El Sol – el yo creativo


El Sol – el yo creativo

El Sol es el centro de nuestro sistema solar, y todos los planetas se mueven en órbitas elípticas alrededor de esta estrella fija que parece pasar cada día delante de la Tierra de Este a Oeste. A una distancia de aproximadamente 150 millones de kilómetros, el Sol parece a nuestros ojos como un pequeño disco brillante en el firmamento, pero en realidad es enorme, ya que tiene un diámetro de 1,39 millones de kilómetros y así es casi 700 veces más grande que todos los planetas juntos.

Naturalmente, el Sol fue el principal cuerpo celeste observado por el hombre y, por lo tanto, ocupa un lugar importantísimo en todas las mitologías. El dios griego Apolo era la personificación del Sol y fue adorado como la fuente de la fuerza vital, iluminación y curación.

solEn la astrología el emplazamiento del Sol revela la cualidad básica de nuestra conciencia. Es el factor central de nuestra personalidad, del mismo modo como el Sol es el centro de nuestra galaxia. Por esa razón, nos identificamos tanto con el signo solar. Si nuestro Sol está en Piscis, nos consideramos Piscis. Si está en Aries, pensamos que somos Aries. No cabe duda que el Sol es muy importante para el análisis astrológico, pero no debemos olvidar que es un solo factor entre muchos.

Un Sol bien emplazado y aspectado otorga a su nativo alegría, confianza y buena salud. Tiene una afinidad natural con el signo Leo, el cual comparte muchos atributos con el Sol.

El Sol en Aries
Aries, gobernado por Marte, abre el Zodiaco. En este signo de fuego encontramos los impulsos primordiales de la vida, la fuerza impetuosa ansiosa por salir a la luz. Aries representa el comienzo de un desarrollo, y no se preocupa por lo pasado, a veces ni siquiera por lo presente. Contempla el futuro, y lo único que quiere es abrirse camino hacia delante.

Con el Sol en el signo de fuego Aries, la personalidad irradia un asombroso potencial de energía y contiene un inmenso afán de acción y renovación.El nativo busca constantemente nuevos senderos y quiere actuar sin rodeos, siempre llevando la iniciativa.
No obstante, le puede faltar perseverancia, ya que no le gusta esperar y emplear mucho tiempo en una misma tarea. Si aprendiese a enfocar su enorme potencial de energía en una sola causa, podría tener más éxito.
No pierde el tiempo dando vueltas a un asunto, quiere actuar enseguida. Pero debería considerar también las necesidades de su prójimo, si no quieres encontrarte de repente sola, ya que nadie pudo mantener tu paso.
Otro problema de Aries es que tiendes a ignorar los detalles, y, cuando ya es demasiado tarde, te preguntas dónde estuvo el fallo. Por lo tanto, te conviene planear tus acciones con más cautela y también considerar la posibilidad de trabajar en grupo. No es prudente rechazar los buenos consejos de otros  –y, desde luego, saber escuchar no es una desventaja –.
La fuerte ambición de Aries exige que llegues a la meta  en primer lugar y que entregues los resultados más destacados. Nadie pone en duda tus cualidades de liderazgo, y los demás te suelen conceder el reconocimiento merecido, cosa tan importante para ti. Si aprendieses a tratar tu prójimo con más tacto y diplomacia, tu éxito estaría asegurado, porque lo verdaderamente positivo de Aries es que nunca abandona.


Comparte el artículo:

Comenta tus impresiones