El caldero astrológico


Nuestras emociones hervirán durante todo el Lunes, el caldero emocional empezará calentándose a fuego lento con la conjunción Luna-Venus en Aries que avivará nuestro lado más afectivo por la mañana.

La temperatura subirá cuando Luna se alinee con la independiente Palas Atenea a media mañana, haciéndonos sentir la urgencia de explorar nuevos horizontes.

El caldero ganará calor con rapidez, alcanzando el punto de ebullición para el mediodía, momento en que ocurrirá la cuadratura Luna-Plutón. Este aspecto encenderá los sentimientos que hayamos mantenido escondidos hasta hoy.

Por la tarde sentaremos un poco más la cabeza, tan solo unas pocas horas tras el mediodía ya seremos capaces de verbalizar nuestros sentimientos con claridad, y todo gracias al sextil de la Luna con Marte en Géminis.

Pero el caldero emocional continuará su lenta ebullición durante la velada, incluso si nuestras emociones se vuelven algo más manejables debido al trígono Luna-Saturno que ocurre al acercarse la medianoche.

Puede que los efectos residuales de este último aspecto sirvan de gran ayuda para prevenir que la tapa del caldero salga disparada en una fuerte explosión cuando la Luna se alinee con el explosivo Urano a medianoche.