Luna llena en capricornio


A medida que nos movemos en la rueda del zodiaco, experimentamos un ritmo distinto, un ir y venir entre el yin y el yang, entre fases activas y receptivas. El fuego y el aire son parte del yang; mientras que el agua y la tierra son parte del yin. Aunque pueda ser fácil ver cómo Cáncer es un signo yin, esto es menos evidente con Capricornio, que en tiempos patriarcales se ha llegado a asociar con rasgos más masculinos. De acuerdo con Geraldine Thorsten, en su libro Good Herself: The femenine roots of Astrology, los cuernos de capricornio representan la luna creciente, y el cuerno de la abundancia denota la generosidad de la diosa, mientras que el macho cabrío en sí representa a las sacerdotisas de la Luna, las cuales vivían en los santuarios de las montañas y practicaban las artes curativas, tanto para el cuerpo como para el alma.

Luna llena Capricornio: la Cabra Marina

luna llena capricornioLa primera imagen de Capricornio, la cabra marina, se remonta a Mesopotamia, cuando la Luna representaba a la diosa del Océano, la matriz primordial de la creación. En primera instancia el tiempo se midió por la Luna; los primeros calendarios fueron lunares – no solares, como el nuestro. Saturno, ahora presentado como el padre del Tiempo, también tiene orígenes femeninos; nuestra actual Parca deriva de una antigua deidad de la agricultura y de la emanación de la gran Diosa.

Así pues tanto Cáncer como Capricornio son signos femeninos, y éstos se encuentran en lados opuestos de una polaridad esencial. Cáncer marca el cambio del yang al yin, del crecimiento externo a la maduración interna; Capricornio señala el turno del yin al yang, hacia la vocación y el servicio, que se deriva de nuestro desarrollo interno. Como signo de agua, Cáncer nos sumerge en la intimidad y la complejidad de los sentimientos, de las necesidades y la familia; como signo de tierra, Capricornio nos obliga a dominar las complejidades y limitaciones de la realidad física.

Esta Luna llena nos iluminará cuando estemos equilibrando las demandas de nuestra vida interna y externa.

¿Qué cambios tenemos que hacer en casa y en el trabajo?

¿Dónde necesitamos más refuerzo y apoyo?

¿Dónde hay que poner límites?

Otros tipos de alineaciones agilizan la búsqueda de respuestas a estas preguntas. Un gran trígono de agua entre el Sol, Marte y Quirón (25º Cáncer-Escorpio-Piscis) nos aconseja reducir la velocidad y llevar una vida más tranquila para que podamos recargar, reorientar y recibir la sabiduría de nuestro Yo superior. Mercurio y Venus en el trígono de Leo con Saturno en Sagitario, enciende nuestro coraje para explorar y expresar nuestra creatividad de formas significativas, mientras que su quincuncio (150º) con Neptuno llama a que nuestras emociones, en vez de la razón, abran el camino. La semicuadratura (45º) de Neptuno y Saturno hacia la Luna y la sesquicuadratura (135º) hacia el Sol ilumina el punto en el que tenemos que ser proactivos y dar un salto de fe.

El 29 de Julio Urano se vuelve retrógrado a 24º30′ Aries – en sesquicuadratura con Saturno y semicuadratura con Neptuno – y éste carga nuestro afán de liberación y de hacer las cosas a nuestras manera.

Las Lunas llenas en general, nos llevan       hacia el exterior, pero ésta nos recuerda el poder de mirar hacia adentro: “A menudo la gente trata de vivir su vida al revés: tratan de tener más cosas, o más dinero, con el fin de hacer más de lo que desean por lo que piensan que serán más felices. La forma en la que esto funciona realmente sucede a la inversa. Se debe ser primero lo que uno realmente es, y a continuación, hacer lo que se tiene que hacer, con el fin de obtener lo que deseas “.