Comunicación no violenta – Luna/Mercurio


Mañana sábado es un día poderoso para revelar y realinearnos con las intenciones de nuestra alma. El segundo sextil de Júpiter-Plutón (Escorpión-Capricornio) sucede en las oscuras horas de la mañana, abriendo figurativamente nuestros ojos a un significado y un propósito más profundos.

Más tarde la Luna y Mercurio retrógrado se unen en Aries, estimulando nuevas ideas a medida que emergen del estado de sueño.

Mercurio termina su retrogradación cuando Mercurio y la Luna se encuentran. Este contacto resulta muy útil para todo lo relacionado con la conexión y la comunicación.

En la astrología tradicional, la Luna y Mercurio representan la mente y trabajan juntos para describir los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro, o para simbolizar nuestras facultades creativas e imaginativas y nuestras habilidades analíticas.

Cada vez que la Luna y Mercurio se unen, es más fácil encontrar equilibrio entre la cabeza y el corazón. Con la Luna y Mercurio juntos en un signo de fuego, mantener una imagen clara en tu mente de lo que quieres decir o hacer puede ayudarte a mantenerte en el camino correcto.

Las discusiones en torno a la verdad, el propósito y cómo alcanzar un estado del ser más satisfactorio pueden inspirarte.

A nivel práctico, los malentendidos del período retrógrado de Mercurio se pueden resolver o desenredar ahora. Puedes decidir o finalmente descubrir la información que necesitas para avanzar con un plan emocionante.

Un sextil Marte-Neptuno (Capricornio-Piscis) aumenta el ambiente positivo, ayudándonos a coordinar las motivaciones personales y transpersonales. Solo la breve cuadratura luna-Saturno amenaza con amortiguar nuestro entusiasmo.

Sin comentarios personales, solo transcribo un texto muy poderoso, transformador y revelador, al menos para mí.

Extraído del libro…

“Comunicación no violenta”. Marshall Rosenberg

“Al creer que es nuestra naturaleza disfrutar dando y recibiendo de una manera compasiva, he estado preocupado la mayor parte de mi vida con dos preguntas: ¿Qué sucede para desconectarnos de nuestra naturaleza compasiva, lo que nos lleva a comportarnos de forma violenta y explotadora? Y a la inversa, ¿qué permite que algunas personas permanezcan conectadas a su naturaleza compasiva incluso en las circunstancias más difíciles? …

Al estudiar los factores que afectan nuestra capacidad de mantenernos compasivos, me sorprendió el papel crucial del lenguaje y nuestro uso de las palabras. Desde entonces, he identificado un enfoque específico para la comunicación, tanto hablando como escuchando, que nos lleva a dar desde el corazón, conectándonos con nosotros mismos y con los demás de una manera que permite que nuestra compasión natural florezca. Llamo a este enfoque Comunicación No Violenta, usando el término no violencia como lo usó Gandhi, para referirnos a nuestro estado natural de compasión cuando la violencia ha disminuido desde el corazón “.

 ¿QUÉ ES LA COMUNICACIÓN NO VIOLENTA?

La Comunicación No Violenta (NVC) nos guía en la reformulación de cómo nos expresamos y escuchamos a los demás. En lugar de reacciones automáticas y habituales, nuestras palabras se convierten en respuestas conscientes basadas firmemente en la conciencia de lo que estamos percibiendo, sintiendo y deseando. Nos lleva a expresarnos con honestidad y claridad, al tiempo que le prestamos a los demás una atención respetuosa y empática. En cualquier intercambio, llegamos a escuchar nuestras propias necesidades más profundas y las de los demás. NVC nos entrena para observar cuidadosamente y para poder especificar qué comportamientos y condiciones nos afectan. Aprendemos a identificar y articular claramente lo que concretamente queremos en cualquier situación dada. La forma es simple, pero poderosamente transformadora”.


>
¡ No copies, comparte!