8 formas de conectar emocionalmente con facilidad


“Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo” Mahatma Gandhi

Antes de entrar en detalle he planteado este artículo en clave emocional debido a las influencias astrológicas que hoy tienen lugar.

Después de la tormenta de la Luna llena y de los todavía efectos colaterales de ayer, la calma se restablece el jueves cuando la Luna en Escorpio establece contacto (mediante un trígono) con el sensible Neptuno, fomentando la empatía y el amor incondicional.

La intuición también recibe un fuerte impulso, y hoy resulta más fácil percibir señales sutiles del universo o de nuestros seres queridos.

Un sextil lunar a Plutón aumenta nuestro poder y ayuda a eliminar posibles patrones emocionales autodestructivos, despejando el camino para forjar conexiones más profundas con los demás.

Por este motivo he creído que es el día perfecto para presentar un modelo denominado Proceso Emocional Básico, desarrollado por Leslie Greenberg, que nos proporciona una guía para acceder a nuestras emociones, y salir de ellas transformándolas en algo beneficioso para nosotros. Esto es, para cambiar nuestro estado emocional.

Comenzaré señalando que para utilizar la emoción con inteligencia en la resolución de los problemas de la vida, es necesario que experimentemos hábilmente nuestra emoción.

A continuación los pasos que debemos seguir para lograrlo.

Fase I – Acceder

1.Se consciente de tus emociones: Escucha tu cuerpo.

Se trata de prestar atención y sentir en lugares específicos de tu cuerpo la intensidad y la forma real de tus sensaciones, ya que eso te ayudará a concentrarte en esas sensaciones.

2.Da la bienvenida a tu experiencia emocional: Permítete sentir la emoción.

Da la bienvenida al sentimiento, déjale llegar y detente en él. No lo evalúes de manera negativa. Acéptalo. Sentir algo representa una oportunidad para recoger información que tiene que ver con lo que es importante para tu bienestar.

3.Describe tus emociones con palabras. Ponle nombre al sentimiento.

Ponle nombre a la emoción, es el primer paso para regularla. Y, luego, puedes hablar de la emoción, en vez de actuar según la emoción. Por ejemplo, una persona podría decir: “siento tristeza… me siento separado de los demás, dejado de lado, incomunicado… no siento cercanía, no siento intimidad con nadie de los que me rodean… y eso me hace sentir solo/a”.

4.Identifica tu experiencia primaria, tu sentimiento más básico.

Pregúntate: “¿Es esto lo que de verdad siento en el fondo? ¿Es este el sentimiento más central?”, “¿Siento algo, aparte de lo que estoy sintiendo de manera más consciente?”, ¿Estoy tratando de conseguir algo con este sentimiento, es decir, se trata de un sentimiento instrumental?”.

Si contestas que sí a cualquiera de las dos últimas preguntas, es probable que tu sentimiento no sea central, es posible que sea una emoción secundaria. Entonces, escucha de nuevo tu cuerpo y vuelve de nuevo a los pasos 1 y 2, centrándote en la emoción que se ha revelado como primaria o central. Si no es éste el caso, continúa.

5.Evalúa si un sentimiento primario es saludable o no.

Dentro de las emociones primarias o centrales, algunas son saludables y otras no. Las “saludables” representan tus respuestas fundamentales o básicas ante las situaciones. Así, el enfado es tu respuesta ante al agravio, la tristeza ante la pérdida, el miedo frente a la amenaza, etc.

Fase II – Salir

6.Identifica los pensamientos destructivos que acompañan a la emoción no saludable.

Primero, reconoce plenamente la emoción que no es saludable. Siéntela y nómbrala: “Me siento destrozado por dentro”, “Siento un enfado destructivo” o “Me siento humillado”.

Mientras prestas atención a las sensaciones, pon tus pensamientos en palabras. Llega al nivel más básico, algo así como: “Siento que no valgo nada, que no puedo sobrevivir por mi cuenta” o “No sirvo para nada, no merezco amor o no soy lo suficientemente bueno”. Estas son las voces negativas que contribuyen a mantener ese estado emocional no saludable.

7.Encuentra emociones y necesidades saludables alternativas.

  1. Identifica los sentimientos saludables y descubre qué te están diciendo: Si el sentimiento primario es saludable, ya está identificado. Si no lo es, ese sentimiento primario no saludable responde a experiencias pasadas; pero, en parte (aunque no principalmente), también responde a lo que ocurre en este momento.
  1. Identifica tu necesidad o meta: Identifica lo que necesitas. Identifica tus necesidades no satisfechas más básicas, o tus preocupaciones o metas primarias. No se trata de un proceso intelectual. Es un proceso de sentimiento.

8.Conecta con tu propia fuerza para transformar la emoción no saludable y los pensamientos destructivos: busca tu voz sana.

La identificación y expresión de las necesidades detectadas movilizan tu tendencia al crecimiento. Ahora estás en posición de cambiar.

Este paso implica emplear la emoción saludable alternativa (paso 7.1) para cambiar la emoción no saludable. Engánchate a la emoción saludable, siente que entras en contacto con tu propia fuerza, y déjate llevar por ella. No sirven los argumentos racionales.

————————

Espero que este proceso te haya servido.

Cada día reviso los tránsitos personales con Astroworld e identifico posibles patrones de comportamiento en mi carta que puedan ayudarme en este proceso de identificación emocional.

La carta astral resulta por lo tanto como una poderosa herramienta para el coaching personal.

Recuerda que los grandes líderes, las personas que han encontrado su propósito en la vida y la viven con pasión siempre, siempre, repito otra vez siempre han sido dueños de sus emociones.

Disfruta de tu vida con el corazón como guía.

Feliz día.

Francisco.

PD. Aquí tienes ejemplo de los textos que ofrece Astroworld y la guía que ofrece la carta natal.


¡ No copies, comparte!