El toque de Saturno: COVID-19

“El hombre que no percibe el drama de su propio fin no está en la normalidad sino en la patología, y tendría que tenderse en la camilla y dejarse curar.”

- Carl Gustav Jung -

Indicaba en el artículo anterior sobre el coronavirus que nunca me he dedicado a estudiar los ciclos planetarios y su posible influencia en los países.

Tengo mis razones personales y así voy a continuar.

Dicho esto, me resulta interesante (fascinante) poder relacionar la situación de los planetas en el zodiaco (elemento que hemos creado los humanos para poder determinar con exactitud la situación de cada planeta con respecto a la Tierra) y el acontecimiento mundial que nos tiene ocupados actualmente: el COVID-19.

Más allá de que algunos indiquen que existen intereses ocultos detrás de este tipo de coronavirus (COVID-19, porque existen otros tipos de coronavirus), de que surja como consecuencia del mercado chino de animales vivos y del consumo de carnes exóticas sin control sanitario, de que su aparición forme parte de un toque de atención de la naturaleza, de que obedezca al puro azar, de que forme parte de un ciclo astrológico o histórico… lo cierto es que está aquí y tenemos que lidiar con ello.

Recuerdo el inicio de una canción de los 70-80 (no recuerdo el tema ni el grupo, sí recuerdo que formaba parte del LP “El Rock del Manzanares”) que decía algo así como: “Que se pare el mundo que me quiero bajar ya”. Pues eso ha hecho, pararse, el que quiera ya puede bajarse, por lo menos un buen rato...

La reflexión casi diaria que hago desde que tuve conciencia (en mi caso no fue antes de los 13 años, para contar la verdad) es:

¿Qué es lo peor que me puede pasar?

Hasta la fecha solo he encontrado una respuesta: pasar de la vida a la muerte.

Solo he encontrado esta respuesta porque he tenido la fortuna de no sufrir enfermedad grave alguna; entiendo que si la hubiese sufrido, ésta sería la respuesta, pero en mi caso es la que es.

Y aplico la fórmula mágica de Willis H. Carrier, que consta de 3 elementos, ante cualquier situación grave:

1- Me pregunto: ¿Qué es lo peor que me puede suceder?.
2- Me preparo para aceptarlo si tengo que hacerlo.
3- Y entonces, serenamente, procedo a conseguir que lo peor sea menos malo.

Cada cual debe aplicarla a sus circunstancias personales.

Una vez hecho, garantizo que la ansiedad o el miedo se reducen como mínimo al 50%, incluida la situación actual.

Son quienes ahora dirigen nuestras comunidades (políticos) quienes deben hacerse estas preguntas para salir adelante socialmente.

Pienso que con buen criterio nos han situado en una serie de restricciones importantes, y en general en casi todo el mundo así va a ser.

Dicho esto entremos en materia astrológica.

Voy a empezar detallando las siguientes fechas y aspectos de Marte y Saturno, que son en los que me he basado para escribir el presente artículo:

-Marte en conjunción con Júpiter: 20 de marzo, 22 de Capricornio
-Saturno en Acuario: 21 de marzo
-Marte en conjunción con Plutón: 23 y 24 de marzo Capricornio
-Marte en Acuario: 30 de marzo
-Marte en conjunción con Saturno: 31 de marzo, 0 Acuario

El primer cambio astrológico aparecerá cuando Saturno abandone Capricornio el 21 de marzo. Marte lo seguirá el 30 de marzo.

La conversación colectiva cambiará, pasando de algunas de las formas más severas de restricción (que probablemente estarán vigentes hasta que al menos el aspecto de Marte en conjunción con Saturno el 31 de marzo) y pase a la siguiente fase del protocolo, así como los pasos hacia la recuperación, incluidos los cambios de mayor alcance que esta pandemia ha revelado dentro de los sistemas.

Hay dos conjunciones que Marte hará en las próximas semanas que considero que son marcadores significativos.

Marte en conjunción con Júpiter, 20 de marzo: desafortunadamente esto parece problemático a nivel colectivo y creo que es posible que haya una rápida propagación de la enfermedad y un mayor número de personas diagnosticadas en los días en torno a esta conjunción.

