Un baile de asteroides


Iniciamos septiembre de 2018 con la frustrante semicuadratura Júpiter-Saturno que ocurrió el 22 de diciembre de 2017 y el 14 de marzo de 2018; aunque se produce por última vez el 3 de septiembre de 2018.
Este aspecto nos desafía a superar nuestra resistencia a los cambios sociales profundos que se requieren para que podamos alcanzar nuestras más altas aspiraciones.

Júpiter también ha estado en sextil a Plutón, un aspecto estimulante desde el comienzo de 2018, siendo exacto el 15 de enero, el 14 de abril y el 12 de septiembre.

Aunque un sextil no suele ser visto como una gran influencia, este aspecto particular gana importancia ya que Júpiter está en Escorpio, el signo de gobierno de Plutón.

A medida que los dos planetas se unen enérgicamente, Júpiter amplifica a Plutón en el objetivo de Capricornio de revelar a aquellos con autoridad que presentan ciertas flaquezas; al mismo tiempo, Plutón enfoca la habilidad de Júpiter para magnificar verdades ocultas, para que ya no puedan ser negadas.

El movimiento “#MeToo” así como las investigaciones en curso sobre el uso indebido del poder político, son demostraciones de los efectos dinámicos de este aspecto.

Y los asteroides entran en juego…

Conocida por su productividad, la Luna en Tauro excederá su cuota el sábado 1 de septiembre, en trígono a Plutón, ofreciendo abundante energía para el día. No todo el mundo se montará a bordo de los proyectos, no obstante, ya que Venus se opone a la contraria Eris (Libra-Aries), alterando la resistencia a cualquier actividad que pueda requerir compromiso.

La cuadratura entre Luna y Mercurio en Leo se topará con todo el mundo aferrado a su propia esquina, cerrado en sus pensamientos y sin voluntad de ceder. Además, mientras que poco después la Luna hará felizmente una conjunción con la leal Juno, el asteroide en ese momento también se encontrará en quincuncio a Venus, desestabilizando cualquier intento de armonizar la situación.

El aspecto restante para finalizar el día no llegará sin dosis correspondiente de irritación, otro quincuncio, éste entre el ambicioso Marte en Capricornio y la creativa pensadora Palas Atenea en Leo, extendiendo la duración de la disonancia unas cuantas horas más.

El domingo habrá un cambio cuando la Luna se mueva hasta la adaptabilidad de Géminis, ayudándonos a comenzar el camino para dejar atrás el impase del día anterior.

Una vez levantados, sentiremos energía y excitación con el potencial del día, gracias al veloz Mercurio en Leo en trígono a la proactiva Eris en Aries.

No obstante, unas cuantas horas más tarde habrá desacuerdos cuando el estilo para el drama de Mercurio se enfrente a la necesidad de simplicidad de Juno, y por último la Luna de Cuarto Menguante nos rete a prestar más atención y tener algo más de criterio con nuestros pensamientos.

 


¡ No copies, comparte!