Temporada de eclipses: 4 preguntas transformadoras


Nos encontramos completamente inmersos en temporada de eclipses en este inicio de agosto de 2018: dos eclipses de julio en el espejo retrovisor, y a la vista un tercer eclipse un tanto raro.

Eclipses solares parciales

El eclipse solar parcial del 11 de agosto será visible en el norte de Europa y el noreste de Asia. Este es el tercer y último eclipse de esta temporada. Hubo un eclipse solar parcial y un eclipse lunar total en julio.

Esto ocurre porque el escenario para que se produzca un eclipse (el marco temporal cuando los nodos lunares están alineados) dura 34 días, y un ciclo de lunación dura 29.5 días.
Cuando ocurre una Luna nueva o llena en los primeros cuatro días de una situación de estas características, propicia para los eclipses, habrá tres eclipses: dos solares y uno lunar, o dos lunares y uno solar, dependiendo de qué lunación ocurrió al comienzo de la temporada.

La última vez que tuvimos dos eclipses solares y un eclipse lunar fue en el verano de 2011, y esto volverá a ocurrir en el verano de 2029. Dos eclipses solares y un eclipse lunar ocurren típicamente en intervalos de cuatro, siete, nueve u once años.

Con la atmósfera altamente electrificada por el provocativo eclipse total del 27 de julio en Acuario, la cuadratura del 1 de agosto entre Marte retrógrado en Acuario y Urano en Tauro puede situarnos en un futuro que nadie podría haber predicho, especialmente con Urano virtualmente paralizado, a punto de volverse retrógrado.

Esta es la segunda de tres cuadraturas fijas Marte-Urano de este año; las otras dos: el 16 de mayo y el 18 de septiembre. Esta cuadratura de agosto puede ser la más poderosa de las tres; no solo se encuentra Marte retrógrado en Acuario, sino que también se encuentra más cerca de la Tierra, aumentando su influencia en nuestras vidas.

La mitad de los diez planetas primarios se mueven hacia atrás (retrógrados) a principios de agosto (Mercurio, Marte, Saturno, Neptuno y Plutón), con Quirón también retrocediendo y Urano el 7 de agosto.

Este énfasis abrumador en los planetas retrógrados significa que estamos en una fase muy subjetiva de nuestro desarrollo, a pesar de la inclinación del Sol en Leo por mostrarse abierto.

Aunque los eventos nos impulsan hacia nuevas realidades, nos dirigidos hacia la búsqueda de equilibrio en esos lugares dónde hemos estado y a considerar cómo nuestras acciones pasadas han creado nuestras actuales circunstancias.

Además de Urano, otros cuatro planetas también marchan hacia atrás en agosto y septiembre. Mercurio, retrógrado desde el 25 de julio, se mantiene así hasta el 18 de agosto, liberando a aquellos que han evitado cautelosamente la firma de contratos o el inicio de nuevas empresas en los últimos días.

Marte comenzó su fase de retroceso el 26 de junio, en Acuario, regresa a Capricornio el 12 de agosto y entra directamente a este signo el 27 de agosto.

Saturno completa su período retrógrado de casi cinco meses en Capricornio el 6 de septiembre, dando el visto bueno a las preocupaciones comerciales que han estado en suspenso desde el 17 de abril.

Y el viaje de Plutón a través de Capricornio, interrumpido por su fase retrógrada que comenzó el 22 de abril se reanuda el 30 de septiembre.

El eclipse solar en Leo del 11 de agosto está en conjunción con la estrella fija Alterf, activando los arquetipos de Showman.

Altarf o Al Tarf (β Cnc / β Cancri / 17 Cancri) es la estrella más brillante de la
constelación de Cáncer con magnitud aparente +3,50. Su nombre proviene del árabe y significa «la punta», estando situada en una de las patas del cangrejo.

Esta estrella invoca la autoexpresión dramática y la capacidad de afectar y convencer, como se demostró en la vida del revolucionario sudafricano Nelson Mandela (Mercurio natal en conjunción con Alterf). Los políticos, actores y otras personalidades que son centro de atención ocupan el centro del escenario con esta influencia; depende de nosotros distinguir entre los que cuentan la verdad y aquellos que destacan en la prestidigitación.

Desde hace tiempo que hemos incluido en Astroworld la posibilidad de estudiar las estrellas fijas y su influencia en nuestros temas natales, como así lo hacían los antiguos astrólogos.

Astroworld calcula prácticamente todas las estrellas fijas y podemos comprobar su influencia tanto mediante datos como de forma gráfica.

Eclipse solar en leo

Leo es el actor natural del zodíaco, la reina del drama y el líder carismático, se siente cómodo en el centro del escenario cuando llega el aplauso deseado y la confianza es alta con el reconocimiento de un trabajo bien hecho. El león real gobierna la jungla. Apenas podemos dejar de notar ese rugido inconfundible o el halo de su dorada melena alrededor de su cara (de gato salvaje).

A través de la lente de Leo, necesitamos un punto focal y un ancla.

Nos sentimos atraídos por los líderes, ya sea que los temamos o admiremos; buscamos a aquellos que tienen la capacidad de resistir para permanecer en el escenario mundial para ser observados y juzgados.

