dispersando en varias direcciones, no tardaremos mucho en darnos cuenta de nuestras limitaciones. Sólo habrá una cantidad limitada de objetivos que podamos lograr en soledad y salirnos con la nuestra, pero si nos pasamos de la raya, todo apunta a que no tardaremos mucho a tenerlo en cuenta. Esto no tiene por qué ser malo, y menos con Saturno en su propio signo, apoyándonos con fuerza y dignidad. Podemos confiar en que las normas y tradiciones han sido creadas con motivo, y es sabio hacerles caso.

Con esta Luna tendremos amplio espacio y el suficiente tiempo para salirnos de los moldes preestablecidos, para atender nuestros deseos individuales, pero tiene todo el sentido del mundo que lo hagamos con respeto a la sabiduría del pasado.

En aquellos temas donde posiblemente no seamos capaces de alcanzar todo el éxito con lo nuevo, todavía podremos encontrar un camino sólido y bien definido con lo ya probado y confirmado.

Este momento de tirón y empuje hace eco en los nodos lunares, recordándonos que los caminos bien transitados y los talentos existentes pueden ser tan valiosos como la senda del crecimiento y la exploración.


¡ No copies, comparte!