Marte en conjunción con Saturno, 31 de marzo: si las experiencias colectivas confirman la forma en que lo hacen las manifestaciones personales de este tipo de aspecto, esto representará el punto bajo, o el fondo, donde las cosas son tan malas como puedan ser, y algunos de los peores temores sobre la propagación y la expansión de este problema aparecerán en escena.
Resulta estresante y preocupante de contemplar, pero recordemos que una vez que se toque fondo, las cosas comenzarán a cambiar hacia el comienzo de la recuperación. Es probable que esta fecha como fondo sea más clara en retrospectiva.

El aspecto de Marte en conjunción con Saturno del 31 de marzo probablemente influya entre 3 y 4 días antes y después, por lo que nos situamos al final de la primera semana de abril para detectar signos de estabilización y los primeros indicios de disminución de las estrictas medidas de protección y restricción en las que estamos ahora.

A medida que Marte se aleja de Saturno hasta abril y la primera parte de mayo, las reglas y regulaciones que limitan el movimiento y restringen las interacciones comenzarán a levantarse gradualmente.

A mediados de mayo, con Marte entrando en Piscis, y lejos de Saturno, podemos esperar que las etapas más opresivas estén empezando a finalizar .

Por primera vez en más de 12 semanas, Marte no estará bajo el estricto control de Saturno y eso puede traer un cambio notable (pensemos que mejoría), a nuestras experiencias colectivas.

Esta combinación inusual de Marte y Saturno podría influir en los eventos mundiales actuales.

Como decía, es probable que las restricciones con respecto a la vida cotidiana, los viajes y las interacciones sociales aumenten todavía más alrededor de la conjunción Marte-Saturno, a 0 Acuario el 31 de marzo.

Pensemos en esa fecha como limitación máxima o restricción máxima. Las seis semanas anteriores y posteriores a esa fecha son como los períodos de entrada y salida de esa conjunción. En el período previo, a medida que la conjunción planetaria se fortalece, aumenta la preocupación y la restricción, con mucho temor sobre lo que podría suceder, o no. En el período de desvanecimiento, las cosas van a disminuir, gradual y lentamente, pero de manera notable.

Podemos destacar un período de 12 semanas en el que es probable que haya más miedo y una mayor restricción, que comenzó alrededor del 16 de febrero, cuando Marte entró en Capricornio, y continúa hasta el 13 de mayo, cuando Marte abandonará Acuario y se mudará a Piscis.

Estoy hablando del estado de ánimo, los sentimientos y las experiencias cotidianas de nuestras vidas en febrero, marzo, abril y mayo de 2020, no de la enfermedad en sí.

A medida que nos acercamos al aspecto de Marte en conjunción con Saturno del 31 de marzo, el miedo crece y las restricciones se intensifican, ya que esa es la naturaleza de Saturno. A medida que comenzamos a alejarnos de esa fecha, habrá un giro gradual y las cosas pueden comenzar a calmarse poco a poco.

Cuanto más se aleje Marte de Saturno, menos limitaciones y miedo veremos. Marte se muda a Piscis el 13 de mayo. Esta será una fecha a tener en cuenta.
Lo inusual que es tener a Marte y Saturno en el mismo signo dos veces seguidas.
Por lo general, Marte está en el mismo signo que Saturno durante seis semanas, una vez cada dos años. Este año es diferente.

Debido a que Saturno cambia de signo justo cuando Marte también cambiará de signo, en realidad tenemos dos períodos consecutivos de seis semanas, donde Marte y Saturno viajan juntos en el mismo signo del zodiaco: desde mediados de febrero hasta finales de marzo cuando ambos están en Capricornio y luego desde finales de marzo hasta mediados de mayo, cuando ambos están en Acuario.

Una vez que Marte y Saturno ya no estén en el mismo signo juntos, habrá una reducción en el miedo colectivo, la restricción y el dolor intensos con los que todos estamos lidiando ahora. Eso destaca a mediados de mayo como un posible punto de alivio, donde gran parte de la pesadez y las restricciones diarias podrían comenzar a desaparecer.

No digo que la vida sea perfecta entonces: digo que la presión extrema, la preocupación, la pesadez y la limitación que han aumentado desde que Marte y Saturno comenzaron a ocupar el mismo signo comenzarán a disminuir.

Seguramente afecte a diferentes países en plazos ligeramente diferentes.

El período de Marte en Capricornio, del 16 de febrero al 30 de marzo, es especialmente intenso. Además de Saturno, también se encuentran Júpiter, el Nodo Sur y Plutón en Capricornio.
Muchos astrólogos han hablado sobre las posibles influencias más estresantes de Saturno-Plutón en Capricornio una vez que Júpiter, y luego Marte se unieran al grupo.

