El alivio de dejar ir: Luna Nueva en Virgo


La Luna Nueva en Virgo de Septiembre resalta un buen comienzo para el cuerpo físico. Esta Luna Nueva en signo de tierra nos recuerda que, tan importantes como son nuestras mentes, si ignoramos nuestros cuerpos son propensos a sufrir por ello, y pronto nos lo harán saber.

Emanuel Swedenborg fue uno de los mayores pensadores y místicos cuya filosofía y reflexión ha informado de la idea de que existen poderosas correspondencias entre mente, cuerpo, y espíritu.

Observó el amor y la sabiduría divina ubicadas en la mente y el espíritu, pero también en conjunción con el cuerpo, donde la actividad angelical podía ser transmitida.

Es discutible, pero se podría decir que cuando cuidamos una parte del sistema, también cuidamos de la otra, y por tanto le permitimos acceso a la ayuda “exterior”. Si estamos enfermos, ahora es el momento de hacer reajustes, bajo la doble luz del Sol y la Luna en la sabiduría de Virgo.

Lo que podamos necesitar sin duda se aclarará durante este ciclo lunar. Podría ser un cambio en la dieta, o la revisión del plan de ejercicios, observando su falta o su exceso. Los comienzos y reinicios siempre suelen ser más fáciles durante una Luna Nueva. La conjunción Sol-Luna se sentará en oposición a Neptuno, quien peculiarmente recalca el equilibrio de fluidos y químicos en el cuerpo.

La clave de esta situación estará en hacer ajustes pequeños, pero prácticos. Por ejemplo, aumentar la cantidad de alubias en la dieta podría servir para adaptarse a cierta postura moral, o evitar subir de peso, pero… ¿Estamos preparándolas en la mejor de las formas para evitar los problemas digestivos? Todos necesitamos la cantidad suficiente de agua en el cuerpo, pero esta debe ingerirse en los momentos adecuados y llegar a los sitios que debe.

Neptuno estará cercanamente opuesto a ambas luminarias, cargando el nuevo ciclo lunar con un aroma místico, y quizá hasta desorientador. El Sol y la Luna también estarán en una sesquicuadratura cercana a Urano, ampliando los niveles de energía nerviosa.

Plutón está en sextil a Neptuno y trígono a esta Luna Nueva, ofreciendo posibles descubrimientos y oportunidades para corregir la disfunción de los niveles de retención de fluidos – idealmente con la ayuda de alguien que tenga los conocimientos apropiados de este proceso.

Los cuidados de mente, cuerpo, y espíritu también pueden encontrarse en actividades de renovación física, como caminar por la playa, a lo largo del cauce de un río, o pasar el rato cerca de una fuente, salto de agua, o cualquier otra fuente de agua en movimiento. Una lámpara de sal, liberando iones negativos, también podría ser beneficiosa. Posiblemente no tengamos que ir muy lejos ni necesitemos tener a mano accesorios extra. Dar algo de tiempo a esa ducha o baño especial puede que ya sea suficiente para ayudarnos a conectar con sentimientos de renacimiento y un nuevo empezar, o estar a salvo en el recuerdo de las aguas del vientre.

Estimulados o calmados, tras ese momento ya estaremos preparados para enfrentarnos a cualquier tarea práctica entre manos.

Luna nueva en Virgo

Júpiter en Escorpio está en sextil a esta Luna Nueva; los sextiles a veces pueden indicar un reto menor, vivido como una oportunidad útil si es visto de la forma adecuada. Con Júpiter en el Signo gobernado por Plutón, hay un reto constante para ahondar cada vez más en la verdad. Tradicionalmente se buscaba la inspiración en los cielos, y en el futuro por lo que pudiera estar por venir. En esta ocasión, la sabiduría más profunda puede encontrarse hacia el interior, hacia abajo, e incluso hacia atrás, ya que Plutón está en movimiento retrógrado.

Revisando los actos del pasado – ya sean nuestros o no – podremos encontrar un set de verdades más profundo, potente, y resonante. A través de la concentración de sentimientos que esto podría causar, también podríamos beneficiarnos de vigilar cómo procesamos el flujo que brota hacia adelante! Solemos reaccionar ante los traumas y vicisitudes de la vida enterrando los sentimientos más difíciles que no podemos expresar en el momento. Con tiempo para reflexionar y comprender – buscando formas de diluir las emociones y dejar que las memorias se aireen y evaporen – podremos utilizar nuestra sabiduría para ayudar a que algo de belleza llegue a florecer.

A veces necesitamos la intensidad cáustica de los sentimientos más complejos para ser capaces de reconocer cuándo algo no es bueno para nosotros – y usar nuestra fuerza para simplemente dejar ir. Idealmente no causaremos daño en el camino, pero de forma figurativa quemaremos un puente en descomposición, o permitiremos que lo superfluo se derrumbe a medida que nos separamos de las situaciones negativas.

Con Plutón podemos entender que algo se ha vuelto redundante, y es momento de permitir algo de espacio para que la nueva vida aparezca.

Esta Luna Nueva puede ser una buena ocasión para deshacernos de los “escombros” físicos de casa: organizar los armarios a fondo, deshacernos de los utensilios que nunca se usan en los cajones de la cocina, quitarnos papeleo del estudio, etc.

Todo aquello que ya no nos aporta energía vital le puede ser útil a otra persona – ¡Y dejar ir posiblemente nos suponga un gran alivio!


¡ No copies, comparte!