Baila con la música de las esferas: Luna Llena de Virgo – 16 de Marzo 2014


La materia y el espíritu, razón e intuición, ciencia y misticismo – El eje Virgo-Piscis codifica el reto fundamental de nuestro tiempo: conectar cabeza y corazón, física y metafísica, Tierra y Cielo. Esta Luna llena ilumina el camino andado y por andar, el entendimiento con la unidad inherente, la divinidad, y la conexión con el Cosmos.

Desde el ritmo de nuestra respiración y corazón a las oscilaciones de los púlsares y cuásares, nadamos en un mar de frecuencia y cadencia. Milenios atrás, Pitágoras habló de la Música de las Esferas – relaciones celestes y armónicas que afectan a toda la vida en la Tierra. Ahora los astro sismólogos estudian las ondas sónicas de los planetas y estrellas. Aunque inaudibles (miles de veces por debajo del límite humano), estos sonidos celestiales transmiten armónicos idiosincráticos a su tamaño y composición. El principio científico de la “sincronización” se descubrió por primera vez en el 1666 por el físico Christiaan Huygens, quién observó la sincronización de varios péndulos arreglados de forma aleatoria y cómo comenzaban a desplazarse de forma rítmica los unos con otros. La resonancia ocurre tanto a escala microscópica como macroscópica. Las ondas de partículas cargadas que manan de nuestro sistema solar y más allá interactúan con la magnetosfera de nuestro planeta, lo cual a su vez causa pulsaciones y entra en nuestro cuerpo, cerebro, y ADN. Literalmente bailamos con la Música de las Esferas, orquestada por las pulsaciones de nuestro Sol, los armónicos de los planetas y los coros de las galaxias.

La física moderna nos muestra la dualidad onda-partícula de la luz, dependiendo del observador. Virgo se centra en lo particular; Piscis percibe las olas del potencial. El cometido espiritual de Virgo es progresar desde el juicio hasta el discernimiento, de la humillación a la humildad, de la servidumbre al servicio; su lado oscuro recae en la culpabilidad, la vergüenza, y la adicción al trabajo. La misión de Piscis es la realización de que todos somos los ojos y huellas dactilares de Dios, trayendo luz, conciencia, y nuevas creaciones a la existencia; su sombra se escurre en la impotencia, victimización, y martirio. ¿Dónde necesitas ser más selectivo? ¿Dónde necesitas ser más aceptante?

Esta Luna Llena está en cuadratura cercana al Centro Galáctico (CG) a 27º Sagitario, focalizando las transmisiones constantes del corazón de la Vía Láctea. Millones de veces más grande que nuestro Sol, existe un agujero negro masivo en el núcleo de la galaxia. Los agujeros negros son transmisores colosales de ondas de radio, con llamaradas periódicas de rayos X, gamma, y radiación infrarroja. Cualquier alineamiento con el CG provee de un apoyo tremendo de energía para deshacerse de las creencias del pasado y llegar a realizar nuestro destino.

Los símbolos Sabianos para esta Luna Llena ilustran cómo estamos recogiendo los frutos de la cosecha realizada por nuestro esfuerzo, y fomentan a la agrupación de almas similares. Para el Sol a 27º Piscis: “La Luna de la cosecha ilumina el claro cielo otoñal; la luz del cumplimiento que bendice un trabajo bien hecho.” Y para la Luna en 27º Virgo: “Un grupo de chicas aristócratas se encuentran de forma ceremoniosa en una función de la corte; la habilidad para continuar con la reverenciada tradición con el fin de perpetuar el estándar cultural de excelencia.”

Nos movemos del miedo hacia la fe, del juicio a la aceptación, del amor por el poder al poder del amor. Esta Luna Llena es un recordatorio de que cuando nos sentimos fuera de lugar, cuando el mundo parece haberse sumido en la locura, cuando no encontramos escapatoria, tan solo es necesario mirar dentro de nuestro propio corazón para encontrar la verdad, lo que importa, y lo que nunca puede ser arrebatado. Esta Luna Llena nos dice: “Estate presente como el observador de tu propia mente – de tus pensamientos y emociones al igual que tus reacciones ante diferentes situaciones. Se al menos tan interesado en tus reacciones tanto como en la situación o persona que te hace reaccionar. Date cuenta de la frecuencia con la que tu atención recae sobre el pasado o el futuro. No juzgues o analices lo que observas. Considera el pensamiento, siente la emoción, observa la reacción. No hagas de ello un problema personal. Serás capaz entonces de sentir algo más poderoso que cualquiera de esas cosas que observas: la todavía, presencia observativa en si misma tras el contenido de tu mente, el observador silencioso.” (Eckhart Tolle)