Igualmente necesitamos saber en quién podemos confiar y en quién podemos creer, al tiempo que reconocemos quién representa el peligro a medida que decidimos nuestra propia dirección. Leo es el signo de fuego gobernado por el Sol e intrínsecamente relacionado con la luz y el calor.

Leo puede portar una luz delante de nosotros, iluminando la sabiduría interna,
¡O puede chamuscarnos si pisamos sus orgullosas patas!

Con la luz del Sol eclipsada por la Luna, también puede haber una diferencia en la calidad o transmisión de la luz de Leo.

Para los pueblos antiguos, un eclipse, a menudo visto como un precursor de cultivos fallidos, habría sido recibido con pánico. En los tiempos modernos, podemos apreciar su poder simbólico más como un corte de energía.

¡Tal vez nos asustemos al principio si la electricidad deja de fluir!

Muchos de nosotros hemos llegado a confiar en dispositivos y dispositivos electrónicos en la medida en que nuestros medios de vida y estilos de vida dependen de ellos.

Es casi seguro que un apagón nos forzará a salir de nuestra rutina, lo que nos impulsará a ser más innovadores o profundizar en el recuerdo de formas y conocimientos pasados, para hacer frente a nuestra repentina “impotencia”.

Dichos momentos pueden ayudar a recordarnos que somos humanos, no máquinas. Por mucho que intentemos regularizar y sistematizar nuestras vidas dándoles nuestros propios horarios, la verdad es que no somos robots que se ejecutan en programas informáticos, y puede que no prosperen si tratamos de reflejarlos.
Todos hemos tenido “programación”, por supuesto, de la vida familiar, la escuela y otras fuentes de experiencia formativa.

Leo, como regente natural de la quinta casa, nos recuerda al niño interior de la psique, cuyos mensajes se formaron temprano y que aún pueden necesitar comunicarse con el “yo” adulto de hoy.

El niño interior puede necesitar ser consultado sobre sentimientos, ideas y deseos. Tal vez a nuestro ser infantil nunca se le permitió una opinión, que de repente podría querer ser expresada durante este eclipse. Tal vez nuestro yo-niño quería participar de ciertas maneras, o sentía que daba más de lo que nunca se reconoció; estos hechos y las energías emocionales vinculadas a ellos pueden necesitar espacio para ser honrados y expresados.

Este eclipse de la luna nueva en Leo está en conjunción con el asteroide Palas Atenea y el planeta de las “ideas”, Mercurio, todo cuadrando a Júpiter en Escorpio, locutor de nuestra verdad más profunda.

Pallas, diosa guerrera, puede ayudarnos a encontrar formas pacíficas de resolver disputas, gracias en parte a su sabiduría femenina y a la capacidad de percibir patrones generales. Actualmente, su visión es efectivamente más fuerte que la de Júpiter, que, en Escorpio, tiene un rango de perspectiva más estrecho de lo habitual.

Pallas puede reducir la intensidad y aliviar el conflicto, pero debe estar atenta a sofocar su propia necesidad de competir. Pallas representa el temor de que el éxito pueda socavar el ego colectivo masculino, arriesgándose así al abandono en las relaciones. Sin embargo, no compartir los dones de su visión divina podría ser un triste despilfarro y una traición a sí misma.

Un eclipse solar es como parpadear y descubrir que has despertado en algún lugar nuevo, como viajar y olvidarte momentáneamente de que no estás en casa.

Sin embargo, no estás varado, ya que el enfoque de Leo se conecta firmemente con el corazón: el verdadero hogar dentro de cada uno de nosotros.

Este último eclipse del año nos llama a sintonizarnos con los diagnósticos del corazón y notar lo que está sucediendo allí.

Estas 4 preguntas te ayudarán a una profunda conexión y toma de conciencia:

  1. ¿Me duele?
  2. ¿Estoy solo?
  3. ¿Qué quiere realmente mi corazón?
  4. ¿Puedo asumir el riesgo de abrirme una vez más y dejar que la vida sea más completa?

Incluso si nuestros deseos a veces causan dolor en el camino, el placer y la satisfacción de cumplirlos puede valer la pena el precio de cualquier incomodidad temporal.

Tras el eclipse los astros siguen su imparable camino, infinito.

Así, el trígono de fuego Saturno-Urano, que estuvo vigente a lo largo de 2017, se convierte en un trígono terrestre en 2018, con estos dos planetas dentro de un grado del aspecto exacto durante agosto y septiembre. Con el cambio del fuego a la tierra, los esfuerzos conjuntos del pragmático Saturno y el revolucionario Urano están dedicados a dar forma a ideas innovadoras, basadas en la inspiración y las ideas recibidas el año pasado.

El gigante Júpiter soporta fácilmente el peso de tres aspectos a largo plazo en 2018, todos los cuales se completan en agosto y septiembre. El primero en culminar, el trígono creativo de Júpiter-Neptuno, sucede por tercera y última vez el 19 de agosto (las fechas anteriores fueron el 2 de diciembre de 2017 y el 25 de mayo de 2018).

Este aspecto nos ayuda a encontrar una perspectiva positiva en tiempos difíciles, promueve el crecimiento espiritual y nos permite liberar viejos resentimientos y enojo.


¡ No copies, comparte!