El susurro de la Luna


susurro-lunaLa Luna en Géminis, exhausta después del viaje estresante de ayer, probablemente agradezca encontrar un camino un poco menos rocoso este viernes 26 de agosto de 2016. Podemos incluso sentirnos llenos de energía a media mañana por un inspirador sextil Luna-Urano. Los aspectos lunares de la tarde son todos cuadraturas, pero sus efectos son de corta duración y no demasiado dramáticos; a lo sumo, podemos sentirnos un poco inquietos y un tanto descontentos, nuestra mente se niega a mantener la concentración en la tarea que estemos llevando a término.

La Luna estará vacía de curso hasta que entre en Cáncer por la tarde-noche, y nos susurrará en voz baja que pasemos la noche en los reconfortantes brazos de nuestra familia y de nuestros amigos cercanos.

La Luna en Cáncer continúa en ese estado de ánimo sentimental el sábado, quizá nos motive a quedarnos en casa y descansar durante un desayuno de tortitas. Pero la posterior conjunción Venus-Júpiter en Virgo nos obliga a salir de casa y participar en más actividades sociales y productivas.

Aún así, un trígono entre el Sol en Virgo y el reconfortante Ceres en Tauro (5° 22′) se suma a la atracción de la tierra y el hogar, por lo que puede que pasemos gran parte del día en el lugar o lugares que nos sentimos más seguros.

La Luna continúa buceando a través del simpático cáncer en las aguas del domingo, pero se encuentra en dificultades con un cuadratura con Urano en Aries. Si nos hemos sentido últimamente sobreprotegidos o restringidos por las demandas de los demás, desperdiciando nuestro valioso tiempo, vamos a mostrarnos muy inquietos ahora y podemos rebelarnos contra la fuente de nuestra asfixia.

Pero una vez que nos sobrepongamos de este estado de ánimo momentáneo, el resto del día debe ir viento en popa a toda vela, con tres sextiles lunares de apoyo (a Júpiter, Venus y Mercurio) y una conjunción comunicativa Mercurio-Venus que completa este domingo.