Desafortunadamente, esto ha resultado ser cierto, con miedo, pánico y problemas cada vez mayores; problemas económicos y limitaciones severas aunque necesarias.

Los límites y las fronteras de nuestros países, nuestros barrios, nuestras comunidades e incluso nuestros hogares se ha intensificado a medida que intentamos definir qué y quién es 'seguro', quién está en gran riesgo y qué estamos destinados a hacer sobre todo esto.

No se trata solo de las fronteras y los límites de los países y la geografía: también se ha aumentado la conciencia sobre las fronteras y los límites de nuestros cuerpos: no toques las cosas, mantén tu cuerpo separado de otros cuerpos.

En las astrología tradicional, la triple conjunción de Marte, Júpiter y Saturno en un solo signo era muy importante para definir y cronometrar experiencias colectivas. Si añadimos al Nodo sur y Plutón, el asunto se complica: todos enfrentamos limitaciones y el potencial de diferentes niveles de interrupción para nuestra salud, nuestras rutinas y, para muchos, la seguridad financiera.

Saturno es un planeta de restricción, aislamiento, limitación. También es un planeta que tiene una cualidad fuertemente colectiva: lo que Saturno indica no es necesariamente lo mejor para nosotros como individuos, sino lo que protegerá y apoyará al grupo o comunidad a la que pertenecemos.
Saturno puede traer miedo y las limitaciones que resultan de estos miedos.

Las preferencias de Saturno son las que debemos honrar o centrarnos.

Por lo tanto las previsiones a largo plazo y las consecuencias son más importantes que las de corto plazo. No se trata de hoy o de esta semana: se trata de cómo los eventos de ahora tendrán un impacto a más largo plazo, incluida la revelación de los puntos débiles en los sistemas y las estructuras sociales en su forma actual.

En este momento se trata de proteger y preservar a la persona para ayudar a la mayoría. O bien, los muchos y fuertes se limitan para ayudar a los débiles y evitar que los sistemas (salud, asistencia médica, apoyo social) se vean abrumados.

Saturno es el planeta del aislamiento, de la precaución, de ir a lo seguro.

En este momento de gran protagonismo de Saturno, este período de 2020, todos estamos siendo lanzados hacia el reino de Saturno: viviendo más como ermitaños de lo habitual. Lidiar con la pérdida, los temores sobre la seguridad y la protección, la preocupación por nuestros seres queridos, incluso la separación si hemos estado aislados lejos de donde está su familia.

Saturno revela lo que realmente importa, cuáles son las prioridades más profundas de nuestros corazones. Este puede ser un momento revelador, que brinda una visión clara y una nueva comprensión de la vida, y formará parte de nuestra futura fortaleza y la base sobre la cual tomaremos decisiones en el futuro.

Con Saturno a cargo, se trata de seguir las pautas de nuestros gobiernos, en lugar de tomar decisiones por nosotros mismos. Ya sea que estemos recibiendo buenos consejos de nuestros líderes o no, las pautas sobre las mejores prácticas en materia de seguridad y distanciamiento social son claras y ampliamente compartidas en las redes sociales.

El distanciamiento social es un asunto increíblemente saturnino: mantener la distancia, aislarse, estar lejos de los demás. Saturno es el ermitaño melancólico, que tiende a aislar en lugar de interactuar.

No creo que debamos vivir constantemente preocupados y en estado de pánico. Pero sí adoptar restricciones y aceptar limitaciones es astrológicamente congruente y totalmente relevante por ahora.

La presencia conjunta de Marte / Saturno no durará para siempre: durará hasta mediados de mayo. Hasta entonces, jugar a lo seguro parece apropiado y prudente.

Estamos comprobando estos días cómo el sentido de comunidad se está viendo reforzado, con capacidad de resiliencia, coraje, compasión, amabilidad y fortaleza.

En la situación excepcional e inédita que vivimos, lo prioritario es la seguridad y la salud de las personas y colaborar para que esta emergencia sanitaria termine lo antes posible.

Desde Astroworld seguiremos ofreciendo nuestras previsiones diarias, porque la vida (aunque reclusos) sigue.

Paz, amor y por una vez, nos guste o no, hagamos caso a la autoridad. Saturno.

Que vaya bien para todos durante este periodo.



Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones

Add Your Reply