Luna Nueva en Libra: accede a tu centro de sabiduría interior


La Luna Nueva en Libra del día 8 de octubre de 2018 centra la atención de forma natural en las relaciones individuales. Con el Sol y la Luna en Conjunción con Ceres, hay acentuación adicional en el tema de la educación y los cuidados.

Preguntas que podemos hacernos:

¿La relación en la que nos encontramos actualmente sirve de ayuda para ambas partes, igualitariamente? Si no, ¿qué podemos hacer para lograr equilibrar la balanza?

¿Mejoraremos ambas partes si aceptamos que el desequilibrio simplemente “es lo que hay” y que, en su propio modo, funciona? A fin de cuentas, no somos clones unos de otros. Cada ser humano es único, y las fortalezas que una persona tiene en un área específica pueden ser de gran valor.

La lección podría resumirse en ser felices con nuestros dones, y no compararnos centrándonos en nuestras debilidades.

Si estamos solteros, la pregunta será cómo encontrar aquello que nos llene con las conexiones que mantenemos con nuestras relaciones. O cómo encontrar el sentido general de conexión capaz de satisfacer nuestros intereses.

Esta Luna Nueva toca la temática de despegar con los nuevos proyectos, de alzar el vuelo con las relaciones, o simplemente de dejarnos llevar por una ráfaga de aire para movilizar nuestra energía – por ejemplo, conociendo nueva gente, o participando en actividades que no hubiéramos practicado antes.

El tema cardinal de “comenzar” algo y saltar a la acción alcanza hasta Plutón, quien se encuentra en cuadratura con el Sol, la Luna, y Ceres. El signo involucrado, Capricornio, conecta con el elemento tierra, apuntando hacia resultados sólidos. Plutón suele subrayar una contienda de poder, o un sentimiento de vivir bajo presión.

El mensaje aquí posiblemente consista en ser capaces de ver que no es tanto por los resultados, si no por las conexiones; que la calidad de una relación puede experimentarse gracias a los potentes y positivos sentimientos que genera.

Es muy fácil juzgar la productividad basándose en lo que se obtiene de forma tangible, pero las personas no son robots, y no siempre cumplen los requisitos – ni logran cumplir las tareas que se propusieron completar ni tan rápido, ni en la forma en la que se lo propusieron.

Una vez seamos capaces de relajarnos al respecto, y dejemos de fijarnos en buscar la perfección, podremos apreciar aquello que nos ofrecemos los unos a otros en conjunto, incluyendo los dichos defectos y peculiaridades, los elementos que dan autenticidad a nuestro ser.

Venus, la dispositora de la Luna, está en Escorpio, signo de Plutón, revelando las corrientes subterráneas de las relaciones. Escorpio suele vincularse con los celos, y debido a la cuadratura de Venus con Marte y Lilith, será fácil dejarse llevar a la competición con los demás.

Es importante recordar que, mientras podemos respetar a los demás por guiar nuestro camino o crear la norma, cada uno de nosotros tiene sus rasgos y talentos individuales, los cuales lo pintan con su toque especial.

Marte en Acuario nos recuerda la necesidad de unir nuestros esfuerzos, centrándonos en los problemas humanitarios y el beneficio de las actividades grupales.

¡Si nos ayudamos unos a otros, todos ganamos!

Agua y aire fijos se combinan en los signos del zodíaco involucrados con la cuadratura Venus-Marte, la cual es como el constante flujo de vapor de un motor a reacción encontrándose con una fría ráfaga de aire. El ambiente puede volverse muy caliente o muy frío con rapidez, generando incomodidades extremas.

En el escenario de las relaciones, esto puede implicar la aparición de un punto muerto, ya que el entorno se podría volver intolerable si nadie estuviera dispuesto al compromiso.

Afortunadamente, Venus también se encuentra enlazada a Neptuno en Piscis con un trígono, trayendo a escena cualidades mutables y flexibles – doblemente subrayado por la oposición de Neptuno con el asteroide Palas Atenea en el igualmente mutable Virgo. Ofreciendo el potencial de reconocer nuestras propias debilidades en el comportamiento o situación de los demás, permitiéndonos acercarnos a una postura con algo más de gentileza.

No obstante, la conexión de Neptuno con Palas Atenea nos avisa de tener cuidado para evitar que la consideración más gentil de los intereses de los demás nunca llegue a superar la necesidad personal de autoexpresión. Es posible preocuparse por los demás al mismo tiempo que buscamos formas saludables de expresar nuestra energía creativa.

Aun así, Venus, justo tras salir del orbe de su oposición con Urano, apunta a que desviarnos mucho del centro no será deseable.

Bajo el efecto de esta sensible Luna Nueva, acceder al centro de sabiduría interior – con visualización tranquila e inspirada – servirá como una potente herramienta para manifestar más de aquello que necesitamos y buscamos.


>
¡ No copies, comparte!