Octubre 2018: la astrología nos facilita el crecimiento personal


Mientras que octubre se ve eclipsado por la retrogradación de Venus, las grandes historias de este período surgen en noviembre, cuando el eje nodal cambia de signo y Júpiter llega a casa en Sagitario.

Cada una de estos ingresos planetarios nos proporciona un cambio de enfoque y la apertura de un nuevo capítulo en nuestras vidas. El Nodo Norte entra en Cáncer y el Nodo Sur entra en Capricornio el 6 de noviembre y permanecerá en estos signos hasta el 4 de mayo de 2020. Durante los próximos 18 meses, nuestro tarea espiritual colectivo será pasar de ser emocionalmente reservados (Capricornio) a emocionalmente comprometidos (Cáncer).

Mostrar nuestras emociones podríamos hacernos sentir como si perdiésemos el control y por lo tanto dañando nuestra respetable reputación. En cambio, el Nodo Norte en Cáncer nos anima a salir de nuestro caparazón y abrazarnos nuestro lado más suave.

Júpiter vuelve a su domicilio, al expansivo Sagitario, el 8 de noviembre de 2018. A medida que salimos de los túneles subterráneos de Escorpio y contemplamos la vasta cúpula de los cielos sobre nosotros, nuestra inspiración y nuestra fe regresan.

Con Sagitario a cargo de los viajes de larga distancia, y el Nodo Norte en Cáncer alentándonos a unirnos a los demás – las relaciones internacionales podrían ver algunos desarrollos positivos durante este período. Si podemos ir más allá de nuestras diferencias, hay un potencial para que seamos una gran familia feliz.

Previsiones astrológicas Octubre 2018

El primer paso hacia la reconciliación es que Venus estará retrógrada en el sensual Escorpio el 5 de octubre. Durante las próximas seis semanas, hasta el 16 de noviembre, problemas relacionados con recursos compartidos, dinero, el amor y la intimidad pueden llevar nuestras emociones al punto de ebullición. Para obtener la unión profunda que anhelamos, debemos revela nuestras sombras. Esta es una prueba de nuestra confianza y nuestra capacidad para exponer nuestros corazones con cruda honestidad.

El 8 de octubre, la Luna Nueva en Libra gobernada por Venus está en conjunción con Ceres (diosa de la crianza y la agricultura). Esta antigua figura de la Madre Tierra pierde a su hija Proserpina, durante seis meses al año, en el reino de Hades (Plutón).

Proserpina es una antigua diosa cuya historia es la base de un mito de la primavera. Es la equivalente en la mitología romana a la diosa griega Perséfone. Proserpina fue subsumida por el culto de Libera, una antigua diosa de la fertilidad, esposa de Liber. Es una deidad de vida, muerte y resurrección.

El tema de esta lunación sugiere que para restaurar la armonía en las relaciones debemos estar dispuestos a dejarlo ir. El quincuncio de la Luna Nueva a Neptuno y la cuadratura a Plutón nos inclinan a aferrarnos a lo que tenemos, incluso cuando sintamos que se desliza entre nuestras manos.

Pero nada puede crecer si no podemos eliminar el impulso insalubre de aferrarse, por miedo a perderlo todo. Mercurio y el Sol llegan a Escorpio el 9 y 23 de octubre, respectivamente.

Seguimos los pasos de Proserpina, descendiendo más en el inframundo.

La Luna llena en el estable Tauro del 24 de octubre está en conjunción Urano. Si nos atrevemos a salir de los caminos trillados, podrían aparecer recompensas imprevistas.

La conjunción del Sol con Venus (exacta el 26 de octubre) ilumina el destello de joyas preciosas en las ricas cavernas subterráneas de Escorpio.

Venus vuelve a entrar en su signo (Libra) el 31 de octubre. La magia de Hallowen de todo este tránsito retrógrado es que Venus puede tomar una situación de relación poco adecuada y transformarla en algo hermoso.

Sin embargo, tenemos que estar dispuestos a enfrentarnos a nuestros demonios internos a fin de catalizar el proceso.

Iniciamos Octubre de 2018 un lunes día 1. Amaneceremos con la cuadratura de la Luna en el comunicativo Géminis hacia el herido Quirón, esta hará que los encuentros del lunes puedan resultar un poco incómodos.

Tener demasiada información, o simplemente demasiado poca, podría ser el origen del problema.

La entrada de la Luna en Cáncer calmará parte de la agitación. Gracias al sextil de la Luna con el objetivo Urano en Tauro, tomar algo en el parque podría servir para crearnos el espacio necesario para reagruparnos.

El respiro no dura mucho, no obstante. La siguiente oposición Luna-Saturno activará la hipersensibilidad y oscurecerá el ánimo. Lo ideal será volver pronto a casa, y deshacernos del peso del mundo a nuestra espalda.

 


>
¡ No copies, comparte!