Mercurio: un acercamiento a su interpretación


Mercurio simboliza la capacidad de formular y expre­sar ideas que se originan en una pauta abstracta. Es la capacidad de usar las palabras como símbolos de lo que vemos, tocamos, olemos, oímos o saboreamos; en otras palabras, de traducir a conceptos las per­cepciones sensoriales. En cuanto planeta de la comunicación, funciona como «el que cuenta el cuento» y relata la interioridad de las percepcio­nes al Mercurio de otro individuo, que se convierte entonces en «el que oye el cuento». La segunda mente acusa recibo de la recepción de las señales y de la formación de la información transmitiendo a la primera otras se­ñales, que crean entonces una nueva información».

¡Es fácil imaginar lo mucho que se puede perder en la traducción!

Mercurio: un acercamiento a su interpretación

MERCURIO POR SIGNO

1) El emplazamiento de Mercurio por signo nos habla de la forma en que fun­ciona nuestra mente: cómo pensamos, aprendemos, percibimos y asimilamos la experiencia. Por ejemplo, ¿eres un pensador intuitivo (Mercurio en fuego) o tienes una mentalidad más fría, desapegada y objetiva (Mercurio en aire)? ¿Comprendes las cosas con rapidez (Mercurio en signos cardinales) o tu mente es demasiado rígida y poco flexible (un Mercurio afligido en un signo fijo)?

2) El signo de Mercurio describe también nuestra forma de comunicarnos e intercambiar ideas e información. ¿Dices las cosas impulsivamente (Mercurio en Aries, por ejemplo) o eres más cauteloso, reservado y cuidadoso con tus palabras (Mercurio en Escorpio)?

3) El signo de Mercurio indica el tipo de intereses o preocupaciones que ocu­pan nuestra mente, y también lo que tendemos a notar y destacar en nuestro entorno. Por ejemplo, Mercurio en Libra puede captar rápidamente las posibi­lidades de relación, mientras que Mercurio en Capricornio tenderá a darse cuenta de lo que sirve a sus objetivos y ambiciones.

MERCURIO POR CASA

1) La casa de Mercurio indica un área de la vida donde es probable que nos mostremos inquietos, curiosos, inventivos, inquisitivos, adaptables, variables, astutos, posiblemente mentirosos, y buenos para cerrar tratos provechosos (dependiendo de su signo y sus aspectos). En el mejor de los casos, es un dominio en el que nos mantenemos frescos y abiertos a la experiencia, en lugar de encajonarnos en un pensamiento demasiado estrecho o rígido. Recuerda que con frecuencia se puede cambiar algo si uno modifica su acti­tud y su manera de pensar.

2) La casa de Mercurio puede revelar qué tipo de cosas nos interesan y ocu­pan nuestra mente. (Por ejemplo, Mercurio en la sexta suele pensar mucho en la salud, y Mercurio en la novena se interesa por la filosofía, los viajes y el significado de la vida.)

3) En la casa de Mercurio es donde podemos tropezar con problemas que afecten a familiares, vecinos y compañeros de trabajo. Por ejemplo, un Mercurio afligido en la casa ocho podría significar conflictos con los herma­nos por una herencia, y Mercurio en la décima, que trabajamos con un her­mano u otro pariente. Mercurio en la octava puede crear poderosas corrientes profundas con familiares, compañeros de trabajo o vecinos.

MERCURIO POR ASPECTOS

1) Mercurio se ve sumamente influido por la naturaleza de cualquier planeta que esté en aspecto con él (especialmente por el planeta con el que forme un aspecto más exacto). Marte en aspecto con Mercurio hace que el nativo pien­se y hable con rapidez. Neptuno en aspecto con Mercurio puede proporcionar una mente muy intuitiva y creativa, pero también puede producir un tipo de pensamiento vago y confuso. Nuestra experiencia del aprendizaje y del siste­ma educativo también se verá afectada por el tipo de aspectos que forme Mercurio en nuestra carta.

2) Los planetas en aspecto con Mercurio también influyen en la forma en que nos comunicamos e intercambiamos información. Mercurio en aspecto con Venus a menudo tratará de decir cosas que complazcan o produzcan armonía; en cambio, Mercurio en aspecto con Urano es más probable que diga exacta­mente lo que siente, sin pensar para nada en el efecto que pueda tener sobre los demás.

3) Lo que por naturaleza nos interesa se revelará en los planetas que formen aspecto con Mercurio en nuestra carta. Mercurio en aspecto con Neptuno puede tener interés en cosas neptunianas como las artes, la curación o los fenómenos psíquicos. Mercurio en aspecto con Plutón intenta investigar el funcionamiento más profundo y oculto de la mente y la conciencia.

4) Los aspectos de Mercurio describen el tipo de relaciones que establecemos con hermanos y otros parientes, vecinos y compañeros de trabajo.

5) Los aspectos de Mercurio pueden dar una indicación del tipo de experien­cias que encontraremos en nuestros viajes cortos o en los realizados dentro del propio país.

MERCURIO RETROGRADO

Las fases di­rectas y retrógradas de Mercurio son nuestras referencias geocéntricas para nuestras percepciones, tanto las conscientes como las inconscien­tes, y para la mente en tanto que se enfrenta con cuestionamientos inte­riores referidos a los retos del exterior.

Cuando Mercurio está directo, como sucede durante el 80 por ciento del tiempo, la mente opera en un nivel muy funcional. Hay poco tiempo para la retrospección, y la energía se gasta en acción productiva. Nuestro lado contemplativo está prácticamente sojuzgado. Este ritmo es natural.

El período durante el cual Mercurio está retrógrado dará ori­gen a problemas que se han mantenido latentes durante los tres meses anteriores. Este es el momento en que gran cantidad de la información inconsciente que se ha absorbido y almacenado empezará a aflorar a la superficie de una manera específica según las necesidades de la persona y en el momento oportuno.

La retrogresión de Mercurio es el tiempo de inactividad mental ins­tintivo. Va asociada con mucho rehacer, repensar, reorganizar, reasociar…

Es algo muy semejante al desplazamiento la­teral que debe producirse para que el germen de una idea pueda aflorar en un concepto formulado. Este proceso es tan natural como el del sueño y la vigilia.

Mercurio es el guía durante nuestros viajes entre estar «despierto» y estar «dormido», y entre conciencia e inconsciencia. El ciclo de Mercu­rio retrógrado es el ritmo natural del espacio entre el aquí y el allí.

Así como conocemos los días, años, estaciones, husos horarios, relo­jes y todos los mecanismos de regulación, deberíamos conocer el meca­nismo de ordenación de Mercurio retrógrado. Los estados naturales de descanso son una ventaja para nosotros. Ser capaces de prever y utilizar estos estados es una poderosa ayuda para ser más conscientes. También aquí es sensato el punto de vista Holista en astrología: si per­cibimos correctamente un sistema que se refleja en muchos otros siste­mas, podremos usarlo como un instrumento valioso para nuestra evolu­ción


Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones

Add Your Reply